Ciudad, plaza y parque

Por Benjamin Barne… el Sáb, 30/07/2022 - 5:55pm
Edicion
586

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle y especializaciones en la San Buenaventura. Ha sido docente en los Andes y en su Taller Internacional de Cartagena; en Cali en Univalle, la San Buenaventura y la Javeriana, en Armenia en La Gran Colombia, en el ISAD en Chihuahua, y continua siéndolo en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en El País desde 1998, y en Caliescribe.com desde 2011


wret
La plaza tiene como origen el ágora de la polis griega, en donde se congregaban sus ciudadanos

La plaza es inseparable de las ciudades occidentales, desde la misma aparición de estas hace varios miles de años, ya sea con diversas denominaciones, emplazamientos, formas y tamaños. Sólo mucho más tarde surgirían los parques en las ciudades, y en el Nuevo Mundo muchas plazas se transformaron en el siglo XIX en parques, especialmente en la actual Colombia; sin embargo, ya en la  tercera década del siglo XXI, al visitar sus ciudades se echa de menos el carácter urbano de sus antiguas plazas, y es tiempo de recuperarlas permitiendo apreciar de nuevo las varias construcciones que las rodean pero sin perder totalmente sus muy agradables y característicos parques.
La ciudad hispanoamericana suele tener como punto fundacional su Plaza Mayor, a partir de la cual se extendía en damero, y siguiendo dicho trazado ortogonal se prolonga a lado y lado en los cuatro sentidos, conformando manzanas de aproximadamente 80 ms de lado, más o menos cuadradas o rectangulares y no siempre en ángulo recto, como es el caso de las de Cali, con encaladas casas de uno o dos pisos, de bellas techumbres y patios, y solares al fondo con huertos caseros y vergeles; el conjunto de estos solares al centro de cada manzana constituía un espacio verde opuesto al espacio libre y de suelo duro de la totalidad de la manzana destinada a la plaza en el centro de la ciudad.
La plaza tiene como origen el ágora de la polis griega, en donde se congregaban sus ciudadanos; y en las ciudades hispanoamericana se cruzan por ellas las calles principales y eran totalmente libres y conformadas por las fachadas de las casas de las manzanas a su alrededor, en una de las cuales, mirando al occidente y a un costado, se emplazaba la iglesia principal, luego reemplazada en las ciudades más grandes por la catedral. En la plaza se realizaba el mercado semanal (aún en algunas como en la de Pinzón en Nariño) junto con el intercambio de noticias y habladurías; y en ellas se corrían toros y se llevaban a cabo celebraciones religiosas o militares o civiles.

qwe
El parque llega a Colombia con la Independencia cuando muchas plazas, a excepción de la de Villa de Leyva

El parque llega a Colombia con la Independencia cuando muchas plazas, a excepción de la de Villa de Leyva, se transformaron en parques por iniciativa de Antonio Nariño, imitando en la Plaza Mayor de Santafé de Bogotá lo hecho por los franceses después de su Revolución con los Árboles de la Libertad que reemplazaron las estatuas de los reyes en el centro de las plazas; y luego se sembraron en ellas por ser muy apropiados en los climas tropicales calientes y templados de muchos pueblos y ciudades. Y si bien hay recuperar las plazas toca hacerlo sin perder del todo sus actuales parques: serían plazas/parque tropicales como corresponde a una geografía cercana al ecuador.
Dichas plazas/parques se conformarían justo enfrente de las iglesias o catedrales que hay al extremo de uno de sus cuatro costados, eliminado toda la vegetación existente y poniendo un suelo duro, como se hizo en Zipaquirá y en Pasto hace varios años; y en las ciudades más grandes, como sería el caso de Cali, dejar sólo sus tradicionales palmeras y algunos árboles, trasplantando los que están al  frente de la Catedral, enterrar la calle aprovechando el desnivel, y poner suelo duro conservando los senderos actuales y la estatua de Caicedo. En Bogotá, a mediados del siglo XX se eliminó todo lo existente, salvo el monumento a Bolívar, y se recuperó totalmente la plaza.

Búsqueda personalizada

Caliescribe edición especial