“Indio comido, indio ido”

Por Guillermo E. U… el Sáb, 30/03/2019 - 10:10pm
Edicion
414


Por Guillermo E. Ulloa Tenorio

Economista de la Universidad Jesuita College of the Holy Cross en Estados Unidos, diplomado en alta dirección empresarial INALDE y Universidad de la Sabana. Gerente General INVICALI, INDUSTRIA DE LICORES DEL VALLE, Secretario General de la Alcaldía. Ha ocupado posiciones de alta gerencia en el sector privado financiero y comercial.


<SDHFZJGH,
En el afán de dar solución pronta, con visión de inmediatez, sin medir el efecto a mediano plazo, el gobierno central ofrecía irresponsablemente lo inalcanzable

A raíz de la minga y paro indígena del sur occidente, el humor colombiano inundó las redes sociales con este proverbio, sugiriendo como solución al gobierno que, dándoles de comer a los marchantes, inmediatamente levantaban la protesta y se iban.

Apartados del buen sentido humorístico, es precisamente lo que por décadas ha sucedido con las pretensiones étnicas.

Al gobierno de turno se le medía el aceite. Empleando vías de hechos, bloqueando corredores viales, exigiendo absurdas peticiones, interpretando amañadamente, con interés particular, apartes constitucionales, fundamentados en el convenio 169 de la OIT de 1989.  

En el afán de dar solución pronta, con visión de inmediatez, sin medir el efecto a mediano plazo, el gobierno central ofrecía irresponsablemente lo inalcanzable, promesas que sabia serían incumplidas, con el fin de dar por terminada la protesta.

En esta ocasión, el gobierno del Presidente Duque, no quiere incurrir en el mismo error, que los gobiernos, desde Ernesto Samper hasta Juan Manuel Santos, cometieron. Es tajante en rechazar las vías de hecho como herramienta de apalancamiento pretendido, ejerciendo autoridad constitucional.

La cabeza visible de la protesta indígena, el exsenador Feliciano Valencia, condenado a seis años de cárcel por agresión intrafamiliar contra su propio hijo por la Corte Suprema, quien consiguió se le concediera fuero indígena, y así ser juzgado por la Jurisdicción Especial Indígena, cambiando la condena de prisión a unos simbólicos latigazos de castigo, es pieza fundamental en el ajedrez del juego político de poder.

Con la misma insensatez cínica con la cual logró evadir su responsabilidad paternal pretende, en esta ocasión, espacios similares de gobernabilidad y autoridad, con el gobierno elegido democráticamente.

Insatisfechos y resentidos con haber recibido el 30% del territorio nacional sigue pidiendo, en nombre de la comunidad indígena, adjudicación de más tierra, no obstante, esas 34 millones de hectáreas jamás hayan aportado al desarrollo socio económico agropecuario del país, ni programas de salud, satisfacción de necesidades básicas, ni educación para el bienestar de la etnia indígena, inferior al 4% de la población total.

https://guillermoulloatenorio.blogspot.com/2017/02/los-verdaderos-terratenientes-de.html

EDFHGN
Y como en larga lista de absurdos e inverosímiles deseos, solicitan subsidios adicionales del exiguo presupuesto nacional

Por otro lado pretende ser reconocidos como autoridades ambientales como pieza fundamental del gran rompecabezas que una vez armado, se convertirá en transcendental reforma agraria integral planteada en el Acuerdo final de La Habana, fracasado modelo de desarrollo económico agrario en los países donde se ha intentado.

https://guillermoulloatenorio.blogspot.com/2017/07/autoridades-ambientales-en-jaque.html

Y como en larga lista de absurdos e inverosímiles deseos, solicitan subsidios adicionales del exiguo presupuesto nacional, desmonte del ESMAD, acabar con el servicio militar obligatorio, prohibir el fracking, reiniciar los diálogos con el ELN, desmontar las Zonas de Interés de Desarrollo Rural y Económico (Zidres), impedir el uso del espacio aéreo en sus territorios, con ello atropellando la soberanía nacional y política nacional de erradicación los cultivos ilícitos.

Algunos congresistas ven oportunidad protagónica de desestabilización y juego de poder. Aprovechan la ocasión pirómanos incendiarios encabezados por Petro, Velasco y López azuzando fuegos ideológicos de territorialidad, poniendo en jaque la estabilidad socio económica de la conflictiva y empobrecida región. 

El país esta cansado de vías de hecho que solo consiguen empoderar y enriquecer los pocos que lideran la protesta.

El gobierno Duque no puede caer en tentaciones de seguir el equivocado camino de sus antecesores.

Búsqueda personalizada

aerdhbadf

publicidad_banner

Cali Verde y Educada