La mala educación

Por Carlos Cuervo el Sáb, 15/10/2022 - 11:34pm
Edicion
597

Carlos Armando Cuervo Jiménez

Emprendedor y empresario con formación en Ingeniería Industrial


weg
Desde 1819 cuando nos convertimos en nación emancipada, hasta 1832 más o menos, los criollos independentistas forjaron un marco de instrucción educativa en donde se daba prioridad a su grupo social

Parodiando el título de la película del 2004 de Almodovar, realicé unas lecturas para procurar entender el porqué de nuestra precaria educación, de la baja comprensión de lectura y de las argumentaciones baladís, fundamentos de la poca capacidad de análisis por lo cual resulta de mayor preocupación EPA Colombia, Daneidy Barrera y su melodramas amorosos que los argumentos de la ministra Irene la activista, que aún nos quiere dejar sin nueva exploración petrolera y gasífera.

Desde 1819 cuando nos convertimos en nación emancipada, hasta 1832 más o menos, los criollos independentistas forjaron un marco de instrucción educativa en donde se daba prioridad a su grupo social para establecer la futura dirigencia que llevaría los destinos del nuevo país y limitaba a solo educación básica primaria al resto de la población.

Hacia 1870 y acorde a un movimiento de pensadores muy liberales se intentó mejorar todo el sistema educativo, haciéndolo universal, gratuito y laico, mejorando también la instrucción de los maestros con el establecimiento de la enseñanza normalista.

Toda esta autonomía fue recortada de nuevo por el menos célebre, Rafael Uribe en 1886 cuando con su constitución devolvió el país a la tutela eclesiástica. Todas las reformas anteriores fueron objeto de abolición y se regresó a los viejos conceptos de una educación centralizada y controlada por el ministerio de INSTRUCCIÓN y la iglesia Católica.

Desde esta época hasta 1940 y bajo el gobierno conservador, todas estas decisiones instauraron un sistema bajo tutela de la iglesia Católica y del estado prevaleciendo el enfoque dado por la iglesia.

Llegaron cambios apareció FECODE por allá en 1959 y con  ellos también el SENA en 1963 estableciendo nuevas prioridades y bases de lo que se denominó educación fundamental.

La constitución de 1991 de nuevo nos regresó al estado laical además permitió realizar ajustes trascendentales, como el de definir a la educación como un derecho fundamental, instauró la obligatoriedad de la catedra en educación cívica y estudio de la constitución, estableció el bilingüismo en la educación de la comunidades indígenas, le dio total autonomía a las universidades y creo el fomento para la ciencia y la cultura entre otros.

El nuevo siglo trajo nuevos ajustes en donde se estableció la ampliación de la cobertura y se crearon normas en la búsqueda de una mejor capacitación de los docentes. Sin embargo el sistema político, económico y social , dirigentes de gobierno, políticos y empresarios, no han privilegiado en Colombia una educación de calidad, la gran desigualdad social que existe nace en las aulas escolares  , a pesar de crecer y crecer el presupuesto en educación, pero no hay ministro que tenga resultados cuantificados de tener una educación competitiva.

Pero a pesar de todos estos esfuerzos, los resultados internacionales de evaluación realizados en 2018 a través de las denominadas pruebas PISA, ubicaron al país en renglones muy inferiores en lectura y matemáticas en un compendio de 79 países.

Las pruebas han estado suspendidas por la pandemia hasta este 2022, año del que aún no tenemos información.

Basados en los datos obtenidos del 2018 en lectura se comprende la debacle que existe por el pobre razonamiento entre los usuarios de redes, los periodistas mal preparados o maliciosamente mal orientados y en general entre la opinión pública.

waer
¡En manos de los maestros y profesores está esa responsabilidad!

La gente prefiere escuchar o leer las pequeñas abstracciones que realizan algunos influenciadores y periodistas que leer los documentos originales y crear su propio juicio.

De ahí que actualmente el chismorreo ha creado un clima de tensión y miedo económico que de seguro traerá consecuencias sobre el consumo y el gasto de los hogares en general.

Hay mucho por hacer entre los actuales educandos para recuperar su capacidad analítica para forjarse una opinión frente a los temas coyunturales que afectan nuestra sociedad.

¡En manos de los maestros y profesores está esa responsabilidad!

Mientras no cambien estas condiciones, Marbel, EPA Colombia, algunos locutores de programas de farándula y demás personajes de esta calaña guiaran a gran parte de la opinión pública nacional, con las consecuencias para los colombianos de asumir malas decisiones por la desinformación.

Tenemos esperanzas del ministro de educación, Alejandro Gaviria , ex ministro de estado y ex rector de la mejor Universidad del país , en 1 año sabremos indicios ….pero de todo se ha ensayado, incluyendo 2 ministras de 4 años cada una y 4 ministros  de educación en 4 años.

Búsqueda personalizada

Caliescribe edición especial