*Redacción 

Ha cerrado políticamente el año la ciudad, y el concejo de Cali deja un lastre en su periodo constitucional 2020-2023, no solamente es una de las instituciones más desprestigidas de Cali,  por sus actuaciones y  el hecho de la calificación ciudadana,  el voto en blanco ( de rechazo ) , le ganó  a todos los partidos, en las elecciones del 29 de octubre, lo que genera desesperanza a los ciudadanos. Construyó en estos 4 años, un desatrozo  legado y de altisima responsabilidad con:

1.La quiebra fiscal de Cali probada en el 2023, proyectada e informada desde el 2019, por el capital adeudado a los bancos, con sus intereses después de la reperfilada de los endeudamientos autorizados por el cabildo, con valor que supera los $2.2  billones.

2. Fracaso de la valorización evidenciada en el actual cuatrenio 2020 – 2023, probada con el incumplimiento de la obligación de hacer de 9 megaobras faltantes, que cuestan más de $1.0 billon

3.La quiebra técnica, económica y financiera del MIO y  Metrocali*, proyectada desde el 2006, reconocida y probada en el 2018, evidenciada 2020 -2023, con 2 “falsos” acuerdos de salvamento del 2018 y el 2023.

4. El desfalco economico y financiero de las telecomunicaciones, según balances financieros de Emcali, años 2015 – 2023 ). Pérdidas anuales, fueron creciendo 2015 – 2023 y hoy son gigantes. Según estados financieros de Emcali 2022 telecomunicaciones perdió $ 245.468 millones, que sumado a los 8 años anteriores, llega a unas pérdidas totales en 9 años de $ 764.480 millones. En el 2021 perdieron $38.705 millones, 2020 $7.527 millones, 2019 $136.140 millones, 2018  $ 57.316 millones, 2017 $108.264 millones, 2016 $110.340 millones y en el 2015 $60.720 millones. 

Los 4  presupuestos de Cali 2021, 2022, 2023 y 2024

 Negociados y aprobados por  el presente Concejo, con la coadministración de la coalición de gobierno, colmados de chantajes, para tener contratos que beneficien económicamente a la mayoría de los concejales, políticamente con empleados y supernumerarios, situación que ha sido gravosa economica y financieramente para la administración de Cali. 

Caliescribe no ha podido tener información exacta, la tendrá con el próximo gobierno el 2 de enero que se solicite, en un cálculo de 10.000 supernumerarios al año entre las diferentes entidades que dependen de la administración central del distrito de Cali, en un sueldo promedio diario incluido prestaciones sociales, podría ser alrededor de 3 millones de pesos, lo que indica en 10.000 trabajadores, que mensualmente el municipio de Cali tiene que erogar mínimo $30 mil millones/ mes y en el año esta cifra superó los $360 mil millones, cifra que hace inviable e insostenible la operación administrativa de Cali.

MIO, sin solución 2006 – 2023.

*Las decisiones tomadas alrededor del sistema de transporte masivo, dejándolo inviable, porque no se tiene el valor del costo de  su terminación adoptado por el Concejo, ni el cierre financiero del mismo, ni la información de sus contratistas-concesionarios, en cuanto a los mismos costos de operación. Este sistema requiere una nueva visión, una cabal evaluación de la próxima administración o la liquidación del mismo, para que otro ente pueda operar, billonaria su solución. Desde el 2006, porque desde ese año, se ordenó elaborar el diseño definitivo, su presupuesto final y el cierre financiero, por acuerdo municipal y q7 años despues no aparece.

Es inconcebible que las administraciones de Metrocali, apoyados técnicamente por muchas instituciones del mismo distrito, no hayan  entendido cuál es el costo de operación de un sistema tan sencillo, como es poner a operar unos buses, con una infraestructura aportada gratis al sistema, y con una integración inteligente en su información. Los concesionarios deben ganarse económicamente lo real, lo legal, pero ha sido tan alta la corrupción, que han escondido sus contabilidades con argucias jurídicas y por lo tanto esta situación es delicada. Se salvan de la corrupción del Concejo Roberto Ortiz y Diana Rojas, quienes nunca estuvieron en la coalición de gobierno con el alcalde Ospina, pero por acción la mayoría y seguramente por omisión alguno. Solo es observar los que aprueban los presupuestos anuales billonarios, una danza de cdecenas de millones para muchos concejales…por ello pontificaban algunos con el costo de sus campañas del orden de $3.000 y $4,000 millones. 

La IMPUNIDAD es total, porque son dueños del contralor y personero municipal de turno y se ufanan de manejar a través de congresistas a los funcionarios de la Procuraduría de la Nación. Ninguno ha adelantado una investigación sanción importante, todo es impunidad. 17 años de probada su inviabilidad……

Ahora han entrado al Concejo de Cali nuevos cabildantes y de ellos depende que el modelo cambie, donde todos los concejales puedan tener unos honorarios para su modo de vida, que puedan disminuir el costo de la política y de esta manera prestarle un buen servicio a la ciudad. 

Es bueno recordar que el ganador al Concejo de Cali 2023 fue el voto en blanco con 118.256 votos, sobre el No 2  partido de la U con 105.009 y el No 3 partido Pacto Historico con 87.006, el No 4 84.170 y No 5, partido verde con 82.777 votos.  Todo no es negativo, hay 6 concejales verdaderamente nuevos…

La esperanza está en el Concejo de Cali 2024 ¡

Redacción

Redacción