Directora Corporación Hábitat y Entorno – Abogada

Hace unos días estuve visitando las obras de construcción en Cristo Rey,  del denominado ECOPARQUE CRISTO REY, las cuales se adelantan dentro de lo previsto técnica y ambientalmente por parte del Distrito Santiago de Cali, en cabeza de la Secretaria Distrital de Vivienda y que estamos seguros se convertirá a partir de su entrega a la comunidad, en el lugar más visitado por caleños y turistas tanto nacionales como extranjeros y que dicho sea de paso el próximo mes de octubre cumple 70 años de inaugurado.

Sentí una gran emoción pues se  hizo realidad lo que siempre  proyectamos y nos propusimos desde la Corporación Hábitat y Entorno, que el Cerro de Cristo Rey, (Cerro de los Cristales como realmente se llama), se convirtiera en “LA JOYA DE LA CORONA DEL TURISMO EN CALI”  de lo cual nos sentimos muy orgullosos, que se haya podido consolidar. De algo sirvió nuestro esfuerzo por tantos años.

Definitivamente tendremos en la ciudad un espacio público con los elementos constitutivos para ser el mejor   lugar turístico de Santiago de Cali, en beneficio de todos, pues contamos allí con un atractivo turístico tan importante como es el  Monumento a Cristo Rey; pero además desde lo ambiental,  una gran vista de la ciudad que  se  observa  en pleno. Lo único que falta es el compromiso de toda la ciudadanía caleña, que le dé la importancia que se merece y estemos decididos a cuidarlo, disfrutarlo y conservarlo, e igualmente el manejo administrativo que se establezca por parte del Distrito de Cali. Entre las obras encontramos senderos, el mirador, sitios de descanso, restaurante, puntos de ventas, parqueadero, jardines y el Ecoparque, etc. Todos son espacios propicios para disfrutar el día con la familia y amigos.

Les comparto sí esta preocupación, uno de los derechos ambientales que generalmente no se menciona o no se tiene consciencia, aunque es el más evidente,  es el Derecho a la Protección del Paisaje, a la visual natural del entorno, consagrado en nuestra ley ambiental y este lugar sí que lo tiene. Al frente del monumento podemos dimensionar todo el paisaje urbano y del otro lado la ruralidad, las montañas, prados, vegetación y arborización que lo rodean, en todos los tonos de verde, es realmente magnífico, genera sensación de tranquilidad y relax,  pero especialmente de paz, que es el verdadero significado de Cristo Rey.

La razón de mencionar la Protección del Paisaje, es que en la visita conocí una nueva casa muy cerca, frente del monumento, a menos de 500 metros, e indagando sobre el tema residentes de la zona me manifestaron que era una mansión  particular en terrenos del Distrito. Este comentario  me sorprendió y al día siguiente me dirigí a la Secretaria Distrital de Vivienda, donde me informaron verbalmente, sin lograr documento oficial que lo confirme, de ser una residencia que hace parte del Condomio El Mameyal y que se encuentra en terrenos de particulares.  Esta afirmación del funcionario, debo considerarla como cierta pues no tengo elementos para refutarla, hasta no conocer los planos y el levantamiento topográfico, de acuerdo con las escrituras existentes del Municipio, documentos que le solicité y estoy en espera de recibir para verificar la información.

Claro está, es al Distrito a quien le corresponde directamente hacer las claridades y las explicaciones, que nos tranquilice y evitar que privados estén usurpando terrenos del estado y de  los caleños,  habida cuenta que en la zona hubo corrimiento de linderos, que hasta donde sé nunca  fueron aclarados. Hago este llamado de atención, como una alerta temprana,  por cuanto si es cierto que esos terrenos aledaños al monumento, desde el borde del Mirador hacia abajo pertenecen a particulares, no sería nada extraño (exagerando un poco) que en un futuro construyan otra casa bajo los brazos de Cristo Rey.

Finalizo manifestando lo siguiente, si efectivamente son terrenos privados tanto la CVC,  el DAGMA, Vivienda y en especial a la Secretaría Distrital de Planeación, a quienes procederé a oficiar, tendrían que aplicar la normatividad existente, o generar las restricciones de uso del suelo y manejo ambiental necesarias para su salvaguarda que minimicen el impacto negativo. Además es necesario notificar a todos los propietarios del área con el objeto de que no sigan ascendiendo construcciones que en pocos años desde el Mirador de Visitantes,  se nos impida disfrutar  el paisaje de la ciudad y sus áreas verdes, pero sí quizás observar paredes y techos de nuevas construcciones. Lo cual estaría violando nuestro sagrado derecho ambiental que es  fundamental hacer respetar y conservar mejor la maravillosa  visual que hoy disfrutamos y debe ser obligación de todos los ciudadanos caleños, el defender nuestros recursos ambientales y sociales.

Beatriz Marín Cataño

Beatriz Marín Cataño