El líder del partido laborista en el Reino Unido, Keir Starmer, logró un triunfo aplastante en las elecciones del 4 de julio en el Reino Unido, dejando que los conservadores por décadas en el gobierno, hayan obtenido el peor resultado de su historia.  La debacle de los conservadores está concentrada en la obtención de apenas 120 escaños, frente a los 365 logrados en el 2019, con la promesa de ejecutar el brexit, para sacar a Gran Bretaña de la Unión Europea.

El primer Ministro saliente Sunak felicitó al partido laborista, al ganar las elecciones, lo que le permitió celebrar el triunfo y declararlo con la frase “El cambio empieza ahora”, reconoció “mucho de lo que aprender y reflexionar ante la debacle y asume la responsabilidad por la pérdida de muchos candidatos conservadores que han trabajado duro” … ha pedido perdón… No es una derrota conservadora, es una devastación

Keir Starmer: el abogado metódico que dio la vuelta al Partido Laborista, ganador de las elecciones en el Reino Unido ha logrado preservar la unidad de la izquierda mientras repetía el giro hacia el centro del Nuevo Laborismo de Tony Blair.

El rey Carlos III ha oficializado a Starmer, como nuevo primer ministro de Reino Unido, tras una reunión en el Palacio de Buckingham que ha completado la tradicional coreografía protocolaria tras unas elecciones generales.

“Con respeto y humildad, os invito a todos a que os unáis a este Gobierno con vocación de servicio en su misión de poner en marcha una renovación nacional. Nuestra tarea es urgente, y comenzaremos hoy mismo”, ha anunciado Keir Starmer en su discurso inaugural a las puertas del número 10 de Downing Street.

Rápidamente el nuevo parlamento inglés, se inaugurará este 9 de Julio, para que el 17 de julio el Rey abra oficialmente el periodo de sesiones, con un discurso con el que se anuncia el programa legislativo del gobierno.

Redacción

Redacción