El periodismo colombiano busca la verdad

Por Carlos Cuervo el Sáb, 21/08/2021 - 5:40pm
Edicion
539

Carlos Armando Cuervo Jiménez

Emprendedor y empresario con formación en Ingeniería Industrial


er
La verdad está definida por lingüistas y filósofos como un hecho totalmente comprobable o como algo demostrable, fijo e irrefutable.

Como otra más de las incongruencias que vivimos en Colombia, surge ahora que son algunos periodistas los encargados de forma imparcial, profesional y concreta de denunciar los mayores casos de desfalcos, infamias, violaciones e irregularidades que a menudo ocurren en el país.

María Jimena Duzán, Paola Herrera, Gonzalo Guillen, Julián Fernando Martínez, Daniel Coronel, Cecilia Orozco Tascón entre otros se han convertido en los garantes de una verdad esquiva, que se maquilla por otros periodistas adictos al poder y serviles a los intereses del régimen en el poder.

Pero ¿Qué es la verdad?

La verdad está definida por lingüistas y filósofos como un hecho totalmente comprobable o como algo demostrable, fijo e irrefutable.

Y por supuesto que debe ser así o de lo contrario los implicados en estas estas pesquisas que terminan en denuncias públicas estarían en el derecho de recurrir a la ley para restablecer su honra y buen nombre afectado por los señalamientos conocidos por todos.

Ahora ante la actitud de algunos periodistas serviles hay que realizar la autocrítica de como el oficio no es el de meretriz con el poder, sino de controlador del buen uso de los recursos de todos y de verificador del respeto a la ley y las normas reguladas por nuestra constitución.

También resulta muy cuestionable ¿por qué un grupo de periodistas están ejerciendo una mejor inspección e investigación de hechos con alta posibilidad de ser punibles, que los organismos de investigación y control dispuestos en el estado para ello?

Sin duda la respuesta a este interrogante nos traslada a concluir, como la búsqueda de la verdad y el respeto a la ley no es una finalidad de quienes impartes control y justicia en el país.

wegr
De la próxima elección del congreso penderá el futuro inmediato de Colombia, no lo podemos olvidar.

Igualmente se vislumbra como la verdad se diluye entre un cúmulo de excusas, justificaciones triviales e inexactitudes esgrimidas por quienes son denunciados, sin que se imparta justicia y el vencimiento de términos sea el juez omnipotente que imparte la falsa justicia.

Salvo dos excepciones conocidas por estos días en donde dos jueces de la republica han llamado la atención a fiscales por su nula actividad investigativa y la consecuente actitud encubridora a favor de los acusados.

Por ello y ante el nuevo proceso electoral para elegir al legislativo, urge la máxima presencia de colombianos sufragando por los candidatos de sus predilecciones, debido a la acción de renovar al mayor número posible de legisladores, quienes solo están comprometidos en cuidar sus feudos electorales y percibir los beneficios otorgados por cada curul en el senado o la cámara de representantes.

De la próxima elección del congreso penderá el futuro inmediato de Colombia, no lo podemos olvidar.

Caliescribe edición especial