Siempre la sociedad va adelante: Chilenos, con el caso de Colombia

Por Redaccion el Sáb, 29/05/2021 - 4:23pm
Edicion
527

*Redacción 

Chile estallido social del 2019
Chile estallido social del 2019

Lo que Colombia está viviendo hoy es algo similar a lo que pasó en Chile con el estallido social del 2019, tanto en términos de la protesta violenta,  más allá de la movilización social, hay muchas similitudes. En Chile un poco más de 1 mes y medio y pactaron solución en el tema constitucional y en Colombia, a pesar que requiere actos legislativos reformatorios del contrato social, en temas como la política y lo electoral, así como la justicia, los organizadores del Comité Nacional de Paro, la mayoría de izquierda,  no lo piden porque son coautores de la actual carta magna. El conflicto en Colombia está lejos de apagarse, Cali es el foco con una movilización pacífica, que ha sido desbordada por más 1 mes por el narcotráfico, la guerrilla y fuerzas oscuras.

El ciudadano en Cali no encuentra que el Presidente de la Republica lidere la restauración del orden público y el alcalde no ha dejado que actué debidamente la Policia y la fuerza publica, con ingredientes de pruebas de violación de ls derechos humanos de las partes.

La  protesta nacional sigue avanzando, hemos convocado a 2 dirigentes académicos  de Chile, para que desde el caso de su país, pudiéramos visualizar no el fin de este paro, el del conflicto económico – social y político, que es lo de fondo. 

Nuestro director, Ramiro Varela M , dialoga con Juan Luis Carter (JLC) y Fernando Kraus, el académico Carter profesor de formación, con maestría en estudios psicológicos y un doctorado en motricidad humana, con desarrollos profesionales en las universidades de la Frontera y en  Los Lagos ; fue presidente de la Asociación de Académicos hasta vicerrector académico y vicerrector de sede por ocho años. Y el profesor universitario Krauss, ingeniero civil en Geografía de la Universidad de Santiago de Chile, con maestría en Ciencias Políticas en la Universidad Católica , se ha  desempeñado en el mundo privado, en todo lo que tiene que ver con la evaluación ambiental de proyectos y en el gobierno, análisis de la gestión y temas legislativos. Soy fundador del Instituto Igualdad, ligado al Partido Socialista de Chile. Trabajo en la Universidad de Santiago de Chile en 12 áreas, un área ligado al agua potable rural y al mundo cooperativo. Y otro es un esfuerzo que estamos haciendo por crear un centro de estudios prospectivo, que se llama Centro de Estudios del Futuro, en  redes de reflexión latinoamericana y de análisis de los escenarios futuros en la universidad. 

Entrevista

RVM. Quisiera de pronto en el tema social, pasemos a lo que debería la nueva Asamblea Constituyente, de proyectar desde el punto de vista social, además de lo que ustedes han dicho ampliamente en salud, se podría hacer en Chile como una conveniencia y como un legado para Colombia. 

JLC: Voy a referirme a Colombia, que lo conozco, he estado muchas veces ahí y hay una cosa que a mí me marca de disonancias, que se dan en los países. Uno tiende a pensar que todo está bien, no todo está mal, pero a veces hay tantas experiencias interesantes, a mí me tocó en Chile, yo dirijo y formé el Observatorio del Deporte, que finalmente terminó siendo el único que existe por ahora, que es como un centro de reflexión acerca de la actividad física y el deporte y la UNESCO, justamente nos convoca a 15 observatorios a nivel mundial para ir a Colombia y conocer la experiencia en deporte en Colombia y cómo el deporte ha logrado catalizar mucha de la violencia que había. 

Juan Luis

Me tocó Medellín y que es la única ciudad que puede demostrar aparte de las canadienses, por supuesto, que demuestran que trabajan muy bien ese tema. Trabaja en base a indicadores y tiene un proyecto en la Alcaldía de Medellín que por 16 años se ha sostenido a pesar de que han cambiado los colores políticos del proyecto, se ha hecho sustentable en el tiempo y uno mira un ejercicio en un gobierno local, y yo digo, cómo me gustaría que Chile pudiese tener eso. Pero ocurre producto de una reacción de algo, que es más potente, como la violencia y el narcotráfico y otras cosas y eso demuestra que las sociedades finalmente, si bien a veces ven por un ojo, siempre están viendo, son más lentas o más rápidas en los procesos, pero quien agiliza los procesos son estos movimientos sociales. 

