Una lectura sobre el manejo de la ciudad

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 20/11/2021 - 1:08pm
Edicion
552

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


Son varios los análisis sobre los problemas de la ciudad  expuestos por  expertos en políticas públicas, los cuales se han agravado con la crisis económica y sanitaria que padecen sus habitantes.

qwer
la ciudad es muy inequitativa y desigual en materia de educación en la medida en que las personas que hacen parte de los estratos uno y dos

Así por ejemplo, la directora de Polis del ICESI manifestó en una reciente entrevista en el diario El País del 14 de noviembre, que la ciudad es muy inequitativa y desigual en materia de educación en la medida en que las personas que hacen parte de los estratos uno y dos, tan solo tienen un promedio de ocho años de escolaridad, mientras que las personas de los estratos 4, 5 y 6, tienen un promedio de 15 años de escolaridad y en los sectores en donde viven se encuentra la mayor parte de los colegios, universidades y centros de recreación que no existen para los otros estratos en donde habita el 56% de la población caleña.

La directora no solo cuestiona el papel que juegan los empresarios en materia de empleabilidad, sino que critica al sector público cuyas políticas se traducen en un juego político y no en una actividad destinada a promover el bienestar general de la sociedad y sin que exista un norte hacia donde se quiere que vaya la ciudad lo que no sucede en otras regiones a las cuales hace relación citando a la ciudad de Medellín. Esta circunstancia le suscita los siguientes interrogantes: Qué se ha hecho en todos estos años?. Para qué ha servido el gobierno y cuáles han sido sus apuestas y proyectos de largo plazo?

Las respuestas a dichas preguntas se reducen sin embargo al hecho de que entre el sector público y privado no ha existido la interacción y los compromisos, retrasándose de esta forma el crecimiento y desarrollo de la ciudad, caracterizada por la pobreza, la informalidad, la inseguridad, la mala calidad del transporte público que no está en condiciones de atender la creciente demanda de pasajeros.

Igualmente, no existe una forma eficiente de evaluación de la gestión pública, en tanto la ciudad sigue teniendo una gran deuda histórica con sus habitantes.

Lo preocupante, es que la clase empresarial y el sector público no están en capacidad de ofrecer lo que la sociedad reclama en este momento. Circunstancia esta que según se dice, solo se podrá superar con nuevos liderazgos y la posibilidad de sentar las bases para la transformación de la ciudad dividida  entre ricos y pobres de acuerdo con la percepción de los integrantes de la primera línea del paro realizado hace seis meses, en donde estos últimos no son tenidos en cuenta, en tanto que los ricos consiguen las cosas por los medios que quieren, circunstancia frente a la cual, afirma la directora, no se puede estar ciego ni sordo.

No hay duda de que las reflexiones de la directora sobre la situación que se vive en la ciudad como de la crítica a la gestión administrativa de los alcaldes, constituyen un valioso aporte al debate que debe realizarse como parte esencial del análisis relacionado con la implementación de nuevas políticas públicas encaminadas a transformar a Cali y mejorar las condiciones económicas, políticas y sociales de existencia de sus habitantes, sumidos en la pobreza, la informalidad, la inseguridad y el desempleo que hacen que Cali sea en las actuales circunstancias la ciudad más desigual del país.

En este sentido consideramos desde la Veeduría que el análisis de los hechos y circunstancias que rodean el mal momento por el que atraviesan la ciudad y sus habitantes, no puede reducirse al examen externo y casual de algunos fenómenos sin antes profundizar en su contenido esencial, el cual permanece en muchos casos oculto a nuestras percepciones o concebido de manera tergiversada debido a la influencia de diversos factores que solo nos ofrecen una visión aparente y estereotipada de la realidad social a la cual nos atenemos sin entrar en mayores consideraciones al respecto.

qwe
Esta circunstancia no solo predispone la conciencia, sino que restringe el juicio que se deja seducir con una porción del conocimiento derivado de las sensaciones que en algunos casos contribuyen a deformar la propia realidad.

Esta circunstancia no solo predispone la conciencia, sino que restringe el juicio que se deja seducir con una porción del conocimiento derivado de las sensaciones que en algunos casos contribuyen a deformar la propia realidad.

Este proceso cobra especial importancia en momentos en que la sociedad caleña es objeto de una profunda crisis en lo económico, político, social, administrativo, ambiental y cultural, como consecuencia de la agudización de las contradicciones y conflictos sociales que comprometen el presente y futuro de su población que hoy padece los rigores del empobrecimiento, la falta de oportunidades de trabajo, la ausencia de una verdadera democracia participativa, la restricción de los derechos y libertades individuales y sociales, a todo lo cual no le queda otra salida que organizarse, movilizarse y realizar las acciones necesarias de carácter político y social para lograr la construcción de una nueva realidad social desligada de los viejos y nuevos liderazgos apegados a las políticas neoliberales, populistas o reformistas, en las cuales se fundan las esperanzas de las clases dominantes para perpetuarse en el poder y de paso apaciguar los ánimos de los caleños comprometidos con la defensa del interés general en igualdad de condiciones para todas y todos los ciudadanos.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial