Protección del espacio público: Un deber constitucional del alcalde

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 17/07/2021 - 2:34pm
Edicion
454

Tensa situación en Cali continúa latente

*PABLO A. BORRERO V. LUZ BETTY J. DE BORRERO

La tensa situación en Cali continúa latente a pesar de los diálogos entre la alcaldía con los jóvenes integrantes de la llamada “primera línea” y del levantamiento de los bloqueos que han permitido una relativa “normalidad” en las actividades laborales cotidianas.

Sin embargo, la fractura de la sociedad promovida desde años atrás por las cúpulas del poder político y económico, se agudizó a partir noviembre de 2019 llegando a su máxima expresión el 28 de abril de 2021 Mientras se mantenga esa fractura social será difícil la “reconciliación” convertida en una muletilla para justificar toda decisión gubernamental conducente a pactar reivindicaciones puntuales con los diferentes sectores de la creciente clientela política, y de esta manera desconocer que la función pública de gobernar es la de promover el bienestar general, la solidaridad, el trabajo, la paz, para todos los asociados de una ciudad, región o nación sin distinción de género o sexo, raza, situación socio-económica, cultural, religiosa, etc; y no exclusivamente para los de una comunidad en particular.

Esta fractura social se aprecia en diferentes manifestaciones como por ejemplo, los graffities en muros y paredes en la ciudad. El asunto no es tan sencillo como salir a pregonar que la ciudad con colores en los muros luce mas hermosa que con los grises con los que fue pintada la semana anterior, especialmente los de la curva al entrar al túnel de la avenida Colombia. O que, pintarlos con graffities es una oportunidad para la reconciliación.

.

Ni lo uno ni lo otro. En primer lugar, el gobernante es el alcalde de todos los habitantes de Cali y no exclusivamente de los sectores que con su voto lo eligieron. Esto ha sido olvidado por los alcaldes de los últimos 30 años dedicados a pactar “políticas” mediante contratos, con sus huestes electorales.

No debe olvidarse que vivir en comunidad implica la adopción y sujeción a unas normativas que los mismos ciudadanos se dan a través de la institucionalidad en los municipios o distritos.

Entregarles los muros, paredes, parques, etc., a los jóvenes para que se expresen artísticamente, es una decisión “facilista” que lejos de solucionar los problemas que padece este sector poblacional, los agrava al no promover políticas estables que permitan la creación de empresas generadoras de empleo, ni la promoción de políticas educativas que tengan por objeto fomentar la cultura y el arte como expresiones de la realidad consciente diferentes de los actos de anarquía que han conducido a la “guerra de las brochas”.
Todas estas expresiones consentidas por el alcalde Jorge Iván de pintar y repintar los muros de la ciudad a partir del capricho de unos y otros, constituye un acto de anarquía que está lejos de contribuir a la convivencia y a la paz social en la ciudad.

La democracia participativa debe garantizarse a todos los ciudadanos para que sean ellos quienes decidan sobre los asuntos de interés general y de esta manera evitar el clientelismo electoral, la dilapidación de los dineros públicos del presupuesto distrital y la abultada nómina fija y paralela en las que se van más del 50% de los ingresos corrientes de la ciudad. Según el director de Planeación Distrital del recaudo de 1.1 billones de pesos de recursos para destinación corriente, setecientos mil millones se destinarán al pago de la nómina, quedando 400 mil millones para inversión de los cuales 200 mil millones son para el MIO.

ADENDA: Sacar a la calle dos mil policías en bicicleta para supuestamente cuidar a la ciudad y a sus habitantes, constituye una medida limitada con la cual se pretende crear la sensación de que las autoridades están presentes en barrios, plazas y avenidas protegiendo a la población de ser atracados y despojados de sus pertenencias, cuando lo cierto es que los agentes de policía pueden ser victimas de los delincuentes que prefieran robarles su medio de transporte, que hurtar celulares a los transeúntes.

VEEDURIA CIUDADANA POR LA DEMOCRACIA Y LA CONVIVENCIA SOCIAL

 

 Cali, Julio 17 de 2021 
El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la

Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial