Incompetencia de los administradores de Emcali

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 29/06/2019 - 11:59pm
Edicion
427

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

sdfbgg
Todo esto debido según ha dicho, a que las juntas directivas de los sindicatos de SINTRAEMCALI y USE no han permitido que se tomen las decisiones respectivas

En reciente reportaje al gerente de EMCALI Gustavo Jaramillo en el diario El Pais de junio 23, éste asegura haber logrado la estabilidad de la compañía, al tiempo que se duele de no haber podido tomar una decisión de fondo sobre el destino de la unidad de negocios de telecomunicaciones que en la actualidad arroja multimillonarias pérdidas afectando a las otras unidades de negocios.

Todo esto debido según ha dicho, a que las juntas directivas de los sindicatos de SINTRAEMCALI y USE no han permitido que se tomen las decisiones respectivas, no obstante que siempre se ha planteado que TELCO debe ser mas eficiente y sus ingresos estar acorde con sus gastos, además de promover alianzas estratégicas con otros sectores interesados en invertir en esta unidad de negocios. Agrega el gerente, que varios empresarios de la ciudad les han dicho a él y al alcalde, que para terminar con la dilación se debe excluir a los sindicatos de la toma de decisiones, frente a la cual el funcionario expresa que respeta la posición conciliadora del alcalde que busca llegar a un consenso que no se dará en esta administración.

De estas manifestaciones se desprende claramente que tanto el alcalde Armitage como el gerente Jaramillo carecen de la voluntad política y de la capacidad administrativa para convenir e implementar una salida viable y razonable a la crisis por la que atraviesa la empresa, que poco a poco se ha venido marchitando en medio de la competencia impuesta por los grandes monopolios que controlan el negocio de las telecomunicaciones y de la energía. Circunstancia esta que se ha extendido y profundizado con la complicidad del Estado y de los organismos de supervisión de los servicios públicos.

kñl
Por lo demás resulta insólito que EMCALI tenga que pagar a la nación más de un billón de pesos por concepto de la construcción de la PTAR

Y de ahí que el futuro de EMCALI sea previsible en la medida en que sus administradores de espaldas a la realidad, se arropan con toda clase de subterfugios para no tomar las acciones que requiere el momento histórico en procura de salvaguardar los intereses de los usuarios, de los caleños y vallecaucanos, los cuales están por encima de las mezquindades de quienes adquirieron la responsabilidad de sacar a flote la empresa, después de que con su intervención por el gobierno nacional durante trece años, sus administradores no han hecho otra cosa que abonar el camino hacia una eventual privatización, escisión o capitalización en favor de un sector económico y político que se ha apropiado a nivel nacional y local del manejo de los servicios públicos.

Por lo demás resulta insólito que EMCALI tenga que pagar a la nación más de un billón de pesos por concepto de la construcción de la PTAR, obra ésta que por sus características y destino correspondía sufragar a la nación y cuyo costo le fuera impuesto a EMCALI, bajo el compromiso actual de devolverle el 100% de lo adeudado, a cambio de que la empresa construya varios proyectos en materia de acueducto y alcantarillado en la zona de expansión de la ciudad, en donde se construyen grandes y lujosos complejos urbanísticos y habitacionales mientras que grandes sectores de la población deben someterse a la suspensión sistemática de los servicios de agua y energía. 

Por lo demás habrá que decir que las obras relacionadas con la construcción de la granja solar y del pozo profundo a orillas del río Cauca para garantizar el suministro de agua en la ciudad, también podrían estar sujetos a las contingencias y riesgos derivados de la mala gestión de unos administradores que han hecho que el futuro de la empresa se encuentre en entredicho, en tanto no se cambien la visión y la estrategia a seguir de parte de quienes han depuesto por encima del interés general sus intereses personales o de clase, económicos y políticos generando un gran daño a la ciudad.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada

aerdhbadf