Salario mínimo para el 2017

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 31/12/2016 - 12:56pm

Aunque la fijación del salario mínimo constituye una gran conquista laboral de los trabajadores, algunos empresarios prefieren que el mismo no existiera, en tanto que otros son partidarios de reducirlo o establecer diferentes tipos de salario para los trabajadores del campo y de la ciudad.

De todas maneras el aumento del 7% al salario mínimo equivalente a $48.300 expedido por decreto, para un total de $737.717, siempre estará por debajo del salario real que demandan los trabajadores y que si se trata de hacer justicia social debería cubrir por lo menos el  costo de la canasta familiar equivalente aproximadamente a $1.300.000,oo.

El hecho es que dicho incremento no corresponde a un aumento real del salario en relación con los precios de los artículos, sino con la simple recuperación parcial de la capacidad de compra de los trabajadores que siempre está por debajo del valor de la canasta familiar.

En esta oportunidad aunque los empresarios están de acuerdo con el gobierno Santos con ordenar la congelación de los precios de la canasta familiar durante el mes de diciembre hasta mediados del mes de enero, así mismo se han opuesto a un alza de los salarios acorde con las necesidades reales de los trabajadores, con el argumento sofístico de que todo aumento del salario conlleva un alza en los precios y al aumento de la inflación, lo que poco o nada tiene que ver con la realidad, toda vez que al incrementarse el salario solo afecta a los patronos que ven disminuidas sus ganancias por el aumento relativo de los costos laborales, circunstancia ésta que pone al descubierto sus verdaderas intenciones alrededor de sus prédicas sobre la justicia y la responsabilidad social.

Detrás de este panorama se oculta el hecho de que el Estado capitalista neoliberal es incapaz de contener el impacto espontáneo de las fuerzas del mercado que elevan indiscriminadamente los precios en función de la oferta y la demanda o de impedir que los monopolios impongan los precios de los productos, bienes y servicios en medio de la competencia y con el auspicio de sus representantes en los órganos del poder o de los denominados representantes de la izquierda democrática que desde el ministerio del Trabajo en este caso, les sirven de comodines para la fijación del incremento al salario mínimo por debajo del salario real, con lo cual cumplen con su papel de consolidar los lazos entre el gobierno de turno y los intereses de los grandes monopolios.

Lamentablemente los dirigentes de las centrales obreras se han dejado seducir por los cantos de sirena del establecimiento que definitivamente han renunciado a la lucha social que hoy han sustituido en la práctica con la conciliación y el reformismo que poco o nada les sirve a todos aquellos que con su trabajo producen la riqueza social y aspiran mejorar su condición económica y social.

A los columnistas, lectores, colaboradores y al director de caliescribe.com, les deseamos un buen año 2017 en unión de sus familias y amigos y nuestros mejores deseos de que participen en las decisiones de país y ciudad y en la construcción de la paz estable y duradera que tanto anhelamos y necesitamos.

Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Socia        

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial