Sr. Presidente de la Republica y del Senado

Con la terminación de las sesiones extraordinarias del Congreso de la República, se da por terminado la primera legislatura liderada por el Gobierno Nacional en cabeza de Gustavo Petro y el Congreso de la República en cabeza del Senador Alexander López, donde el resultado para el gobierno es agridulce

Para unos Senadores y Representantes han sido generosos con la institucionalidad que representa el Presidente Petro y su legitimidad, al aprobar todas las leyes importantes y urgentes  (versión de derecha) y para el gobierno ,  los  empresarios, gremios, oligarcas que manejando congresistas no han dejado aprobar las reformas sociales,  Reforma a la Salud, la Reforma Laboral y la Reforma Pensional (versión de izquierda).

Y se llegó a que el gobierno y la oposición mostraran sus espadas, en manifestaciones concurridas, desacreditadas por ambas partes, pero que fortalecieron las visiones políticas e ideológicas encontradas.

La versión de derecha, con la aprobación del presupuesto 2023 por $ 405.6 billones, la reforma tributaria, la creación de la jurisdicción agraria, el plan nacional de desarrollo por $1.154 billones, con la adición presupuestal por 16.3 billones de pesos; y la versión de izquierda expresada por las mismas palabras del Presidente de la República:

“El hundimienho de la reforma laboral es muy grave. Demuestra que la voluntad de paz y de pacto social no existe en el poder económico. Dueños del capital y de los medios lograron cooptar el Congreso en contra de la dignidad del pueblo trabajador.

Creen que las ganancias salen de la esclavitud, las largas jornadas y la completa inestabilidad laboral.

El gobierno del cambio no abandonará los intereses de la trabajadora y el trabajador” . Gustavo Petro

Por el Gobierno nacional  habló el viceministro de Relaciones Laborales, Edwin Palma, quien señaló que pierde la clase trabajadora, pierde el derecho del trabajo, pero sobre todo, pierde la democracia que no escuchó los argumentos sobre las visiones del mundo del trabajo que históricamente ha dividido a la humanidad.

Bruce Mac Master, presidente de la Andi y uno de los principales críticos a la reforma laboral, aseguró: “El trámite de la reforma laboral es la muestra de que estas reformas, en estos temas, deben hacerse pensando en los trabajadores, en sus familias, en los desempleados, en las personas que trabajan en la informalidad en las pymes y las mipymes y en los emprendedores”.

 Luis Fernando Mejía, director ejecutivo de Fedesarrollo, afirmó: “Ojalá este sea el momento para rediseñar, discutir y consensuar una reforma que realmente resuelva los dos grandes problemas de nuestro mercado laboral: altas tasas de desempleo (superiores al 10 %) y altas tasas de informalidad laboral (cercanas al 60 % de los ocupados)”.

María Claudia Lacouture, presidente de Aliadas y de AmCham Colombia, quien hizo énfasis en seguir trabajando de la mano del Congreso y Presidente para una reforma laboral que favorezca el empleo formal y de calidad, que permita seguir construyendo y dándole viabilidad al país.

Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco, es una oportunidad democrática e histórica para construir un nuevo proyecto, concertado de verdad, entre todas las fuerzas vivas del país, focalizado en la generación de nuevos puestos de trabajo y que promueva la formalización.

La separación de los poderes públicos

El legislativo sconformado por el país político y el país nacional , para resolver democráticamente todos los conflictos y la oposición debe establecer permanentemente los canales de para hacer respetar la institucionalidad de los poderes públicos.

La justicia y demás instituciones, para equilibrar los pesos y contrapesos,  hace ese gran balance, tanto en la Corte Constitucional, el Consejo de Estado, la Corte Suprema de Justicia, el Consejo Nacional Electoral, la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes, la Fiscalía General de la Nación, la Contraloría G R  y la Procuraduría para enunciar los más relevantes. Ellos deben actuar con total imparcialidad y sin sesgos políticos.

Entender la desigualdad centenaria

Los partidos y el Congreso deben entender que este es uno de los países más desiguales del mundo, con un ingreso per cápita inferior a 6 mil dólares por año, un lugar 101 en el mundo, con excesiva violencia, mala educación y galopante corrupción. En estos momentos tan críticos para Colombia a lograr se ese encuentro colectivo para seguir construyendo nuestro capital social, de tal manera que podamos resolver nuestros conflictos de una manera civilizada, más aún cuando el próximo 29 de octubre del 2023, tendremos una medición política frente a los partidos y el gobierno.

Aceptamos el debate

No hay derecho que después de más de 200 años de vida republicana de derecha, la calidad de vida colombiana sigue siendo deplorable, la pobreza y la miseria, el desempleo y la informalidad siguen siendo norma y es allí donde el Presidente Petro busca resolver los problemas de la sociedad colombiana. Sin embargo el mensaje de este editorial, es que lo logra, como todo en la vida, con una escalera, peldaño a peldaño y en cuatro años logrará avanzar, pero no resolverlo todo.

Hay que entender su afán, del lugar histórico que tiene, donde el sector empresarial, y gremial deben tender puentes para hacer soluciones sostenibles, con generosidad, pues nuestro desarrollo económico y social es incipiente.

El futuro de Colombia está en nuestras manos, de esta generación,  y este tiene que ver con mejores condiciones de vida, y también con la estabilidad institucional de la patria.

Editorial
Editorial