Trump y Uribe, la incongruencia de transformar

Por Carlos Cuervo el Sáb, 14/11/2020 - 5:02am
Edicion
499

aseydrj
Resulta ilógico a la luz de la razón que un líder tenga la habilidad de convocar

Carlos Armando Cuervo Jiménez

Emprendedor y empresario con formación en Ingeniería Industrial


El beneficio personal en interés general

Insólito, incoherente o irracional, aún asi ha quedado en claro la habilidad de Donald Trump para convertir su disputa personal para aceptar la derrota en los comicios electorales de Estados Unidos (Biden 78 millones ),  en un conflicto de miles incluyendo a figuras muy relevantes de su grupo político, el partido republicano.

Resulta ilógico a la luz de la razón que un líder tenga la habilidad de convocar y persuadir a un inmenso número de ciudadanos para transformar sus frustraciones, complejos y conflictos en asuntos comunes al resto de sus seguidores como ingeniosamente lo logra él.

La gran prensa estadounidense por obra y gracia del magnate se convirtió en solo fabricante y portadora de falsas noticias, salvo los medios que siempre le adulan y permanecen postrados, exaltando su errática labor.

Claro en Colombia tampoco nos escapamos de tener nuestra versión criolla de Trump reencarnada en Uribe.

El expresidente quien de alguna manera después del caótico Pastrana nos devolvió la fe en las instituciones y el orden perdió su rumbo y se convirtió en un adicto del poder y de su parecer, actuando con la misma capacidad manipuladora del presidente norteamericano.

 A pesar que hoy dia aún tiene menos cantidad de prosélitos incondicionales con su discurso logró debilitar el proceso de paz al punto de ocasionar que tres de los dirigentes de la extinta guerrilla huyeran hacia Venezuela para crear un nuevo brazo armado. 

Además logró convencer al 51% del grupo que siempre vota que la paz era un pésimo resultado y que era de mayor conveniencia insistir en la guerra eterna. Increíble de comprender en un país con cientos de miles de muertos y de desaparecidos, además de millones de desplazados.

No existía en los anales de la historia que una sociedad prefiriera la guerra eterna a una paz negociada con algunas ligerezas y perdones difíciles de aceptar.

Ahora tras estas manifestaciones en Colombia en torno a los intereses personales convertidos en asunto común por un mal líder, se esconde un inconformismo de las masas que se debe analizar y estudiar en busca de respuestas por quienes desean ser la alternativa a Uribe y sus herederos.

drrjk
El partido demócrata tiene cuatro años para resolver la insatisfacción

Como entender el comportamiento del electorado estadounidense cuando su presidente xenófobo, inhumano, supremacista blanco, negacionista científico y soberbio al extremo, logra convencer a 73 millones de personas para que le vuelvan a depositar su confianza y en ese grupo están incluidos varios millones de latinoamericanos a quienes Trump desprecia y califica como ciudadanos de segunda.

¿Serán acaso gentes de tendencias masoquistas?

No lo creo, este comportamiento esconde inquietantes recelos que se deben descubrir, etiquetar, clasificar y solucionar para este grupo de electores.

El partido demócrata tiene cuatro años para resolver la insatisfacción de estos electores republicanos o volverá al poder una versión mejorada del señor Trump.

Si se quieren tener alternativas a Uribe y a Trump se necesita que politólogos, sociólogos y psicólogos, analicen y resuelvan los motivos para que millones manifiesten el descontento escogiendo a individuos que se comportan más como verdugos que como los líderes altruistas que nos deberían dirigir

Caliescribe edición especial