La prosperidad general

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 29/10/2022 - 1:00am
Edicion
599

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

*PABLO A. BORRERO V.                          LUZ BETTY J. DE BORRERO

Aunque en el artículo 2 de la Constitución Política de Colombia se establece que uno de los fines esenciales del Estado Social de Derecho es promover la prosperidad general, la cual resulta cada vez más difícil de lograr, lo cierto es que la situación económica y social del país se agrava con el incremento desbordado de los precios de los productos, bienes y servicios que la población debe adquirir en los mercados de venta, lo cual se deriva a su vez del creciente aumento de la inflación interna y externa que ha hecho que en la mente de los colombianos se cree la sensación de que las cosas pueden empeorar, en tanto que las medidas del gobierno no son ni serán suficientes para impedir la recesión económica y mucho menos para garantizar la prosperidad general.

ljfx
De acuerdo con las estadísticas del DANE se prevé que la disparada de los precios al consumidor, continuarán subiendo para los próximos doce meses

De acuerdo con las estadísticas del DANE se prevé que la disparada de los precios al consumidor, continuarán subiendo para los próximos doce meses, lo que implica que el país puede caer en la estanflación o estancamiento de la economía que traerá consigo una agravación mayor de las condiciones económicas y sociales de los hogares cuya capacidad de compra se verá reducida a su mínima expresión, al tiempo que el costo de vida estaría por las nubes para aquel entonces.

De esta manera el ambiente de optimismo que reinaba hasta hace poco es ya cuestión del pasado, no solo en cabeza del común de los colombianos sino de un conjunto de empresarios y comerciantes que pensaron inicialmente que con la reactivación económica podrían superar la crisis que le dejó el COVID-19 al pueblo colombiano.

A lo anterior deben sumarse los efectos negativos que se producirán con el aumento del desempleo y la inseguridad, la especulación financiera, el contrabando de mercancías, la devaluación del peso frente al dólar y en general el empobrecimiento de la población urbana y rural del país.

Entre tanto algunas de las reformas que se preparan y se adelantan en el Congreso de la República (entre otras la reforma tributaria y agraria), no serán suficientes para detener el proceso de deterioro de la economía nacional, ni tampoco para devolverle la confianza a los colombianos de que en el corto, mediano y largo plazo se mejorará la situación económica y social pudiendo disfrutar de la tan anhelada sociedad del bienestar general.

Dicha concepción hace parte del acervo teórico de los ideólogos reformistas que consideran la posibilidad de transformar el capitalismo y ponerlo al servicio de la comunidad, a partir de la implementación de una serie de políticas públicas, dirigidas a distribuir la riqueza que se crea con el trabajo de millones de hombres y mujeres en favor de las clases y sectores sociales y de aquellos mas vulnerables de la sociedad. Así mismo, se argumenta que igualmente es posible democratizar la propiedad y la administración de las empresas, ocultándose en este caso el carácter de clase del Estado que según se dice expresa por igual los intereses de todos en donde además reina la paz, se garantiza la efectividad de los derechos y deberes de los ciudadanos y se facilita su participación democrática en todos aquellos asuntos que los afectan directa o indirectamente en sus intereses individuales y sociales.

Esta concepción ideológica genera la ilusión de que el Estado capitalista es capaz de superar las crisis económicas y financieras, acabar con la anarquía en la producción y garantizar el empleo estable y duradero asegurando de esta manera el bienestar general de todos los ciudadanos.

gduf
Esta concepción ideológica genera la ilusión de que el Estado capitalista es capaz de superar las crisis económicas y financieras

Así las cosas, sus defensores han tratado en vano de demostrar que las clases dirigentes (gobernantes) que defienden su Estado, están dispuestas a liquidar la pobreza y la desigualdad económica y social; circunstancia esta que de lograrse parcialmente y por un tiempo determinado como sucede en algunos países desarrollados, no modifica la esencia misma del capitalismo que utiliza la fuerza del Estado en alianza con los monopolios para diseñar toda clase de planes y programas relacionados con la vivienda, la salud, educación, servicios públicos, entrega de subsidios a las familias más pobres que terminan dependiendo económica y políticamente de los grandes monopolios y de los gobiernos, creándose la apariencia de estar cumpliendo con los fines y principios del Estado del Bienestar General.

No obstante la demagogia social relacionada con los programas del Estado, el capitalismo a nivel global y en particular en Colombia no está en condiciones de solucionar los problemas que afronta la sociedad ni de acabar con la pobreza, la discriminación y la desigualdad social en cuestiones relativas a la educación, la salud, la vivienda, la seguridad, la sostenibilidad alimentaria, el trabajo, etc., y menos aún de garantizar la prosperidad general de todos a pesar de las reformas para palear las dificultades que se presentan y poder así apaciguar los ánimos de las clases y grupos sociales que demandan de verdaderos cambios democráticos y revolucionarios y no de cambios para que todo siga igual o peor.

 

VEEDURIA CIUDADANA POR LA DEMOCRACIA Y LA CONVIVENCIA SOCIAL

 

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social 

Búsqueda personalizada

Caliescribe edición especial