Colombia necesita obras: Luis Carlos Sarmiento Angulo

Por Ramiro Varela … el Sáb, 26/11/2022 - 1:54pm
Edicion
603


Por Ramiro Varela Marmolejo 
Ingeniero Civil de Univalle

 

 


La Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI) le entregó al empresario Luis Carlos Sarmiento Angulo un reconocimiento por su vida y obra, durante el  Congreso Nacional de Infraestructura CCI celebrado en  Cartagena; primera vez que se entrega el Premio Nacional a la Excelencia en Infraestructura, en la categoría Empresario Distinguido. De acuerdo con el gremio, Sarmiento Angulo es un gestor activo en el desarrollo de infraestructura y en la construcción de grandes proyectos en todo el país.

wege4

Bachiller a los quince años e ingeniero civil de la Universidad Nacional a los veintiuno, con el primer puesto en la promoción , Luis Carlos Sarmiento Angulo, nacido en Bogotá en 1933, cuando apenas tenía cinco años y transitaba kínder en el Colegio San Luis Gonzaga ya sabía leer. Más tarde, en el San Bartolomé la matemática llegó a ser su materia favorita, con facilidad para los números”, cursando el bachillerato y por su buen rendimiento académico lo seleccionaron para hacer radioteatro en la Radiodifusora Nacional y de allí percibió sus primeros ingresos, esos que le fueron dando rienda suelta a su independencia.

Y cuando no había cumplido los quince años, su padre, lo recomendó a un amigo para que le llevara las cuentas de un depósito de maderas, a diferencia de muchos de sus compañeros de clase él había tomado en serio las clases de contabilidad que le habían dictado, por su seguridad y porque se le daban con facilidad las cuentas no dudó ni por un instante en aceptar ese encargo por el que recibía una paga mensual.

Desde pequeño siempre había querido estudiar ingeniería civil. Por esto, se postuló a la Universidad Nacional en un grupo de más de cuatrocientos aspirantes y ocupó el primer lugar en el examen de admisión; en 1954 se graduó como Ingeniero Civil de la Universidad Nacional. Tuvo los mejores promedios de la carrera y gracias a eso, se ganó una beca para estudiar en el exterior. Sin embargo, el beneficio solo cobijaba el sostenimiento de una persona, por lo que Luis Carlos tomó la decisión de pedir un año para ahorrar y poder viajar con quien sería su esposa

Aprendió a escribir en máquina  Remington en la época en que ya tenía que llenar las declaraciones de renta y cuando estaba en la universidad, las contabilidades pasaron a ser solo una de sus fuentes de sustento y de preparación para lo que vendría, porque por ejemplo cuando estaba en cuarto año de ingeniería civil en la Universidad Nacional , trabajaba en la firma Cuéllar Serrano Gómez como jefe de Construcciones, luego fue calculista de geodesia en el Instituto Geográfico Agustín Codazzi y tenía bajo su responsabilidad la elaboración de los mapas del país, y antes de graduarse como ingeniero,  cuando cursaba sexto año, fue contratado como ingeniero de campo en la firma Santiago Berrío y Cía.

wet34

No fue a Harvard y se hizo empresario

Fue admitido en la Universidad de Harvard , la razón por la que no fue tiene que ver con dos aristas que marcan el inicio de su empresa . Y es que el 13 de junio de 1956, cuando Sarmiento, que aunque cursaba sus últimos años en la universidad ya completaba dos años de estar trabajando en Santiago Berrio  ingenieros y había decidido posponer por un año más sus estudios en el extranjero, con el fin de reunir un poco más de ahorros para sostenerse en Estados Unidos en compañía de su esposa, un grupo de bandoleros secuestró y dio muerte a Santiago Berrío González en el Magdalena Medio antioqueño. Por pedido de los herederos, y con apenas 23 años, el ingeniero se encargó de la liquidación de la firma en la que había supervisado como subgerente la construcción de varias carreteras, entre estas la de Bogotá a Choachí y la de Cúcuta al Catatumbo, así como dos tramos del ferrocarril del Atlántico, entre Gamarra y San Alberto y entre La Dorada y Puerto Nare. Este trabajo le tomó un semestre, ese tiempo fue el necesario para que al evaluar las opciones que tenía se despidiera de Harvard y con el dinero de sus prestaciones sociales, un capital de $10.000, resolviera trabajar por su cuenta. Sarmiento vio oportunidades de negocio que otros dejaron pasar en una zona acosada por la violencia.

Comenzó construyendo pequeños proyectos, Sarmiento empezó su carrera como contratista independiente, con tan solo 23 años abrió su firma de ingeniería y construcción, apostándole a contratos en zonas de violencia que nadie más quería hacer. En 1959, el joven Sarmiento creó la Organización Luis Carlos Sarmiento Angulo, Con veintitrés años y la convicción de querer crear una compañía, Luis Carlos tomó la decisión de montar su propia oficina. De esa manera, con el capital inicial compró una camioneta Chevrolet de 1957 y alquiló un espacio en el edificio Henry Faux, en la avenida Jiménez; contratando obras publicas , especialmente vías en Bogotá

En 1961, el Distrito impulsó un plan para la creación de vivienda de clase media. Sarmiento se metió de inmediato en esa apuesta y con su primera urbanización, El Paseo, se convirtió en el líder y el pionero de ese nuevo mercado. En 1966 creó Las Villas, los barrios insignes de casas uniformes que muchas familias bogotanas asocian con él.

