¿Cómo le fue a la Selección de Queiroz sin James?

Por Redaccion el Mar, 25/02/2020 - 8:48am
Edicion
461

La reunión entre Carlos Queiroz y James Rodríguez en España no dejó un panorama claro, según contó Blu Radio. El jugador no estaría de acuerdo con ser suplente para la próxima convocatoria, que será para el inicio de las Eliminatorias al Mundial de Qatar.

Después de la Copa América en Brasil, el técnico portugués ha tenido que buscar variantes ante la ausencia del volante por lesión, en seis partidos no pudo contar con él, todos amistosos, usando en su lugar otros jugadores y perdiendo una fuerte variante para el ataque.

Desde la llegada de Carlos Queiroz a la Selección, en febrero de 2019, James ha jugado el 35% de los minutos posibles (443 de 1.260), disputando 8 de los 14 partidos y estando ausente en los 6 restantes, que fueron los amistosos de septiembre, octubre y noviembre.

Esos encuentros fueron frente a Brasil, Venezuela, Argelia, Chile, Perú y Ecuador, obteniendo tres empates, dos triunfos y una derrota, para un rendimiento total del 50%. Marcó apenas cuatro goles (en tres partidos se fue en blanco) y recibió cinco goles.

Los números reflejan un notorio descenso en el juego ofensivo, en esos ocho partidos de James, la Selección marcó 12 goles, tres veces más que sin el volante, que intervino con tres asistencias. De esta forma, Queiroz perdió a uno de sus principales constructores en ataque y una variante de pausa en medio del ritmo vertiginoso que intenta imponer con el uso de extremos.

El estilo de juego del técnico portugués pretende explotar la velocidad por los costados y los duelos uno a uno para abrir espacios. Por eso, ante la ausencia del '10', no apostó por otro jugador similar a él, a pesar que durante la Copa América lo ubicó como una especie de extremo por derecha.

Los reemplazantes de James fueron: Luis Muriel en tres partidos (Brasil, Chile y Perú), Orlando Berrío (Venezuela), Juan Guillermo Cuadrado (Argelia) y Luis Díaz (Ecuador). Todos jugadores de características totalmente diferentes y que se acomodan a la idea general de regate, velocidad, vértigo...

El resultado de todo esto fue una repetición de los dos costados y la falta de un jugador diferente en el mediocampo o en el último sector del campo, capaz de pensar y ordenar la ideas para los delanteros.

Caliescribe edición especial