Excelente tributo al cumplirse el centenario de la I.L.V.

Por Guillermo E. U… el Sáb, 08/01/2022 - 11:05am
Edicion
557

Por Guillermo E. Ulloa Tenorio

Economista de la Universidad Jesuita College of the Holy Cross en Estados Unidos, diplomado en alta dirección empresarial INALDE y Universidad de la Sabana. Gerente General INVICALI, INDUSTRIA DE LICORES DEL VALLE, Secretario General de la Alcaldía. Ha ocupado posiciones de alta gerencia en el sector privado financiero y comercial.


Cuando en 1918 asumió la gobernación del Valle el general Ignacio Rengifo Borrero, una de sus metas era la creación de una fábrica de rones y alcoholes perfumados, iniciando así una industria beneficiaria del monopolio de alcoholes y licores para bien del Departamento.

La ordenanza de creación se aprobó en la Asamblea Departamental en Abril de 1920 y al año siguiente, 1921, se dio inicio a la que hoy conocemos como la más importante empresa pública del Departamento del Valle del Cauca, la Industria de Licores del Valle.

Y precisamente cien años después, en el año 2021, los resultados de la entidad son gratificantes.

Gerenciada por José Moreno Barco, persona de bajo perfil, contador público y especialización en gerencia tributaria, asistido de la experiencia que el manejo de números otorga, comprometido con el más arduo reto de cualquier profesional, y acompañado por un dedicado y excelente grupo humano de trabajo, ha logrado superar con creces las más difíciles circunstancias afrontadas por la empresa.

José Moreno Barco

El año que termina logró la empresa, mediante un comprometido trabajo de equipo, en todas sus áreas, la mejor venta en numero de unidades de los últimos dieciocho años. Después de años de despilfarro, equivocaciones administrativas y depredación, se logró colocar en el mercado una cifra superior a 8 millones de botellas, creciendo cuatro veces el nivel más bajo de venta de 2 millones de botellas unos años atrás.

Logró la ILV volver a conquistar el mercado de alcohol extra neutro, mediante la reactivación de la destilería de alcohol, equivocada decisión tomada hace quince años de cerrar la planta. En convenio con un grupo inversor privado se realizaron las inversiones requeridas para nuevamente poner a punto la destilería. El año pasado se lograron nuevamente ventas a otras industrias licoreras, como Cundinamarca, Antioquia y Tolima. Se aprovechó la oportunidad de nuevos mercados de alcohol potable demandados por los efectos de la pandemia. Y en esta ocasión la ILV, en convenio con AMBIOCOM, estaba preparada para asumir la demanda.

Las transferencias al Departamento, destinadas primordialmente a programas de salud y deportes, prácticamente se duplicaron, pasando de diezmadas cifras históricas cercanas a $50 mil millones, llegando casi a $100 mil millones el año pasado. Es la más importante contribución a las finanzas departamentales de la ILV en los últimos quince años.

Excelente tributo al cumplirse el centenario de la I.L.V.

El otro e importante reto asumido por la gerencia fue la transición de la plataforma de distribución, después de casi dos décadas de fracasos comerciales. “La experiencia no se improvisa” dice el viejo refrán y fue precisamente lo conseguido. Finalmente se buscó y encontró un distribuidor experimentado en el sector de licores, acabando con el favoritismo propio de otras épocas, seleccionando y nombrando comercializadores a empresas neófitas, espontáneas e inexpertas.

Se continúa consolidando y explorando nuevos mercados de exportación de los productos bandera de la empresa, su característica marca aguardiente Blanco y, quizás uno de los mejores rones andinos, Ron Marques del Valle, con añejamiento natural en barricas curadas, de tres y ocho años.

Haber sido testigo excepcional en la historia de la ILV, me llena de orgullo, optimismo y satisfacción observar como, en verdad, es posible pasar del estancamiento, de la desidia, de la postración, al modelo empresarial que equivocadas políticas públicas cercenaron y abandonaron.

En buena hora, la Gerencia, liderando el decidido compromiso de todos y cada uno de los empleados y sindicatos de la ILV, remando en la dirección del éxito con sus socios estratégicos, han logrado el mejor tributo al cumplirse los cien años de la ILV. Un verdadero ejemplo de superación.

Felicitaciones Gobernadora, Junta Directiva, Asamblea Departamental y colaboradores.

“Se puede, se pudo y se podrá superar siempre la adversidad”.

Caliescribe edición especial