Los que sufren son los campesinos

Por Editorial el Sáb, 31/08/2019 - 11:59pm
Edicion
436

Editorial 

El proceso de paz, quedó en entre dicho, cuando gran parte de los comandantes han vuelto a las armas y empiezan a  conquistar a todos los disidentes, que están untados hasta la coronilla por el narcotráfico.

Desde el comienzo se observó que el partido político de las Farc, no entregó información sobre los narcotraficantes, ni las rutas, ni los millones de dólares, ahora gran parte de ellos vuelven a su nicho natural. De nuevo más violencia, actos terroristas selectivos como los anunciaron, de una manera unipersonal.

Qué gran responsabilidad le cabe a la Justicia Especial para la paz JEP, que no quiso extraditar a Santrich, teniendo todas las pruebas, al Consejo de Estado que sin haberse posesionado le dio curul de Congresista  y a la Corte Suprema de Justicia que teniendo toda la información para juzgar a un aforado (Representante a la Cámara), lo que hizo fue permitirle que se posicionará.

Grave situación la de La paz, Santos y su equipo salieron a decir lo que no es de interes, la izquierda aceleró su rabo entre las piernas y la derecha multiplicó el ataque, exigiendo que saquen de la Carta Constitucional, el acuerdo de paz de la Habana.

sadbadf
Colombia debe seguir dando la lucha contra el narcotráfico un problema excesivamente grande que existe en el país.

No hay duda que el Gobierno Nacional y los partidos que lo apoyan, tenían la razón frente a interpretar el pensamiento de los colombianos, donde la guerrilla tenía un pie en el narcotráfico y otro pie en el Congreso (política). Tanta generosidad del gobierno Santos, no la entendieron, no entregaron todas  las armas y una vez más se burlaron de los dirigentes que les dieron tantas gabelas.

Merece mención especial el gobierno de Venezuela que indudablemente está apoyando estos grupos guerrilleros, minoritarios pero no para despreciarlos.Urge mantener la acción de las fuerzas militares.

Indudablemente que se requiere un modelo de unión nacional alrededor de una Reforma Constitucional para corregir con sensatez, lo que quedó mal hecho.

Hay que reconocer que el Timochenko y muchos de los que están en la civilidad han salido a pronunciarse con  sindéresis y claridad, rechazando a los nuevos guerrilleros (entiéndase delincuentes – terroristas), eso está bien, ganan espacios en la democracia.

La institucionalidad del País no está en juego y el gobierno nacional en cabeza del Presidente Iván Duque, habló con claridad y firmeza sobre este hecho tan preocupante.

Colombia debe seguir dando la lucha contra el narcotráfico un problema excesivamente grande que existe en el país, con más de 49 años de antiguedad.

Al estilo del Caguán volvieron a quedar mal las Farc, en este caso un sector minúsculo pero importante y quien no sabía que el señor Iván Márquez, Santrich y el Paisa estaban desde hace rato por fuera de la JEP y en el narcotráfico. No lo quisieron ver algunos partidos de izquierda y mucho menos la presidente y los Magistrados de la JEP.

Los que sufren son los campesinos que padecerán en sus territorios, como amos y señores. a unos grupos delincuenciales, que no se les debe dar tratamiento político y sus hijos que forzosamente serán reclutados por estas disidencias de las FARC, que el gobierno no debe dejar consolidar.

Búsqueda personalizada

aerdhbadf

publicidad_banner

Cali Verde y Educada