Redacción

En la conmemoracion del golpe de estado en Chile de 1973, con el profesor universitario, Juan Luis Carter, de la Universidad Los Lagos de Chile, reflexionado sobre  los 50 años de la toma del gobierno por los militares ( Pinochet) , deponiendo a Salvador Allende, quien se suicida ante los hechos violentos . Nos acompañan los columnistas , el Economista Guillermo Ulloa, la Lic. Yolanda Varela de Calderón, el comunicador y escritor Alex Sterling y modera el ing. Ramiro Varela M.

En palabras del profesor Carter

Yo creo que ustedes dan la clave, la educación. Chile siempre ha apostado la educación.

Gobiernos de derecha y gobiernos de izquierda han apostado la educación

Estos 50 años son un hecho muy importante en mi país, lo veíamos hoy día en las noticias desde muy temprano y creemos que 50 años son tiempo suficiente como para poder sacar conclusiones y tener reflexiones acerca de lo que significó y lo que puede ser hacia el futuro también como un hito fundamental en lo que es Latinoamérica, la política y todo lo que significa también la vida ciudadana en los países

¿Qué pasó en el gobierno Allende?

Una cosa es el gobierno de la Unidad popular, que triunfa democráticamente, después que Salvador Allende se postula por cuarta vez a la presidencia. Hay una lógica ahí de una agrupación de partidos políticos pequeños de izquierda, que era imposible que accedieran al poder si no hubiese detrás un partido más grande, y ahí finalmente hay un punto de inflexión, cuando Allende logra el triunfo que tiene que ver con el apoyo de la Democracia cristiana, que es el partido Radomiro Tomic, que en la elección resulta tercero, y los votos que normalmente habían ido hacia la derecha, esta vez fueron hacia la izquierda, pero la izquierda era muy amplia, y estaba compuesta por el Partido Comunista, siempre en Chile ha tenido un porcentaje inferior a un  7% por ciento;  se mueven los votos, cuando llega al 10% significa que hay una posición muy fuerte y muy potente, es un indicador, que aquí políticamente se dice cuando los comunistas llegan al 10%, es decir, que la cosa no está tan sencilla, y por lo tanto eso ha sido así.

Pero hay un tema que aprendimos y que tiene que ver que no se puede gobernar un país con minorías, a pesar y además de las minorías, lo que se levanta ahí, la izquierda nunca había gobernado en Chile, salvo con Manuel Balmaceda, que era gente que provenía de la aristocracia chilena, de la gente del nivel socioeconómico alto, igual que Allende, quien era  una persona de una clase media alta, con estudios, con todo lo que corresponde, y logra imponerse después de muchas elecciones, llegar al poder, y lógicamente esa es una parte que creo que es muy importante, que el control que puede tener el presidente de lo que está ocurriendo.

La Democracia cristiana es un partido bastante amplio, que tiene un centro un poco hacia la izquierda, hacia la derecha, que gobernó por mucho tiempo, como José Montalva tuvo muchos, ha tenido varios presidentes, que tampoco estaba convencido  de apoyar hacia al presidente Allende, y por lo tanto ahí hay una lucha en que los socialistas son los que representa Salvador Allende, pero por un lado están los comunistas y todos los movimientos sociales que se venían moviendo desde Latinoamérica, desde el norte hacia el sur. Chile es un receptor de movimientos en ese momento, pero tiene una característica, Chile es reservado, es un país detrás de la cordillera, que de alguna manera crea sus propios procesos en sus tiempos, somos buenos para el secretismo; yo siempre digo, aquí en Chile hay cosas que la verdad siempre de alguna manera cuesta sacarlas adelante, esa es la primera parte

Nacionalizaciones y la Educación………

Voy a ir con una segunda parte, en mostrar un poco que cuando Allende se instala, no es ningún secreto lo que él quiere hacer, es nacionalizar toda la minería, que no sólo es cobre, sino otros minerales también, hidrocarburos, que era el 36% del presupuesto nacional del ingreso, a nadie se le pudiese ocurrir que los puertos,  siendo yates privados, eran tan sencillos, y cuando lanzan esa proclama y también de alguna manera rescatan más de mil fondos propiedad de Hacienda, para repartirlo entre los trabajadores, no iba a causar un efecto, por supuesto causó un efecto, eso se hizo en poco tiempo. Querer cambiar la educación por una escuela unificada que formara más técnicos que profesionales, tampoco porque ya estaba instalado el mensaje de Alessandri y de todos los gobiernos de derecha, hacia dónde había que apuntar, era la universidad, había todo un diseño de alguna manera también, ya habían salido más de 100 estudiantes de cabo por el gobierno de Alessandri para estudiar en Chicago, para de alguna manera traer e instalar los modelos que tenían que ver con el capitalismo y el liberalismo en Chile.