Yo tenía 13 años en el año 63, veníamos en un país que era muy restrictivo, cerrado, yo vivía en el campo y me di cuenta que no sentimos el impacto, solo que cambió la tierra de dueño, pero como nosotros no teníamos tierra, finalmente cambió. Era más o menos lo mismo, no cambió nada. Pero luego nos empezamos a dar cuenta que había más restricción, más restricción, más restricción y eso fue lo que yo creo que a uno lo marca como la generación que de alguna manera lo que más quiere es abrirse al mundo. Y creo que los inmigrantes, o sea ese fenómeno, es un tema que la Presidenta Bachelet yo creo que propició de una manera no sé si estratégica, pero produce el gran cambio, o sea, mete el dedo en la llaga, nos pone frente a frente con nosotros mismos, la incorporación de nuevas cultura, ya no solo de que nosotros le vamos enseñar cómo es nuestro país.

En el deporte se ve como hoy día vamos a un espacio donde juegan béisbol y no hay ningún chileno, pero está todo Centroamérica representado, República Dominicana, Puerto Rico, incluso Japón, yo los días domingo iba a  Santiago a ver eso, era la fiesta de Centroamérica, la música, era todo y ahora y hay equipos chilenos jugando, bailando lo mismo que están haciendo lo que están haciendo los beisbolistas, vestidos igual;  entonces es cierto que hay cosas que han ocurrido en Chile que tienen que abrirse al mundo. 

Si hay algo bueno que a lo mejor nos puede haber dejado este modelo abierto sin barrera, que ni en educación puso barreras, abrió todo y nos permitió que la gente pudiera entrar, hemos aprendido rápido porque hemos experimentado y yo siento que hoy día ya los experimentos tienen un propósito y sabemos para qué nos pueden servir. 

Así es que yo creo que si tú me dices qué es lo que Chile podría de alguna manera aportar a lo que está haciendo Colombia, yo creo que nos han transferido, siempre miro a Argentina y somos tan diferentes que los argentinos estamos al ladito, pero cuando miro la historia argentina que se constituye a través de inmigrantes de los puertos y es la única parte de Suramérica donde se construyen los puertos. Y la gente sale a defender a los empleadores cuando el Estado argentino quiere intervenir, porque ya los inmigrantes habían conformado su estructura, los puertos en su propia lógica y se instalaron en los puertos y se adueñaron los inmigrantes, porque era gente de puerto gente que venía de Europa y el gobierno quiere intervenir y cobrarle a los empresarios y los trabajadores defienden a los empresarios y no al gobierno en ese momento. De ahí de la fuerza de los sindicatos de Argentina, su lógica y ese tema que tiene también federal cierto. 

Chile es todo lo contrario, un grupo de familia cerrado donde uno de los hijos cierto de la familia pertenecía a la iglesia, el otro a la política, el otro estaba en el ejército, en la Fuerza Armada y tomaban los grandes poderes, se transformaban en grupo económico. Para mí el desafío, ¿Es qué vamos a hacer con esos grupos económicos, antes que ellos se pregunten qué vamos a hacer nosotros con Chile? Yo creo que es un desafío.

FK: Las instituciones reflejan los cambios sociales y que siempre la sociedad va adelante. La nueva Constitución en Chile es el reflejo de un país que cambió mucho, una sociedad más democrática, más diversa desde el punto de vista cultural, con migración sostenida por años ,  lo que fue el exilio político y económico que se ha reintegrado en la sociedad chilena y que ha ido haciendo con el tiempo una sociedad más plural, porque muchos chilenos han podido viajar al extranjero y conocer otras realidades y por la misma interconexión del modelo abierto en términos económicos que se generó, entonces la sociedad chilena hoy día se abrió al mundo y tiene una mirada del mundo muy distinta, menos autoritaria, menos sesgada, con una pluralidad cultural.

