Solo la verdad os hara libres

Por Nicolas Ramos Gómez el Sáb, 29/05/2021 - 3:12pm
Edición
527
Sección

Nicolás Ramos G

Ingeniero Civil , ex gerente de Emcali y ex Presidente de la SMP


La  policia sacada Camara de Representantes
La  policía sacada Cámara de Representantes

Queda uno asombrado después de escuchar en la Cámara de Representantes a los apologistas y partidarios de la destrucción del transporte público, almacenes, bancos, cajeros automáticos, semáforos, cámaras de vigilancia, puestos de policía, bloqueo de calles y carreteras, de herir a más de mil policías y quemar a otros con bombas Molotov, afirmar, con la mayor desfachatez, que la fuerza pública estaba aniquilando con disparos de fusil a la juventud que protestaba por la falta de oportunidades. Esos apátridas, que esperan pescar en río revuelto, no quieren ver la multitudinaria y pacífica marcha de protesta contra el vandalismo en Santiago de Cali. 

Es decir, la contradicción de la contradicción, destruir primero lo que genera trabajo y los recursos para crear nuevas empresas o fuentes de trabajo y luego vociferar, porque eso fue lo que vi y oí, que se está masacrando a la juventud, en donde muchos creen que otros tienen la culpa de lo que ellos no hacen.

La  policia sacada Camara de Representantes
La  policía sacada Cámara de Representantes

Cicerón, 200 años antes de Cristo, dijo que no se podía tener el hijo que no se pudiera mantener y educar. Aquí los “machos” embarazan a la mujer y luego la abandonan con el hijo. Hay trabajadores hasta con cinco embargos por alimentos de madres diferentes y otros desaparecen para eludir su responsabilidad. ¿Quién educa esos hijos cuando la madre trabaja para medio sostenerlos?

Las grandes empresas del país nacieron algunas en el patio de la casa y otras como pequeños talleres y trapiches. Está muy claro que, sin capital, visión y trabajo creador y esfuerzo de largo plazo, no se crean las empresas que generan empleo. 

 

La  policia sacada Camara de Representantes
La  policía sacada Cámara de Representantes

Pese a los vociferantes discursos llenos de falsedad, reiteramos que solo con esfuerzo creador y la formación de capital se genera desarrollo. Al terminar la Segunda Guerra Mundial el peso colombiano estaba a la par del dólar, hoy la diferencia es del orden de 3.700 pesos. Los países europeos se reconstruyeron y hoy están a la cabeza del mundo. Nosotros, a quienes supuestamente solo nos hundieron una goleta cargada de cocos en el Caribe y por ello le declaramos la guerra a Alemania, seguimos en el subdesarrollo y destruyendo capital para incrementar la pobreza. 

¿Por qué tanta diferencia entre esos países y nosotros?, porque nosotros culpamos a otros por lo que no hacemos, mientras los otros trabajan y construyen con tesón. Así, con la verborrea mentirosa de los defensores de los violadores de la Constitución y los derechos de los ciudadanos y la apología del vandalismo, seguiremos en la pobreza y el subdesarrollo esperando que del cielo llueva el “maná”. Igual piden para que los bandidos de todos los pelambres, sin policía que los estorbe, construyan la arcadia feliz que sería solo un dolido país ante tanto desmán y desorden. No podemos seguir, como la cigarra de la fábula, cantando alegremente mientras se destruye a Colombia, nuestra Patria. 

Caliescribe edición especial