Estamos a menos de dos semanas de terminar el 2023, se tienen conclusiones del acontecer nacional, que fueron materializadas con la derrota del presidente Gustavo Petro y su movimiento Pacto Histórico, en las alcaldías, gobernaciones, concejos y asambleas, donde se convirtió en un partido sin relevancia frente a los tradicionales, como lo tienen en el Congreso .

En el año lenta y progresivamente fueron la relevancia de partido de gobierno y disminuyendo  de imagen el  Presidente de la República, que afecta el  poder político; él mismo desbarató su coalición de gobierno, de carácter nacional, con unos muy buenos ministros de centro izquierda, para transformarse en un gobierno de izquierda solo con sus partidos y afines, que hacen el 20% del país político y en clara disputa con los 32 gremios empresariales del país. .

De esa concertación soñada en la semana siguiente del triunfo electoral de segunda vuelta, con una unidad nacional, pasó a solo amig@s de izquierda , de inmediato  perdió la presidencia del Senado de la Republica, pasando  a perder las elecciones regionales y locales, especialmente las alcaldías de las cuatro principales ciudades del país, Cali, Bogotá, Medellín y Barranquilla y como si fuera poco, perdió sus amigos políticos como alcaldes   de Cali, Santa Marta y la de Medellín. En 6 meses derrumbó  su gobernabilidad política.

El presidente de la República terminó peleando con los grandes medios de comunicación tradicionales, perdiendo la puja por la presidencia del Consejo Nacional gremial, al final convocó a los grandes dueños de la economía del país, para  una foto en Cartagena y un negocio en la Guajira con Luis Carlos Sarmiento Angulo.

Internacionalmente el presidente de la República ha estado en una posición ideológica , acercándose a Rusia, la China, e Iran , lo que no comparten la mayoría de los colombianos, y la  geopolítica latinoamericana va con su péndulo hacia la derecha . Y se responsabiliza a Gustavo Petro, porque el país se está derechizando una vez más

Será difícil que sus candidatos a la próxima presidencia de la República, Francia Márquez o Gustavo Bolívar, puedan sentirse hoy con posibilidades electorales, ante la realidad que los grandes partidos políticos se están uniendo en el Congreso de la República e influenciados por  la nueva  gobernabilidad de los alcaldes y los gobernadores, que serán los electores de los senadores y representantes a la cámara en 2 años.

Definitivamente el presidente Petro perdió gobernabilidad en este año, pero él es un animal político, que podría recuperarse con la inteligencia que le caracteriza y el poder del gobierno central

Redacción

Redacción