Es una sociedad que también se ha vuelto más igualitaria en las relaciones entre las personas, un clasismo muy fuerte, digamos en las relaciones, un racismo también que existía y todas esas cosas las nuevas generaciones la están echando por tierra, están rompiendo una discriminación hacia las diferentes condiciones u opciones sexuales. Es eminentemente urbana, más del 90% de la población y está restableciendo la manera en que se relacionan los seres humanos, llevándola a niveles más horizontales, más respetuosa, más de consideraciones de las otras personas. Culturalmente es una sociedad muy distinta que va a requerir de mucho diálogo, conversación y de mucho respeto.

Estamos como en una especie de catarsis,  va a tener que la sociedad chilena aprender a conversar con ella misma, con los habitantes, los diferentes lugares. Eso es una característica que me parece a mí que produce un cambio respecto a la sociedad anterior, que era mucho más enclaustrada. Y una segunda cuestión, con este cambio horizontal al mismo tiempo, es que ha habido una revalidación de los territorios y eso quizá pudiese ser interesante para lo que ocurre en Colombia. Me refiero a que las organizaciones de los territorios se han validado como defensoras de su espacio. Las personas ya no quieren tributar a un proyecto nacional y sacrificarse para un proyecto nacional sino que se ven ellos en sus lugares donde están y quieren defender su territorio, quieren defender su aire, su agua, su naturaleza, su tiempo y por lo tanto los intereses que antes en función de una lógica productiva, económica, nacional llegaban y se instalaban hoy día eso no es tan así, no va a ser tan fácil de hacer, se va a revalidar el valor de los valles, de la localidad y también el valor de las regiones, de pensarse a sí misma y poder tener un camino para sí mismo. 

Esos son dos de los fenómenos que a mi juicio están ocurriendo, que son interesantes y que hacen que realmente para los que ya hemos vivido algunos años, notamos que hay un cambio importante en el orden de las cosas.

Ramiro Varela

RVM . Finalmente, Fernando, esa reflexión para Colombia y el legado para Colombia, que lo intuyó Juan Luis, ¿cómo lo ves tú?

FK.: Toda las crisis ofrecen una oportunidad, eso es un slogan, pero vale la pena repetirlo. Colombia está en una situación de crisis, es distinta a la chilena, tengo la impresión y esto es una reflexión, un poco de la realidad colombiana, de lo complejo que ha sido, el tema de la violencia, que recién están saliendo de un proceso muy difícil de paz, tengo la impresión de que la sociedad colombiana está empezando a eso que decía Juan Luis, de experimentar de manera más abierta y a mirarse cara a cara y a confrontarse, obviamente con otro fenómeno mucho más complejo que dificultan poder llegar a un acuerdo. Pero yo diría solamente dos cosas:

Hay que perseverar siempre con la presencia del Estado en la mayor parte de lugares, esto es una diferencia fundamental con otros países de América Latina que tiene Chile, Chile siempre perseveró y tiene presencia del Estado en todo su territorio y que eso no sea visto como que en algún momento va a lograr ser, eso muy importante en la mirada estratégica a futuro. 

Fernando

Y lo segundo, que me parece que el diálogo tiene que ser una cuestión permanente, en Chile a pesar de que nos decimos muchas cosas y que hay fenómenos de violencia también, a pesar de la violencia, el diálogo, el sentarse a conversar hasta tratar de resolver las cosas, es algo que está como en la cultura política chilena, no para retirarse y no hablar nunca más. Eso siempre tiene que estar, quien gobierna, quien tiene algún tipo de responsabilidad, aunque nos digamos la cosa más terribles, aunque no expresa voluntad, siempre hay que volver a sentarse a tratar de conversar para llegar a acuerdos, creo que eso es algo que yo transmitiría. Ya estoy empezando a leer para estudiar más sobre la realidad colombiana, pero creo que el diálogo es importante, el diálogo abierto, democrático en todos los espacios. Voy a dar un puro ejemplo. 

Protestas en Cali

Ustedes saben que nosotros tenemos un conflicto que viene desde la Conquista en la Araucanía o de la no conquista, porque fueron pueblos que no fueron conquistados por el español y a pesar de los choques de violencia que hay ahí y todo existen espacios de interlocución y de diálogo permanente. Eso tiene que afincarse y no dejarse nunca. 

Caliescribe edición especial