Estados Unidos y Chile

Entonces, Allende llega un poco extemporáneo al poder, aparte de eso llega de muchos partidos pequeños sin la fuerza en el Senado, y es tanto así que el Senado no avanza, y por otro lado, no hay que comer, si hay acaparamiento, hay un boicot indiscutible de Estados Unidos, que ahora en los archivos de Henry Kissinger y de los presidentes de Estados Unidos fue evidente que hubo intervención, pero yo no soy de ni de echar la culpa a Estados Unidos, fuimos los chilenos los que nos matamos entre nosotros; gente con un nivel cultural altísimo, provenientes de los mejores colegios de Chile, son los oficiales de nuestra fuerza armada, porque en nuestro país la gente de nivel socioeconómico medio bajo no puede aspirar a la fuerza armada, necesita recomendación, el régimen prusiano que está instalado y el temor de los alemanes, que son nuestros colonos fundamentales, a los rusos, lógicamente que se decantó en que los comunistas representaban en ese momento, había una vinculación con Rusia enorme.

Todo eso genera una olla de presión, medidas rápidas, sin medir consecuencias del presidente Allende y su equipo, soñar que era posible llegar al poder sin la fuerzas armadas, Allende ganó por el apoyo del pueblo, ni Chávez ni ninguno de los movimientos de izquierda o del lado que sea, han llegado sin apoyo de la fuerza armada, Chile fue el primero y ahí habría una expectativa hacia Latinoamérica. A Chile llegaron de todas partes de América, a ver este proceso y se instalaron en Chile, a monitorear lo que había pasado y mostrar que si era posible el sueño bolivariano y que si era posible, pero ese sueño fue despertado abruptamente hace cincuenta años, cuando nadie piensa que se va a bombardear en el pleno centro de Santiago, los que conocen La Moneda, les parece imposible que lo hayan hecho y bueno, hay una instigación de Estados Unidos. Pero los chilenos fuimos los únicos responsables de lo que ocurrió y seguiremos siendo de lo que va a ocurrir.

Desabastecimiento ….reforma agraria…

Tenía trece años del año setenta y tres, haberme levantado a las tres o cuatro de la mañana, distribuirnos para poder ir a comprar, hacer línea,  pero había desabastecimiento, había una inflación gigante, había mucho dinero para comprar, pero no había producto, pero aquí también la cadena de suministro, en Chile, increíblemente, el petróleo es más barato que el combustible, porque los camioneros son la fuerza de distribución de todo en Chile, a pesar de que pudiésemos tener un ferrocarril que nos recorra de punta a punta; el ferrocarril ha desaparecido, porque los camioneros son el gremio más potente que había en Chile en el tiempo de Allende, los camioneros se pararon, dejaron de trabajar, se quedaron las flotas de cien camiones y funcionaba uno o dos, por lo tanto no había cómo llegar, había producción y estaba acaparado. Yo recuerdo muchas veces que nos llegaban bajo la puerta que en tal parte había un acaparamiento e iban a atender de 10 de la noche a 12 de la noche y llegábamos y había mucha mercadería, estuvo escondida la mercadería, fue parte de la estrategia.

La desestabilización económica

Hay que pensar que Allende asume y empieza la desestabilización económica, que finalmente lo económico es el indicador que el país de alguna manera lo sustenta, en estos momentos de crisis y no había productos, no habían alimentos, por lo tanto, lógicamente que cunde la desesperación, había un solo canal de televisión, las comunicaciones a través de la radio eran siempre aquí, la derecha maneja los medios de comunicación y la radio y todo lo maneja, eso ha sido el fuerte, a pesar de eso Allende intentó seguir adelante pero tenía los días contados. Desde que asumió todos sabíamos el final, que Allende no podía seguir porque desde aquí se levantaba una lógica, la izquierda podía ganar con votos, la izquierda sí podía hacer un cambio, un cambio revolucionario que se llamaba;  nosotros lo sentimos en el colegio inmediatamente, los profesores, cambió el discurso, cambió todo, era como que algo que hubiese estado esperando por mucho tiempo iba a ocurrir, pero toda causa tiene un efecto y es lógico.

Nos volvimos locos …

Yo la verdad que miro los documentos que se han desclasificado y no pasa de ser ciertas cosas, ciertos detalles, incluso los documentos dicen que Pinochet, que son ineficientes los militares, la lógica de poder instalar un nuevo gobierno que lo ven lejano, yo creo que eso es  acicate para que se instalen, pero la magnitud de la fuerza y la violencia es increíble. Hoy día uno mira a la gente que estuvo metida en esto y que fueron nuestros vecinos y los miran y dicen ¿En qué momento caímos? Entonces ellos te dicen nos volvimos locos, hubo un momento que nos volvimos locos. En Chile todavía y algunos que no reconocen, hubo un buen paso hace unos 3 o 4  días en que el presidente Piñera reconoce esto, el primer presidente de derecha, pero a su vez los partidos de extrema derecha saltan en no reconocer. El presidente Boric ( Font )  cuando fue diputado, dijo que lo iba a perseguir a Piñera, que es un antidemócrata, hoy día dice, es un demócrata.  Entonces, estamos en esa situación, que nos enfrentamos frente a nuestras sombras, a nuestros fantasmas, y como digo, Chile va a salir de esa lógica, yo estoy seguro que va a salir y siempre lo conversamos en otras instancias.

