El gobierno nacional al anunciar hace una semana el recorte del gasto en el presupuesto de la nación este año y precisar que los rubros de funcionamiento e inversión, son los más afectados, informando que la propuesta es bajar en 20 billones de pesos las cuentas de gasto, y con la orden dada en el Consejo de Ministros a todos los Ministerios y facturas de entidades que recorten su presupuesto del 5.6% en su presupuesto de gasto e inversión, se dieron a la tarea de reducir sus presupuestos. Eso fue una directiva del Ministro de Hacienda Ricardo Bonilla, pero aplicando ese 5.6%, al presupuesto de la nación, el recorte superaría ampliamente los 22 billones de pesos. Es decir, que se bajaría de 408.7 billones a un poco menos de 386 billones de pesos.

El pódium del recorte estaría en el orden de la educación, con más de 3.9 billones de pesos, seguido de salud por 3.4 billones, defensa y policía con 3 billones, hacienda con 2.8 billones y trabajo 2.4 billones de pesos. De esta manera busca el gobierno suavizar la crisis de liquidez por la caída del recaudo tributario.

Es obvio que ese porcentaje de reducción del 5.6% no afectaría el gasto y las inversiones que son prioritarios para el Presidente Gustavo Petro.

Para recordar

La crisis de solvencia según Min Hacienda en comunicación al Congreso, precisa que los recursos del Tesoro Nacional en el Banco de la República bajaron de 29.9 billones en el cierre de abril del 2023 a sólo 7.1 billones de pesos al cierre del 2024. La caída de la liquidez es del 76%.

¿Podría ser el recorte mayor?

La caída en el recaudo tributario en el segundo semestre del 2024 será mayor y los 20 billones de pesos de ahora no son suficientes, donde las proyecciones del sector financiero están de que el desfase es cercano a 60 billones de pesos, luego debe haber un recorte proporcional para cumplir regla fiscal.

Revisando las cifras fiscales del 2024, el recorte también es mayor a 20 billones de pesos y el gobierno nacional está en la encrucijada de reducir las tasas de interés de la deuda pública y esto depende de cómo los mercados financieros observen la responsabilidad fiscal del gobierno y calculen la prima de riesgo de Colombia.

La crisis nacional económica es grande.

Redacción

Redacción