Un aspecto fundamental para el futuro del país no es solo la calidad de la educación, es la formación en los valores sociales y la responsabilidad de cada individuo en sus deberes con la patria, sus semejantes y con el medio ambiente. En otras palabras, formar buenos ciudadanos respetuosos de la ley, de las buenas costumbres sociales y preocupados con el medio ambiente. Ya el célebre novelista ingles Herbert George Wells afirmó que “La civilización es una carrera entre la educación y la catástrofe”.

Lo anterior nos indica que solo con una educación de alta calidad con sentido de responsabilidad social y orientada a la investigación y al desarrollo de nuevas tecnologías y actividades creativas, podremos superar el subdesarrollo y así no solo sustituir importaciones sino dar valor agregado a nuestros productos. Importamos productos con alto valor tecnológico agregado: celulares, computadores, televisores, etc. cuando el valor de sus materiales es poco.

Pero la educación de calidad necesita igualmente universidades exigentes y profesores de calidad y que igual que los alumnos deben ser evaluados. La evaluación del personal es la garantía de la eficiencia operativa y de la calidad de sus productos en cualquier organización o empresa industrial, comercial o de servicios.

La conclusión es que solo con educación de calidad y orientada hacia la creatividad podremos abandonar el subdesarrollo y mejorar nuestra calidad de vida y obviamente con la responsabilidad de no incrementar la población, cuidar el medio ambiente y un gran esfuerzo para reciclar y lograr basura cero.

FECODE no puede ser solo alcahueta de los maestros que no enseñan o lo hacen mal, esta organización tiene también una responsabilidad patriota con el futuro del país y de sus afiliados. El futuro se forja hoy con educación de calidad, mañana es tarde para hacerlo.

Nicolas Ramos Gómez

Nicolas Ramos Gómez

Ingeniero Civil , ex gerente de Emcali y ex Presidente de la SMP