Hace unos días presenté una idea de proyecto al Secretario del Departamento Administrativo del Medio Ambiente Dagma, que he denominado “CALI TODO UN JARDIN”, de una gran simpleza, pero triple B ( bueno, bonito y barato) que generaría riqueza ambiental mejorando visualmente nuestros entornos, que de gusto el caminar las calles a residentes y visitantes que estarán de visita en la COP 16 en Santiago de Cali.

Alguien diría que llenar de jardines la ciudad  es sólo maquillaje y lo justifico tiene razón, pero es necesario porque iniciar y que esta actividad permanezca en el tiempo. Hemos pasado muchos años, de una ciudad organizada y bonita,  a otra  descuidada, abandonada y un tanto deprimente, hemos perdido brillo y he aquí como se resalta nuevamente el tema de los derechos ambientales, se trata exactamente de recuperar el Paisaje Urbano.

El mejorar  los jardines existentes como ha propuesto el Gobierno Distrital, en cabeza de la Secretaria de Turismo pero construyendo otros nuevos, en áreas donde la vegetación ha desaparecido convirtiéndose en basureros o  depósito de materiales y escombros, son “peladeros” que afean el entorno. Solo requerimos hacer una siembra  masiva de plantas y árboles (que no requieren mucho cuido o mantenimiento permanente, con jardines secos o desérticos), que no exija mucho trabajo hacia futuro entendiendo que a muchos ciudadanos no les gusta este tipo de labor, actividad que debe ser coordinada por el DAGMA, para aplicar en  las áreas  definidas, como las rutas turísticas en la COP 16, los barrios Granada, El Peñón, San Antonio, Parque del perro y creo debería incluirse el Barrio San Fernando, Estadio y el Barrio El Templete, por estar ubicados en el corredor turístico, cultural  y deportivo más importante históricamente.

Santiago de Cali, según el DAGMA, tiene una deficiencia de zonas verdes aproximado de 4.6 M2 percápita y deberíamos  tener aproximadamente entre 9 M2 a 15 M2 de zonas verdes, según recomendaciones consideradas como área óptima por parte de la OMS (Organización Mundial de la Salud),con el fin de mitigar los impactos generados por la contaminación de las ciudades. Esto nos indica un reto muy grande, pero que la conciencia social de la Administración y ciudadanos debe poner al día, es fundamental crear programas permanentes de resiembras en todas las avenidas, donde se han muerto o talado arboles por cualesquier razón y únicamente vemos  los tocones, en esos lugares,nunca se volvió a sembrar ningún material vegetal. Ha sido sistemático el corte de enormes árboles, por cuanto se convirtieron en “enemigos” del propietario de los inmuebles, para el desarrollo de localescomerciales y parqueaderos Estos procesos de reconstruir ambientalmente estas zonas, son relativamente fáciles pero tiene que desarrollarse de inmediato, habida cuenta que la COP 16 está muy próxima.

Me encantaría poder participar de manera activa en el tema, para apoyarles en la ejecución en las jardineras construidas directamente por las comunidades y hacer de CALI TODO UN JARDIN. Aprovecho de una vez para invitar a los Ambientalistas, Líderes Sociales, Artistas, Empresarios, Juntas de Acción Comunal y JAL, coordinados por el DAGMA, para incentivar esos procesos como un regalo a la ciudad, que genere una sana competencia por barrios y comunas, donde se premie  los grupos o personas que atiendan el llamado y cuya contraprestación seria su reconocimiento público, con beneficios culturales o turísticos, por parte del Distrito, lo cual es una buena manera de resaltar sus Liderazgos.

 

Beatriz Marín Cataño

Beatriz Marín Cataño