El sector salud, víctimas del covid-19

Por Carlos Cuervo el Sáb, 18/04/2020 - 10:03am
Edicion
469

fbfv
Inicialmente el gobierno de la República Popular de China, no informó al mundo con la suficiente severidad, sobre el enemigo que comenzaban a enfrentar

Carlos Armando Cuervo Jiménez

Emprendedor y empresario con formación en Ingeniería Industrial


Causa incredulidad que el cuerpo médico, las enfermeras, los terapistas respiratorios, los auxiliares de enfermería y hasta el personal de servicios generales de los hospitales, son hoy en día el grupo con mayor posibilidad a infectarse con el covid-19 y no necesariamente por la difícil labor que realizan en el primer frente de control de la epidemia sino por la inadecuada forma en que se han visto obligados a trabajar para controlar a este enemigo invisible.

Pero esta historia tiene varios matices.

Inicialmente el gobierno de la República Popular de China, no informó al mundo con la suficiente severidad, sobre el enemigo que comenzaban a enfrentar.

Occidente asimiló con desdén y hasta despreocupación los informes oficiales y vagos de la epidemia entregados por el gobierno de Beijín, y en ello también coadyuvó la información de la OMS sobre el supuesto control epidémico que los chinos observaban y que se distribuyó a todos sus asociados.

Adicionalmente desde que el neoliberalismo económico se impuso, los sistemas de sanidad en muchos países comenzaron a ser privatizados dando lugar a que para esta época la red pública se encontrará desabastecida de elementos de trajes de protección para enfrentar epidemias como la actual. Tapabocas N95, gafas protectoras, cofias desechables, batas y cubre-zapatos, se convirtieron de la noche a la mañana en elementos muy escasos y de un valor económico inapreciable.

Entonces debido a la confirmación de un creciente número de infectados fallecidos entre el personal médicos, acaecidos entre enero al 5 de abril, un grupo de especialistas compuesto por Edsel B. Ing, Alis (Qinyuan) Xu, Ali Salimi, Nurhan Torun, afincados en universidades de Canadá y USA, decidió estudiar las causas y razones para que a esa fecha ya se diera oficialmente esta cifra de 198 muertes entre los profesionales del área médica, incluyendo odontólogos, entre sus conclusiones fundamentales se encontró:

dfbfb
La falta de tecnicas y supervisión en la puesta y posterior retiro del traje por parte de los médicos

La ausencia de equipos adecuados de protección.

La falta de tecnicas y supervisión en la puesta y posterior retiro del traje por parte de los médicos.

Los pacientes que mienten sobre su reciente historial de viajes o de contactos con viajeros de los países más afectados.

En el grupo del estudio se encontraron 175 hombres y la edad promedio fue de 63.4 años.

Italia es el país que más facultativos ha perdido con 79, seguido de Irán con 43 y China con 16. Y las clasificaciones más afectadas han sido los médicos de urgencias con 78 fallecidos, los Internistas con 11, los oftalmólogos con 7, los anestesiólogos con 6, los epidemiólogos con 4, los infectólogos con 4 y en la lista se encuentran oncólogos, otorrinos, cardiólogos, pediatras, Fisiatras, Gastroenterólogos, urólogos, odontólogos ortopedistas y hasta un cirujano plástico. Este panorama no solo es malo por las pérdidas de vidas, sino por el costo en tiempo y dinero para remplazar profesionales con trayectorias de estudio de 15 o más años, que es el tiempo que se requiere para las sub-especializaciones.

Ahora que Colombia ya aporta 4 galenos a esta luctuosa lista, decidí conversar con 4 amigos que representan a diferentes categorías dentro de la medicina para conocer sus puntos de vista. Un urólogo, un epidemiólogo, un psiquiatra y el director de un hospital de un municipio del Valle del cauca hicieron sus aportes  para eta reflexión.

La estigmatizada ley 100 no es la culpable de todo el caos existente porque es una norma que trató de convertir en universal el cubrimiento de la salud en el país.

Han sido los administradores del sistema quienes han distorsionado el enfoque de la ley y los organismos de control quienes desoyendo las quejas, han desnaturalizado su función, permitiendo que encontremos EPS con abultadas y añejas deudas en contra de los hospitales de la red pública, mientras con los privados los pagos son máximo a 90 días.

La mayoría de los médicos son contratistas y las EPS por descuido no reportan a las ARL los nuevos contratos dejando a los médicos sin afiliación a pesar de recibir las informaciones sobre los aportes con las planillas que se diligencian para estos procesos de contratación.

thth
Las clínicas privadas cumplen con la entrega de trajes de bioseguridad que satisfacen los requisitos normales para la actividad

Las clínicas privadas cumplen con la entrega de trajes de bioseguridad que satisfacen los requisitos normales para la actividad, pero en el sector público ante los escasos recursos las entregas son incompletas o inexistentes, sobre todo en los pequeños hospitales o puestos de salud. Ahora queda por establecer si el equipamiento normal cumple con todos los requisitos ante una época de una epidemia virulenta y mortal.

No está claro cuántos médicos están laborando en el país sin los mínimos implementos reglamentarios para enfrentar esta epidemia tan virulenta, de ahí que el jueves el alcalde local en una ceremonia que presidió en homenaje por los dos médicos caídos en Cali, recomendó a todos los funcionarios del ramo en Colombia abstenerse de laboral sin los equipamientos de bioseguridad necesarios para no convertirse en victimas del Covid19.

Ciertamente el Covid-19 nos obliga todos los días a replantear nuestro estilo de vida, porque siendo inédito su comportamiento sorprende hasta al científico de mayor ilustración.

Entonces es sumamente prioritario dotar al ejercito de funcionarios del sector salud de los equipos para salir avante ante la epidemia ¿porque sino cuidamos a los médicos, quien nos va a atender en esta dolencia y las muchas otras que tenemos que enfrentar como seres humanos?

Adenda: Soy de la idea que el gobierno de China le debe una explicación a la comunidad mundial y unas sentidas disculpas por habernos conducido a este desastre epidemiológico, económico y social. Les dejo esa inquietud sobre si es válida o no esta reflexión.

Caliescribe edición especial