Más control del ruido de la Policía

Por Benjamin Barne… el Sáb, 14/09/2019 - 11:59pm
Edicion
438

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle y especializaciones en la San Buenaventura. Ha sido docente en los Andes y en su Taller Internacional de Cartagena; en Cali en Univalle, la San Buenaventura y la Javeriana, en Armenia en La Gran Colombia, en el ISAD en Chihuahua, y continua siéndolo en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en El País desde 1998, y en Caliescribe.com desde 2011


wehrng
En Cali todos pitan por todo y para todo todo el tiempo; las ambulancias dejan sordos a los heridos o enfermos

Como nos dice pasito al oído el Dr. Pedro Blanco Sarmiento, cada vez más el ruido volverá sordos a muchos (El País, 25/04/2019, p. C 3) pero no sólo a los que se pasan todo el tiempo con los audífonos penetrando sus oídos, sino igual a los que tiene que soportar los ruidos de calles y vecinos. Pero como ya se sabe y se comprueba cada día, no hay más sordo que el que no quiere oír, y por eso hay que gritarles al oído a las autoridades para preguntarles qué están haciendo al respecto, que algo hacen mas poco a fondo, pero igualmente a todos los ciudadanos afectados por el ruido que, con alguna excepciones como los de San Antonio, poco hacen al respecto ¿oyeron?.

En Cali todos pitan por todo y para todo todo el tiempo; las ambulancias dejan sordos a los heridos o enfermos que ni siquiera llevan sino que apenas van por ellos sin importar si dejan otros en el camino; las motos ni se diga; las construcciones incluyendo sábados, domingos y noches; un variadísimo ruido ajeno por parte de los vecinos: gritos, carcajadas, música a todo volumen, fiestas y celebraciones; y para rematar el helicóptero de la Policía y los aviones de la Base Aérea que ya ni siquiera van a impedir las innecesarias y agresivas “torres” de 20 plantas, que muchos ciegos además de sordos identifican ignorantemente con el progreso de la ciudad.

Como se puede leer en Wikipedia, el ruido es toda sensación auditiva desagradable, lo que es molesto para el oído, y lo es todo sonido no deseado que interfiere en la comunicación entre las personas o en sus actividades, pero también un sonido no deseado: la más excelsa música puede ser calificada como ruido por aquella persona que en cierto momento no desee oírla, Además de la pérdida parcial o total de la audición, se pueden citar problemas de estrés, alteraciones del
sueño, disminución de la atención, depresión, falta de rendimiento o agresividad, como igualmente alteraciones en la comunicación, el rendimiento y, peor aún, en la ineludible convivencia.
 

adbfsfdb
Aquí necesitamos mucho mas control del ruido por parte de la Policía

A diferencia de Chicago con sus 40ª bajo cero el invierno pasado o los casi 40! de París este verano, en Cali se puede gozar de su clima tropical templado y con pocos cambios a lo largo del año y tan agradable que en días pasados con unos grados más todos se quejaban del calor y daban la bienvenida a la fresca brisa de la tarde. Lo indicado es dejarla cruzar por las casas llevándose la humedad y con ella el bochorno, pero el problema es que deja entrar el ruido. Y desde luego las solución no es encerrarse adentro de una burbuja de vidrio con aire acondicionado muy consumidor de energía y agua, aislándose de los sonidos de la vida: las hojas movidas por la brisa, los pájaros, el latido lejano de un perro o una bella canción.

Aquí necesitamos mucho mas control del ruido por parte de la Policía, principiando por el propio de la misma con su helicóptero, mucha mas educación a los ciudadanos para que eliminen los ruidos ajenos, y varios acuerdos por parte del Concejo para disminuir el volumen de las sirenas y limitar el ruido en las construcciones a las horas laborables, entre otras necesarias políticas de convivencia. Cali no está entre las ciudades más ruidosas del mundo, pero en este lugar envidiable en el que está: relieve, vegetación, biodiversidad, clima y paisaje, el ruido y la feúra de la ciudad casi dañan todo lo mejor que tiene. Necesitamos un serie de silenciosos plantones contra el ruido.

Búsqueda personalizada

aerdhbadf

publicidad_banner

Cali Verde y Educada