Las ciudades son la suma de muchas y variadas edificaciones para vivienda, casas y apartamentos y demás usos complementarios para trabajo, educación, salud, recreación y cultura, además de las necesarias para sus espacios urbanos públicos, calles, plazas y parques, construcciones todas que siempre cambian con el paso de los años y los nuevos sistemas constructivos generando nuevas imágenes, y que están emplazadas en territorios rodeados de paisajes rurales y naturales que también cambian. Ciudades que son habitadas por diversas personas solas o que conforman familias, y a su vez diversas comunidades, todos estos habitantes ocupando diferentes barrios.

Pero en Cali hay más conciencia entre sus funcionarios y ciudadanos de lo que pasa en la ciudad, que de ésta en tanto artefacto, ignorando la importancia que tiene la ciudad física para la calidad de vida de sus habitantes, y que las ciudades se construyen para cada uno de esos determinados fines con las artes y técnicas propias del urbanismo, el paisajismo y la arquitectura, profesiones que actualmente en esta ciudad no son consideradas importantes por sus dirigentes, tanto públicos como privados, y aún menos por casi todos sus habitantes, todavía carentes de una cultura urbana, ya que son en su gran mayoría recientemente llegados a la ciudad.

En Cali se señalan cada vez más, y por más personas, sus graves problemas, como lo son su seguridad, movilidad, comportamiento ciudadano, ruidos ajenos, contaminación ambiental, basuras, escombros, y por supuesto las desigualdades socio económicas y la discriminación étnica; los que muy poco se vinculan con las características de la ciudad física, o apenas con su localización en sus diferentes sectores y barrios con los que se identifican. El punto es que dichos problemas suelen cambiar la ciudad y que a su vez esta los propicia con su equivocada conformación física que no los tiene en cuenta en su planificación.

Y por lo tanto se ignora la importancia que tiene la ciudad física para la calidad de vida de sus habitantes, relativa a la satisfacción de sus necesidades y de acuerdo con los recursos disponibles. Calidad de la vivienda, condiciones ambientales, contaminación, características del espacio cercano donde se vive, movilidad y seguridad vial, servicios sanitarios disponibles. Policía, orden público, seguridad personal. Acceso cercano a las actividades de esparcimiento, deportivas, recreativas y culturales. Convivencia social, integración de colectivos diversos, igualdad entre personas. Civismo, información y capacidad de influencia en las decisiones de la ciudad.

En conclusión, se pasa por alto que las ciudades se construyen para determinados fines con las artes y técnicas propias del urbanismo, el paisajismo y la arquitectura, profesiones que en Cali no son consideradas importantes por la gran mayoría de sus habitantes y cuyo conocimiento al respectos es muy escaso; y, por otro lado, son profesiones en las que los problemas mencionados al inicio y su relación con la calidad de vida en la ciudad, poco se consideran en su enseñanza ni por consiguiente en su ejercicio, ignorando que se trata de dos caras de la ciudad que están permanentemente interrelacionadas.

Benjamin Barney Caldas

Benjamin Barney Caldas

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle y especializaciones en la San Buenaventura. Ha sido docente en los Andes y en su Taller Internacional de Cartagena; en Cali en Univalle, la San Buenaventura y la Javeriana, en Armenia en La Gran Colombia, en el ISAD en Chihuahua, y continua siéndolo en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en El País desde 1998, y en Caliescribe.com desde 2011.