El plan europeo para competir con la Nueva Ruta de la Seda de China

Por Jean Nicolás Mejía H el Sáb, 04/12/2021 - 9:14pm
Edicion
554

Jean Nicolás Mejía H

Profesional Ciencias políticas - Pontificia Universidad Javeriana Bogotá. 28 años,  Máster en cooperación internacional y organizaciones internacionales de la Universitat de Barcelona


wre
Fué anunciado por el gobierno de Xi Jinping en el 2013 y ha venido materializándose desde entonces

La Nueva Ruta de la Seda es el megaproyecto de China que busca crear - tal y como sucedió en la expansión comercial del gigante asiático en el siglo I- una red comercial que atraviese el continente asiático, llegando hasta Europa y África, con el fin de volver a consolidar a China como el hegemón comercial del mundo moderno.

Fué anunciado por el gobierno de Xi Jinping en el 2013 y ha venido materializándose desde entonces. Pero esta semana, la presidenta de la Comisión Europea (CE), Úrsula von der Leyen, anunció el plan Global Gateway, un multimillonario plan de inversión Europeo que pretende ser una alternativa a la iniciativa china.

El principal atractivo del plan europeo es ofrecer “un enfoque” distinto” al chino, pues pretende consolidarse bajo ideales democráticos, enfocados en afrontar el cambio climático, con un claro desarrollo en la seguridad global en salud y apoyar un modelo de desarrollo sostenible para los países en vías de desarrollo.

wer
Este discurso europeo habla de la visión occidental de las políticas chinas y sus métodos para la expansión comercial del gigante asiático del siglo XXI

Para el bloque europeo, el éxito de este megaproyecto de aproximadamente US$340.000 millones radica en la formulación de proyectos de “alta calidad, con un elevado nivel de transparencia y de buen gobierno, en donde lo resultados sean tangibles para los países involucrados” (Fuente BBC).

Este discurso europeo habla de la visión occidental de las políticas chinas y sus métodos para la expansión comercial del gigante asiático del siglo XXI, que han sido tildadas en muchas oportunidades de salvajes y predatorias. La Comisión Europea fue clara al manifestar que pretende ofrecer “otras preferencias de inversión”, para que los países tengan otras alternativas si se están planteando recibir un préstamo de China.

Desde que China inició la expansión de su proyecto en 2013, muchos países -en su mayoría africanos y latinoamericanos- se han visto beneficiados por los vínculos comerciales que ofrece China, pues el desarrollo de estos vínculos ha sido propicio para la construcción e infraestructura se carreteras, puertos, puentes y rutas ferroviarias en estos países.

er
La importancia del lanzamiento del Global Gateway no radica en la oportunidad de hacer competencia económica a China

Esta infraestructura es propicia para el desarrollo de los países -claramente- pero también para China, pues es un juego de suma cero, en donde el asiático ganó por partida doble: por un lado ofrece el crédito para la construcción de infraestructura (esto ha sido denominado como la “diplomacia de la trampa de la deuda”), y a su vez privatiza los consorcios y prioriza su flujo comercial por estas rutas, inclusive por encima de la economía local. Así es como se consolida la Nueva Ruta de la Seda.

La importancia del lanzamiento del Global Gateway no radica en la oportunidad de hacer competencia económica a China como una alternativa preferente, sino en el contrapeso geopolítico que puede llegar a generar el bloque europeo, el cual sería consecuente con su nivel de integración y desarrollo comercial en el territorio Schengen.

Si bien la cercanía diplomática, militar, comercial y financiera entre la UE, Reino Unido y Estados Unidos es estrecha cuando se trata de contrarrestar la influencia China en todo el escenario internacional, la propuesta europea difiere de los intereses de sus socios transatlánticos, puesto que Estados Unidos cuenta con su propia iniciativa “ Build Back Better World”, anunciada en junio de este año, y el Reino Unido ha optado por consolidar su autonomía comercial de la UE con el Brexit.

ewr
Más que rivalizar con la iniciativa china, el Global Gateway es una oportunidad excepcional para Europa y aquellos países que se acercan al bloque,

Más que rivalizar con la iniciativa china, el Global Gateway es una oportunidad excepcional para Europa y aquellos países que se acercan al bloque, ya que por un lado es posible alcanzar un nivel importante de influencia comercial y económica de la industria europea, así alcanzar un nivel de financiamiento importante para los países en vías de desarrollo, mediante metodologías más integrales y cooperativas.

Búsqueda personalizada

Caliescribe edición especial