Se aventuró a la construcción de vivienda a través de una convocatoria hecha por la Caja de Vivienda Popular. También, se dio a la tarea de comprar lotes para desarrollar urbanizaciones. Pero más allá de esas labores, el empresario entendió que en mejorar y administrar bien las empresas estaba la clave del éxito hacia el futuro.

Contratando con el Estado y urbanizaciones de vivienda

Poco a poco se empezó a abrir espacio en el sector hasta que en 1959 tomó la determinación de buscar unos socios. En 1959 nace la Organización Luis Carlos Sarmiento Angulo. La primera palabra obedecía al carácter sólido y de amplio despliegue con que proyectaba su compañía y su nombre era una tradición que utilizaban las firmas de ingeniería. Esta nueva sociedad rápidamente fue acumulando ahorros importantes que hicieron que Sarmiento buscara nuevas alternativas de negocio.

El negocio de la urbanización en Bogotá fue creciendo de manera vertiginosa y el desarrollo de barrios enteros le permitió a la organización expandirse rápidamente. Ya para la década de los setenta las utilidades del negocio se habían disparado, aunque aún no eran suficientes para absorberlas y reinvertirlas de la forma deseada.

3w4e

En el sector de la vivienda, un estudio calculó en esos años que uno de cada cincuenta habitantes de Bogotá residía en una vivienda levantada por la Organización Luis Carlos Sarmiento Angulo. Sarmiento entendió entonces que el sector financiero sería un buen complemento para el negocio de las viviendas. Sin embargo, para ese entonces nadie vendía bancos y el gobierno no otorgaba permisos para abrir nuevos. Por ello, para entrar al mercado Sarmiento funda en 1971 Seguros Alfa y, en 1972, la Corporación de Ahorro y Vivienda Las Villas, que transformaría en el año 2000 en el Banco AV Villas.

El gran salto al mundo financiero se dio en 1971 al adquirir el control accionario del Banco de Occidente, fundado en Cali en 1964 y que por ese entonces atravesaba una grave crisis. El encargado de su administración fue su hermano mayor, Guillermo Sarmiento, quien estuvo durante quince años al frente de la entidad y cuyo más importante logro fue sacar al banco de la crisis que atravesaba.

Y desde allí, el sector financiero captura a Luis Carlos Sarmiento con una serie de juigadas empresariales, donde logra consolidar a Las Villas como banco, CorfiAndes, Banco de Bogotá, Banco Popular , Corficolombia, comprando o fusionando Banco del Comercio, Aliadas, Unión y Ahorramás, más Corfivalle y finalmente grupo Aval; manteniendo su relación empresarial con la ingeniería, financiando las mas importantes obras del país.

Su frase al recibir la placa del reconocimiento de manos del presidente de la CCI, Juan Martín Caicedo. "Siempre quise trabajar, hacer cosas, dar resultados y bregar a mejorar toda la infraestructura de nuestro país en la medida de mis capacidades".

El ingeniero , el empresario , en frases del homenaje

“Nunca me propuse tener distinciones como estas, pero siempre quise trabajar, hacer cosas, dar resultados y bregar a mejorar toda la infraestructura de nuestro país en la medida de mis capacidades”.

Afortunadamente he tenido éxito, ese que me ha permitido contribuir a las causas más sensibles y más sentidas de toda la sociedad.

"Colombia necesita las obras, no hay manera de que el país progrese si no tiene vías de comunicación"

rtry

“Mientras que el noroccidente representa el 44 por ciento del área total del país y es una área desarrollada, el suroriente (Llanos Orientales) es una región no desarrollada y abarca un 56 por ciento. ¿Cómo puede un país que se olvida del 56 por ciento de su tierra ser exitoso para producir bienestar para su gente?"

 "Llenar los Llanos Orientales de vías elementales", teniendo en cuenta que no es viable construir grandes autopistas cuando en esta región solo habitan tres millones de colombianos.

Un plan de vías podría poner a producir a los Llanos Orientales y evitar que los habitantes pierdan sus cosechas por los cierres de vías que se registran cuando hay temporada de fuertes de lluvias.

 "Con un plan de vías esta región puede comenzar a producir comida, trabajo para todos los exguerrilleros y para todas las personas del campo",

"Los peajes sí son muy caros, tienen razón", no son caros porque los contratistas se llenen de dinero o engañen a la gente, sino porque las carreteras requieren recursos importantes para construirse, "no hay otra manera de hacerlo horadamente"…… un principio indiscutible es que los peajes se crearon para que los usuarios de las vías contribuyan al costo del mantenimiento, pero por la escasez de recursos, también son necesarios para recuperar el valor de la inversión.

“Busquen otras formas de financiamiento para las grandes obras de infraestructura en Colombia”.

“Se ha hablado de valorización, es un impuesto muy justo. Aquí ha habido mucha dificultad para ponerlo, hay mucho rechazo, pero es muy justo. No hay duda en que los vecinos se benefician y es justo que contribuyan"

 Con el tiempo se ha venido a descansar todo ese peso financiero en los peajes. Los peajes para efectos de que los usuarios de la vía contribuyan al costo del mantenimiento es un principio indiscutible, aceptado y no tiene problema. Lo que pasa es que, con la escasez de nuestros recursos y nuestras instituciones, hemos llegado a un capítulo siguiente que es que dentro de esos peajes también es necesario recuperar el valor de la inversión.

LCSA: Su estrategia: consultar permanentemente a diversas personas de acuerdo con los temas que se le presenten. Consulta, escucha y decide… De gran ingeniero, mejor contratista, gran constructor, mejor urbanizador, para ser un gigante banquero 

*Cpn información de medios nacionales, enfocado a observar al ingeniero.

Búsqueda personalizada

Caliescribe edición especial