“la economía va bien pero el país va mal”

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 23/11/2019 - 10:28pm
Edicion
448

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

hvbhno
En cuanto a la relación entre la economía y la política conviene aclarar que si bien es cierto la economía determina en general la política

Esta frase pronunciada por algún dirigente gremial hace carrera en el país particularmente en este gobierno del presidente Duque que no parece estar sintonizado con la nación en donde crece el descontento y los ciudadanos no creen en las bondades de las políticas económicas y sociales contenidas en el plan nacional de desarrollo.

En cuanto a la relación entre la economía y la política conviene aclarar que si bien es cierto la economía determina en general la política, esta a su vez ejerce una influencia inversa sobre aquella, ya sea impulsándola o estancándola o en parte, acelerando su crecimiento y desarrollo y en parte debilitándolo, circunstancia esta que parece estar sucediendo en el país.

Por otra parte debemos decir que, el hecho de que se diga desde el gobierno que la economía crecerá por encima del 3% del PIB para el próximo año, no significa en modo alguno que se mejorarán las condiciones económicas y sociales de los colombianos, especialmente de aquellas personas pertenecientes a diversos sectores medios de la población que hoy padecen los rigores del desempleo y la falta de oportunidades para capacitarse y acceder a los servicios de salud y educación de buena calidad, en tanto temen perder sus puestos de trabajo ante los avances de la tecnología y la adopción de nuevas políticas laborales impuestas a los gobiernos por el FMI, el banco mundial y la Ocde. Y de ahí que el reclamo de los ciudadanos que se expresa a través de la protesta social se convierta en un rechazo a la política económica del gobierno que en todo momento ha sido incapaz de sortear las dificultades que afronta el país.

dsvvfdbfd
A lo anterior debe agregarse la reducción de los impuestos de renta a los grandes empresarios y multinacionales, que de alguna manera han contribuido a aumentar el recaudo en materia de tributación

Aunque desde el gobierno del presidente Duque se afirma que la economía está creciendo y con ello aumentando la inversión y el recaudo de los impuestos particularmente con la aplicación de la ley de financiamiento (declarada inexequible por la Corte Constitucional), presentada nuevamente al Congreso y a la cual se le están introduciendo toda clase de remiendos, la verdad es que para algunos analistas lo del crecimiento de la economía no obedece a la entrada en vigencia de dicha ley, sino al incremento de las remesas del extranjero que se calculan para fines del presente año en siete mil millones de dólares. A todo lo cual habrá que sumarle lo que ingresa a la economía por concepto de lavado de activos, el contrabando y el torrente inversionista que penetra al país aprovechando el cambio de precio del dólar o del Euro respecto de nuestra moneda nacional, para realizar grandes inversiones de capital en diferentes ramas de la economía con la compra de empresas y la construcción de viviendas, centros comerciales, bodegas, etc.

A lo anterior debe agregarse la reducción de los impuestos de renta a los grandes empresarios y multinacionales, que de alguna manera han contribuido a aumentar el recaudo en materia de tributación.

El gobierno no podrá apaciguar los ánimos de los ciudadanos que se cansaron de esperar soluciones reales a sus problemas y necesidades, frente a un Estado que no sabe como resolver los problemas del país, en medio de una protesta legítima de profundo calado democrático que tiende a generalizarse como expresión de la voluntad soberana de un pueblo descontento que ha sido engañado con las promesas de la clase política y de un presidente cuya favorabilidad desciende cada vez mas durante los quince meses de su mandato, medida en un escaso 28%.

Mas que un aparente crecimiento económico lo que se vislumbra en el panorama nacional es un rechazo categórico a la política económica del gobierno, que hoy se encuentra sumido en el desprestigio y en la propia soledad del poder.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada

aerdhbadf

publicidad_banner

Cali Verde y Educada