*LUZ BETTY JIMENEZ DE BORRERO             PABLO A. BORRERO V.

A propósito del reportaje publicado en la sección “A Fondo” del diario El Tiempo de fecha diciembre 20 de 2023 al analista político Alastarer Newton, bajo el titular “nada es tan importante ahora como la geopolítica”, en el cual se hace un análisis de las dinámicas del poder global y de los cambios que se han producido en los últimos años y particularmente en América Latina; es menester hacer un análisis sobre la concepción que en esencia trata de justificar las diversas formas de expansión del capitalismo imperialista, apoyándose en conceptos y datos desvirtuados sobre la geografía económica y política.

La geopolítica surge en vísperas de la primera guerra mundial, en tanto que el geógrafo alemán F. Ratzel consideraba a los Estados como organismos en lucha por el “espacio vital”. Dicho concepto lo emplea por primera vez el jurista sueco R. Kjellen en su obra “El Estado como forma de vida”, en donde fundamenta la legitimidad con un enfoque expansionista del espacio geográfico, apoyándose en las ideas del maltusianismo y del social darwinismo. Posteriormente, durante los años 1923-1927 un grupo asociado a la revista alemana “Geopolítica” la declara como una ciencia específica, diferente de la geografía política. Sus dirigentes al estilo de K. Haushofer y E Obst, ponen la geopolítica al servicio de la ideología Nazi.

Después de la segunda guerra mundial se continúa elaborando la geopolítica en Estados Unidos y en Canadá con Schmitt y otros pensadores. En la actualidad sus ideólogos tratan de fundamentar la necesidad de constituir grandes bloques interestatales y en demostrar el condicionamiento geográfico de la contraposición entre el Este y el Oeste desde el punto de vista continental y marítimo. Igualmente, se utiliza la psicología cultural y la historia para justificar la legitimidad de la geopolítica.

En las concepciones geopolíticas juega un importante papel el enfoque global de la geografía política que refleja las pretensiones del capitalismo contemporáneo para justificar y legitimar su dominación a escala mundial. 

El analista Alastair Newton refiriéndose a los líderes y empresarios de los países emergentes de América Latina considera la “necesidad de definir cuáles son sus intereses nacionales y actuar en concordancia”. “Y en relación con las oportunidades, pienso que en esta zona habrá muchas, pero eso dependerá de la calidad de las decisiones que se tomen. Siendo poco diplomático veo que esa calidad no ha sido la mejor en los últimos años. Respecto a los inversionistas lo único que no quieren es incertidumbre. Incluso aquellos regímenes que no son los mejores, sí aseguran estabilidad en las normas, son atractivos”.

La política expansionista de estirpe neocolonial adelantada por las potencias en contra de los países menos desarrollados a partir de la implementación de nuevos modelos y procedimientos, tiene por objeto afianzar su poderío en materia económica, política y militar en determinadas regiones estratégicas del mundo capitalista globalizado. Para cumplir con determinado fin se intensifican los nuevos sistemas de exportación de capital industrial y financiero a través de los denominadas sociedades privadas y mixtas de fondos internacionales de corporaciones a los cuales se les garantiza toda clase de privilegios y prebendas jurídicas relacionadas con sus inversiones de capital y el retorno de sus ganancias a sus casas matrices.

De esta manera el capitalismo global mantiene como en el pasado colonial, los mercados de venta y de fuentes de materias primas para los monopolios nacionales y trasnacionales que crecen como consecuencia del intercambio no equivalente de mercancías que venden en los países dependientes a precios exorbitantes, en tanto que estos venden sus mercancías a precios muy bajos.

La lucha por la liberación del nuevo colonialismo expansionista que ejercen los países dominantes del mundo capitalista, no impiden para que los países y pueblos dependientes se integren regionalmente bajo una nueva forma de cooperación y de ayuda mutua acorde con sus necesidades e intereses nacionales en medio del crecimiento y desarrollo económico y social y aunque los países capitalistas desarrollados continúan su curso y trato altamente desigual y de una permanente rivalidad por el control de los mercados, las fuerzas democráticas y progresistas más temprano que tarde lograrán librarse de esta coyunda impuesta por las clases dominantes que hoy ejercen su dominación sobre los países menos desarrollados con base en la exportación de capital financiero en favor de los monopolios estatales y privados que actúan en el mundo capitalista globalizado a propósito de la geopolítica contemporánea.

Cali, 23 de diciembre de 2023

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la

Democracia y la Convivencia Social

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.

Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social