Agua y el cambio climático

Por Nicolas Ramos Gómez el Lun, 29/03/2021 - 10:26am
Edicion
518

Torrenciales lluvias

Nicolás Ramos G

Ingeniero Civil , ex gerente de Emcali y ex Presidente de la SMP


GUIJOKPL
Si el Plan del Agua estudiado en 1990 se hubiere ejecutado, las inundaciones ocurridas en este invierno y en los que vendrán por causa del calentamiento global

Lo ocurrido con las torrenciales lluvias de los últimos días ha sido anunciado por quienes estudian los efectos en el clima a causa del calentamiento global. Para la región es más grave aún por la desaparición de la original CVC, la agencia creada con visión de futuro para el desarrollo integral de la cuenca alta del Río Cauca, cuyo objeto social cambió, con todos los recursos, con la creación de entes, cuya inutilidad ha sido plenamente demostrada, como son el Ministerio del Medio Ambiente y las corporaciones autónomas regionales, léase burocráticas.

Si el Plan del Agua estudiado en 1990 se hubiere ejecutado, las inundaciones ocurridas en este invierno y en los que vendrán por causa del calentamiento global se habrían evitado casi totalmente. Es igual de preocupante que sigan campantes la minería ilegal en los Farallones de Cali, la tala del bosque y la invasión de muchos terrenos forestados en las cuencas hidrográficas. 

UYIJKO
Reiteramos lo comentado en otras ocasiones, de la urgencia que tiene la región y la ciudad de recuperar su liderazgo

Lo próximo, lo pronostican los expertos, serán periodos de sequía, previstos en dicho Plan y para lo cual la región y sus ciudades no se han preparado. EMCALI, por improvisación y facilismo piensa bombear agua del fondo del lecho del Río Cauca, que en su operación será bastante anti-económica cuando hay estudios desde 1990 para regular el Río Cali, que permiten proveer de agua, sin bombeo, a las zonas altas de la ciudad y poder embellecer su cauce en la ciudad.   

Reiteramos lo comentado en otras ocasiones, de la urgencia que tiene la región y la ciudad de recuperar su liderazgo y ante todo acometer pronto obras vitales para el futuro como es el Plan del Agua - 1990.

Todo para concluir que, si la ciudad y la región no tienen oficinas de planeación autónomas y permanentes, seguiremos de tumbo en tumbo y antes que resolver los problemas, se crean nuevos o se agrandan los existentes.

En otras palabras, es urgente no seguir improvisando cada cuatro años con proyectos mal estudiados por el afán en presentarlos y por ello peor presupuestados. O como bien diría Esopo; seguimos cantando como la cigarra. 

Caliescribe edición especial