La recuperación de estas dos empresas se ha convertido en un verdadero desafío para el alcalde Alejandro Eder, quien considera que no hay razón para que en el caso de EMCALI, esta empresa no sea rentable.

Basta profundizar un poco en la forma como se ha venido administrando la empresa a partir de una visión cortoplacista y limitada haciéndola poco competitiva e ineficiente frente a otras empresas que poco a poco se fueron apropiando del manejo de los servicios públicos domiciliarios y de otros servicios como el internet de las cosas, la telefonía celular, el alumbrado público inteligente, etc.

Fue precisamente durante la alcaldía de John Maro Rodríguez que desde la veeduría que representamos propusimos al comité consultivo creado por dicha administración, sobre la necesidad de reestructurar la empresa desde el punto de vista económico y financiero, dotándola de una nueva estructura jurídica y funcional, con lo cual se hubiera podido crear la posibilidad de ampliar su radio de acción y sortear las dificultades, ampliando sus servicios a varios municipios del Valle del Cauca, del país e incluso del extranjero, lo cual tiene su expresión con las empresas Municipales de Medellín (EPM); mientras EMCALI se estancaba y perdía competitividad y valor económico y social en medio de la proliferación de toda clase de contratos con sobrecostos y, politiqueros que se repartían el poder y la burocracia con la complacencia de alcaldes y concejales de la ciudad, lo que finalmente condujo a la intervención de la empresa por parte de la super intendencia de servicios públicos, tiempo éste durante el cual EMCALI dejó de ser competitiva y rentable particularmente con la unidad de telecomunicaciones, además de arrastrar cuantiosas deudas por concepto de la construcción de TERMOEMCALI y de la planta de depuración de residuos solidos más conocida como la PTAR.

Entretanto METROCALI y el sistema de transporte masivo MIO mal planeado desde sus inicios entró en un proceso de crisis económica, financiera, técnica y operativa, a la espera de que en el plazo de tres años a partir del momento en que comenzó a operar transportara 720 mil pasajeros diarios, meta esta que nunca pudo cumplir hasta el día de hoy que solo transporta 240 mil pasajeros diarios, generándose con ello un gran déficit que finalmente llevó a la empresa a la insolvencia y eventual liquidación.

En la actualidad el alcalde EDER viene impulsando un pacto entre METROCALI y alguno de los operadores del MIO el cual cobrará vigencia en el plazo de seis meses en que se comience a definir la forma de pago de una deuda que asciende a más de 240 mil millones de pesos, fuera del valor del subsidio que reciben los operadores en razón de la diferencia tarifaria entre la tarifa técnica y la que pagan los usuarios del transporte.

A primera vista nos parece imposible que METROCALI pueda superar la crisis por la que atraviesa, estando de por medio una situación que no depende simplemente de la voluntad de las partes que aspiran consolidar el acuerdo para recuperar a METROCALI y el MIO. Y de ahí que consideremos, que dicha propuesta tenga éxito en el inmediato futuro, estando de por medio una serie de factores particularmente relacionados con el mercado de la oferta y la demanda de pasajeros que ni el alcalde ni el operador pueden pasar por alto sin que el sistema en su conjunto se vea afectado por dicha ley del mercado.

Mientras tanto EMCALI que dejó de ser generador de energía para convertirse en un simple comercializador, tendrá que continuar comprando en la bolsa el kilowatio de energía a los precios impuestos por el mercado, el cual seguramente será ajustado teniendo en cuenta los efectos del fenómeno climático del Niño que trae consigo un alza irremediable de las tarifas de la energía que se trasladará a los usuarios del servicio.

Así las cosas, de lo que se trata en el caso de las dos empresas no es el de introducir ciertos cambios para que todo en su conjunto siga igual, sino en realizar una verdadera transformación que realmente permita recuperarlas para la ciudad y sus habitantes y no para un determinado grupo de interés tal como ha sucedido en el inmediato pasado.

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.

Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social