El cambio climático ha llegado

Por Nicolas Ramos Gómez el Sáb, 18/01/2020 - 2:35pm
Edicion
456

ergewrger
La serie de desastres que en los últimos años han ocurrido en el Planeta Tierra indican claramente a los escépticos que los efectos del calentamiento global ya se sienten en Asía, América, África, Oceanía y Europa

Nicolás Ramos G

Ingeniero Civil , ex gerente de Emcali y ex Presidente de la SMP


La serie de desastres que en los últimos años han ocurrido en el Planeta Tierra indican claramente a los escépticos que los efectos del calentamiento global ya se sienten en Asía, América, África, Oceanía y Europa. Inundaciones nunca vistas que hacen desaparecer islas como la del Este en Hawái, incendios forestales que además de la destrucción de millones de hectáreas de bosques en California y Australia han ocasionado la muerte y desaparición de personas y miles evacuadas más la destrucción de sus viviendas, tornados y tifones que arrasan regiones y millones de animales muertos o que han perdido su hábitat.

Es larga la lista de estos desastres que evidencian que el cambio climático ha llegado o como diría el Gobernador de California, Jerry Brown, ante los gigantescos desastres en su región: “una nueva normalidad” o sea el fin a la anterior normalidad. Es decir, debemos acostumbrarnos a unas nuevas y más difíciles condiciones.

asvsdv
En Colombia las cumbres nevadas ya casi todas han desaparecido

Pero, tristemente, a pesar de tantas evidencias de que el cambio climático ha llegado, la gran mayoría de los humanos piensan que eso no es con ellos, que eso será en el futuro a diferencia de otros que piensan que solo dejarán a los hijos y nietos un planeta completamente inhóspito, en el que no solo faltará agua y comida, sino que en muchas zonas la temperatura las hará invivibles o en otras el deshielo de los casquetes polares las habrá inundado.

Es lo que nos deparará el futuro en corto plazo, si autoridades y ciudadanos no tomamos las medidas para dejar de emitir CO2 y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera, detener la desforestación y contaminación de las cada día más escasas tierras agrícolas y frenar el desborde poblacional.

En Colombia las cumbres nevadas ya casi todas han desaparecido.

Volviendo a la cigarra no podemos seguir cantando mientras el Planeta Tierra se quema, inclusive ella será la primera quemada.

Caliescribe edición especial