Apretarnos el cinturón

Por Guillermo E. U… el Sáb, 05/11/2022 - 10:49pm
Edicion
600


Por Guillermo E. Ulloa Tenorio

Economista de la Universidad Jesuita College of the Holy Cross en Estados Unidos, diplomado en alta dirección empresarial INALDE y Universidad de la Sabana. Gerente General INVICALI, INDUSTRIA DE LICORES DEL VALLE, Secretario General de la Alcaldía. Ha ocupado posiciones de alta gerencia en el sector privado financiero y comercial.


erty
La reforma tributaria, la cual espera incrementar el recaudo en $ 20 billones, supuestamente para programas de inversión social

Como pocas veces lo habíamos vivido, los precios de los alimentos siguen subiendo incontroladamente. El gobierno nacional, principalmente las autoridades monetarias y el mismo Ministerio de Hacienda, parecen estar ocupados en otros temas, en vez de controlar la inflación.

La reforma tributaria, la cual espera incrementar el recaudo en $ 20 billones, supuestamente para programas de inversión social, fue de miopía macroeconómica. La deuda externa, ante la devaluación superior al 30% en los últimos tres meses, sofocó el esfuerzo pretendido. La deuda total a junio era de US $ 175 mil millones, de los cuales US $ 100 mil millones son públicos. Con cambio a $ 4200 pesos por dólar el valor total era de Col $735 billones. Al cierre de la semana, con cambio a $ 5061 se aproxima a $ 885 billones, o sea un incremento de Col $ 150 billones, 7,5 veces el valor estimado de la reforma aprobada.

Sin entrar en profundo análisis de otros factores macroeconómicos, que impactaran el comportamiento de precios, como el aumento de la gasolina, el mayor valor de las importaciones, concentrados para granjas avícolas, entables porcícolas, hatos lecheros, derivados y ganaderos, los precios al detal están registrando incrementos, algunos superiores al 50%, comparativamente al año pasado.

Resumiendo, sencillamente los ingresos no alcanzaran para mantener los gastos.

Las tasas de interés de tarjetas y créditos financieros se han incrementado dos veces desde el año pasado. Servicios públicos, en especial energía, registraron súbitos aumentos, que no corresponden a la realidad, sino a amañadas fórmulas de fijación entre generadores, comercializadores y prestadores del servicio.

qwert
El resultado de la contracción en los hábitos de consumo resultará en desempleo

Así las cosas, cambiaremos nuestros hábitos de consumo abruptamente. De las primeras cosas que se cancelarán, serán viajes al exterior, consumo en restaurantes y licores, en entretenimiento, compra de prendas de vestir y calzado, eliminación de gastos superfluos e innecesarios, finalmente gastos médicos, odontológicos, vitamínicos y medicamentos.

El resultado de la contracción en los hábitos de consumo resultará en desempleo, desocupación de locales comerciales, cierre de pequeños y medianos comercios, suspensión de proyectos de inversión, fuga de capitales, demanda por dólares y éxodo masivo buscando mejores oportunidades en el exterior.

Pareciera que los académicos economistas que hoy regentan los destinos de la economía nacional están ausentes, proponiendo y legislando desde sus cómodos escritorios capitalinos, alejados de la realidad que padece la población colombiana.

No nos queda alternativa diferente a un fuerte apretón de gastos y dieta obligada.

Búsqueda personalizada

Caliescribe edición especial