Engaños, Embaucados y Tahúr

Por Moisés Banguer… el Sáb, 25/06/2016 - 8:41am

Por Moisés Banquera Pinillo

Anoche me desperté soñando y cuando le pregunte a Bolívar porque lloraba, el me contesto que  por su América de desvelaba, que sus batallas de independencia los gobernantes las enterraban, en mi Venezuela, los pobres el hambre mataba, en Ecuador, la prensa callaban, en Bolivia, la democracia se acababa y en Colombia al pueblo engañaban, triunfaba el narcotráfico y las farc victoriosas mandaban y, en Cuba a través de estrechón de mano Raúl Castro vomitaba, democracia con sangre y sin libertad, entregando la republica  que conquisté .

En las elecciones del año 2010 Santos me engañó y vote por él, cuando se vio triunfador en la primera vuelta llamo a todos sus opositores posibles candidatos del 2014,  los embaucó con las mieles del poder y les tendió una trampa de lealtad que les impidiera competirle en su reelección.

Como sabía que por traición a los votantes del 2010 perdía el voto de derecha y, que Uribe no tenía torcedura, jugo una carta de póker peligrosa para el país  pero efectiva para sus intenciones, esa era las farc y para ello tenía dos aliados en común. Uno su hermano y el otro Hugo Chávez, antiguo enemigo suyo pero que entre los dos tenían un enemigo en común: Uribe al cual había que derrotarlo para ganarse el título del mejor presidente de Colombia en todo los tiempos.

Sabía santos que con el presupuesto podía y puede mantener la coalición de gobierno y de inmediato se juega una carta de diamante para envalentonar al partido de la U, a cambio radical, los partidos minoritarios y parte del partido conservador; luego interpreta y con acierto que el polo y la alianza verde necesitan de la desaparición de la existencia de las farc para vender sin temor de claudicar en el comunismo sus ideas de centro izquierda, situación igual a la del partido liberal quienes tienen claro que con la existencia de las farc  los colombianos siempre se decidirán por candidatos de mano dura y que el discurso del socialismo del siglo XXI no pega en la mayoría decisoria de los votantes.

También interpreta Santos que las farc están golpeadas, que tienen mucho dinero y que necesitan disfrutar de sus riquezas en la legalidad. Que la comunidad internacional siempre está con los gobiernos de turnos y que le interesa más la fotografía y el show de la diplomacia superflua, que el contenido de las políticas de estado en la búsqueda de un país mejor, o en la defensa de las libertades y de la democracia como lo pensaban los romanos, los griegos y los franceses. También sabe Santos que jamás conquistara al pueblo colombiano por eso le interesa más el prestigio internacional.

Lo que vimos el jueves 23 de junio de 2016 en la Habana es la punta del iceberg del engaño, o es ese un engaño o nos vienen llenando de engaños durante todo el proceso.

Se recuerdan de la famosa frase “Nada está acordado hasta que todo este acordado”  Se recuerdan de la condición “el pueblo tendrá la última palabra sobre los acuerdos”. Si esto es cierto, porque Timo y Juampa anuncian que “es el último día de la guerra”, “que llego la paz” y el presidente desmonta la obligación constitucional de la fuerza pública de defender a los compatriotas al firmar un cese bilateral, cuando había afirmado que este era el último paso.

Aquí hay un engaño. Si ya no hay más guerra para que entonces el plebiscito. Qué pasa si gana el NO o la ABSTENCION?, que pasa si no se firma el acuerdo final, esas preguntas o dudas quedan en los análisis objetivos de lo que está aconteciendo en Colombia, lástima que Santos sabe jugar bien la baraja para lograr sus objetivos, y los opinadores de este país o están enmermelados, embaucados o enamorados de la palabra paz en su forma y no en la esencia.

Cuando se logre la firma del acuerdo con las farc, que será muy pronto gracias a que el montaje es perfecto para que gane el SI en el plebiscito, las farc saldrán victoriosas porque son factor de poder, el ejercito derrotado, el estado sin instituciones y Juampa nominado al premio nobel de paz.

Los grandes perdedores serán los partidos que jugaron con las cartas de trébol porque el país a partir del acuerdo se dividirá en dos; las farc con su dinero y con autoridad reclamarán las banderas sociales del agro y del campo, tendrán el manejo  por la bendición internacional de los recursos que vendrán del exterior, con esas fortalezas conquistaran el voto opuesto de la polarización que vendrá a partir de las elecciones del 2018.

Es decir las farc coptará a los políticos tibios que se cobijaron bajo las cartas de diamante de santos quien los abandonara y se irá a vivir a Londres. Porque los coptará las farc?, porque la mayoría ganaban las elecciones con dinero y ahora el nuevo actor político ofrecerá mas a los votantes o les ofrecerá mas a ellos para que despejen el camino. 

De la misma manera el Polo, alianza verde y el partido liberal se quedarán sin las banderas sociales porque la moda es el himno de las farc y les tocara convivir en una alianza de partidos de centro izquierdas.

Siendo así, el país tendrá una coalición de centro- izquierda liderada por la farc que le irá bien si las ilusiones vendidas por Santos tienen la bendición de Dios y se hace el milagro como la resurrección de Jesús al tercer día, y una coalición de derecha que hoy es barata, porque tendrá a su favor el desgobierno de los últimos 8 años, la baja popularidad de Santos y de las Farc. y como activo preciado los mejores 8 años de desarrollo y autoridad en la historia de Colombia (2002 al 2010) que el vendedor de ilusiones trunco.  

 

   

 

 

 

Caliescribe edición especial