Izquierda y derecha, izquierda y derecha…

El péndulo, Chile cada  4 años ha cambiado entre izquierda y derecha, izquierda y derecha, y va a seguir cambiando mientras no tengamos una respuesta al futuro. Yo tengo amigos que han votado en cuatro elecciones, cambiando de izquierda a derecha y dicen, pero es que necesitamos subir lo económico, mire cómo nos venimos abajo. La inflación de este año en Chile va a llegar a un 5,3%, había pronosticado un 3, y eso ya son logros extraordinarios y se han mantenido en los gobiernos que sean. Entonces, siento que cuando uno mira hacia atrás, si valió la pena, nunca va a valer la pena porque más que turismo, más que mineral, más que vino, más que salmón, lo más valioso que tiene es la democracia.

Allende nunca pensó que podía llegar a ser presidente

Yo pienso y lo conversaba hoy día con amigos temprano, quizás nunca pensó Allende que podía llegar a ser presidente y a mí me ha tocado muy de cerca este tema porque mi universidad actualmente funciona en el edificio que funcionó la Escuela de Economía Política de la Universidad de Chile, que es donde salen todos los ministros, incluido el presidente Ricardo Lagos, salen de esa escuela y me tocó físicamente dirigir ese centro desde mi universidad,  que compró ese espacio que era la Universidad de Chile ; y  cada 11  de septiembre tener ahí por lo menos por seis años a los ex mandatarios, a los ex ministros y todos concuerdan en que el tiempo fue tan presuroso, se encontraron frente a una situación que no habían planificado y la única mirada que había en ese momento era cruzar toda América y llegar a Cuba.

Por lo tanto, vino asesoría desde ese lado que todavía era más al extremo de lo que Chile podía resistir. Chile en esa lógica nunca estuvo preparado ni como sociedad, ni tampoco los partidos que asumieron. En ese momento la izquierda funcionaba con satélites desde la Unión Soviética o de Cuba y de otros países, pero que de alguna manera a este punto alejado del mundo que éramos Chile, tenía otra lógica, tenía una lógica reivindicativa y un sueño. Yo creo que ese fue el sueño que de cuando despertaron abruptamente, pero no había planificación, yo no tengo duda de eso.

Transformación social y educativa de los últimos gobiernos de Chile

En las características propias que tiene cada país, con su estructura, su forma de ser, su historia y lo que lo sustenta. Yo creo que eso es fundamental. Nos parecemos en muchas cosas, pero también nos diferenciamos. Mirando esto en general, yo creo que ustedes dan la clave, la educación. Chile siempre ha apostado la educación. Gobiernos de derecha y gobiernos de izquierda han apostado la educación. Y hoy día, gracias a la presidenta Bachelet, tenemos gratuidad. Gratuidad en la educación. Nuestras generaciones estudiaron gratis. Posteriormente operó el mercado y operó muy fuerte con universidades privadas, con costos altísimos. El Estado también cobraba. Nadie podía estudiar gratis, salvo que fuera muy pobre. Pero la presidenta Bachelet dio un gran paso. La derecha decía que era imposible sostener educación gratuita, lo cual nos dimos cuenta que no era verdad. Sin duda que significó algún porcentaje en el producto interno bruto, pero muy bajo. Casi no se percibió y aumentaron también la economía, se ajustó de alguna manera, se pusieron a circular dólares para poder el equilibrio en algún momento, no se sintiera el impacto. Hoy día ya se regularizó. Es decir que sí se puede la educación gratuita y yo siento que esa es la esperanza del futuro de todos, de todos los chilenos. Hemos confiado en la educación. La educación es lo único que sostiene la democracia.

Perder capacidad de reflexionar

El otro aprendizaje es que cuando llegan uniformes al poder, ya sean oficiales o no oficiales, siempre un país a la larga pierde. Pierde riqueza moral y ética. Pierde capacidad de reflexionar, capacidad de encontrarse. Porque pasan esos gobiernos y quedan unas profundas heridas como las que tenemos nosotros que duran 50 años. Recién a los 50 años se van a desclasificar los archivos de las declaraciones de las comisiones de búsqueda de verdad, lase van a desclasificar siempre y cuando cada una de las personas quiere que se sepan sus casos, su tortura y todo lo demás. Aun así, hay mucha gente que ya no quiere, quiere olvidar. Y, por lo tanto, sin duda, que son 50 años de pérdida humana. Hemos ganado en lo económico, hemos ganado en lo social, los seres humanos nunca estamos conformes. Pero la democracia se construye de las personas, para las personas, por las personas y se sustenta con educación. No hay otro camino para Latinoamérica desde Chile. Ese es nuestro mensaje. No hay otro camino.

 

Comité editorial

Comité editorial