Visión del futuro del capitalismo global - ll PARTE

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 28/11/2020 - 3:12am
Edicion
501

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

ew
Inicialmente el capitalismo caracterizado por la libre competencia conduce paulatinamente a un gran desarrollo de las fuerzas productivas

El sistema capitalista se fundamenta desde del punto de vista de su estructura en un tipo de relaciones económico-materiales, basado en la propiedad privada sobre los medios de producción y de la explotación del trabajo asalariado formalizado o no, que realizan millones de personas (hombres y mujeres, niños y ancianos) de todo el mundo capitalista globalizado, los cuales se constituyen en la fuente principal del enriquecimiento que se produce en el proceso de la producción de toda clase de productos, bienes y servicios, generándose con ello una serie de contradicciones imposibles de resolver entre el carácter social de la producción y la forma privada de su apropiación, que conllevan a una serie de enfrentamientos entre las diversas clases y grupos sociales en que se encuentra dividida la sociedad capitalista.

Inicialmente el capitalismo caracterizado por la libre competencia conduce paulatinamente a un gran desarrollo de las fuerzas productivas, al perfeccionamiento de la técnica y a la concentración y socialización de la producción que conlleva a la formación de grandes monopolios comerciales, industriales, de transporte, bancarios, que posteriormente se fusionan entre sí para dar origen al gran capital financiero y a la oligarquía financiera nacional e internacional.

Dichos conglomerados a diferencia del capitalismo de la libre competencia y de la exportación de mercancías se convierte en un exportador de capital, a partir de lo cual aquellos menos desarrollados pasan a ser sometidos bajo la dependencia del gran capital, produciéndose una gran dependencia con respecto a los países menos desarrollados industrialmente.

En la medida en que los monopolios intervienen cada vez mas en la economía de la sociedad a través del Estado, surge el capitalismo monopolista de Estado con la fusión del gran capital financiero con el aparato estatal, lo cual se produce bajo diferentes modalidades en que aparecen unidas la propiedad estatal con la actividad empresarial privada para el desarrollo de ciertas políticas y programas de carácter económico, financiero, social, cultural, ambiental, etc.

Entretanto el carácter esencial de la producción en el sistema del capitalismo global trae consigo la aparición de una serie de organizaciones económicas internacionales como el  Fondo Monetario Internacional –FMI-; el Banco Mundial, la OMC y la OCDE, las cuales adoptan diferentes posiciones en materia de política económica que buscan evitar los conflictos que se presentan entre los Estados y los monopolios privados, casi siempre relacionados con la apropiación de los mercados, el dumping, la imposición de aranceles, etc., que en muchos casos ponen en riesgo los procesos de integración del mundo capitalista globalizado, como sucede en la actualidad entre los partidarios del multilateralismo y los que abogan por el unilateralismo o, entre quienes defienden las posiciones del proteccionismo o de la liberalización absoluta de los mercados y del comercio internacional.

El hecho real es que el capitalismo no está exento de las crisis recurrentes de carácter monetario, financiero, hipotecario, energético, etc., que afectan la vida de la sociedad, todo lo cual se refleja en el bajo crecimiento y desarrollo de la economía, el desempleo crónico, la inflación, el aumento de la desigualdad social y la pobreza que conducen al surgimiento de  nuevas contradicciones y conflictos sociales entre el capital y el trabajo, el desarrollo progresivo de las fuerzas productivas y las viejas relaciones económicas que impiden el avance y ascenso de la sociedad a otros niveles y estadios de progreso y bienestar social; circunstancia esta que estimula la lucha política y la ampliación de la intervención del Estado en la vida económica y social, no obstante las limitaciones que imponen las relaciones económicas basadas en la propiedad privada, que han hecho posible la concentración de la riqueza en poder de los súper monopolios que en general determinan el curso y la orientación  económica y política de los asuntos de la sociedad y del Estado.

En todo esto juega un papel importante la ideología en tiempos de la globalización cuya finalidad es servir de sustento ideológico y político al régimen y justificar la dominación de los monopolios, la explotación económica del trabajo, las guerras comerciales, el incremento del militarismo, etc.

De esta manera se busca desviar todas aquellas concepciones en materia de economía política y de política económica que critican las vías del desarrollo capitalista a nivel global referidas a las viejas recetas del Keynesianismo y neo-Keynesianismo del capitalismo regulado o de las corrientes clásica o neo-clásica de la libre competencia y del mercado como factor determinante esta última de la asignación de los recursos y de los precios por cuenta del mercado. En medio de la controversia ideológica y política entre estas dos tendencias hay quienes adoptan una posición intermedia, lo que implica compromisos y acuerdos a partir de los cuales el Estado debe actuar dentro de ciertos parámetros en materia económica y financiera en lo que corresponde a los recursos del presupuesto, amén de todas las medidas necesarias encaminadas a evitar la crisis o a superarla.

En medio de la crisis general del capitalismo, los neoliberales se han visto forzados a reconocer los defectos y contradicciones del sistema e incluso proponer la supresión de los monopolios o poner en marcha un régimen regulatorio con el fin de que el Estado garantice la protección de la propiedad privada.

Con todo y la aplicación de dichas medidas, lo cierto es que cada vez se fortalecen los monopolios que trascienden las fronteras de los países que compiten entre sí en un mundo en donde el capitalismo entró en una fase de declive y deterioro, que conduce a que sus fuerzas económicas y políticas no puedan mantener incólume su dominación y como consecuencia de las crisis recurrentes se produzca una agravación de todas las contradicciones y conflictos sociales, que empujan a las clases oprimidas, discriminadas y excluidas del poder a materializar en acciones independientes la necesidad de realizar los cambios que demanda la construcción de una sociedad más justa, equitativa e igualitaria.

Lo anterior no significa en modo alguno que los cambios dependen simplemente de la voluntad de las fuerzas políticas y de sus dirigentes, en tanto deben existir las condiciones objetivas y concretas para convertirlas en realidad, lo que implica ejecutar rigurosamente las tareas convenientes con las masas populares para desarrollar la lucha por su cumplimiento. De ahí que si se carece de la claridad ideológica y política y se escogen equivocadamente las vías para el cambio es probable que dichas condiciones no se manifiesten, generándose un grave daño al proceso mismo de la transformación social.

Por otra parte, los cambios en este caso obedecen a un proceso de transición en donde se impone la necesidad de fortalecer el poder del Estado en manos de las fuerzas democráticas con el fin de afrontar la lucha política que se desata entre los partidarios del cambio y quienes se oponen al mismo.

ewfger
los cambios en este caso obedecen a un proceso de transición en donde se impone la necesidad de fortalecer el poder del Estado

El proceso de transición del capitalismo conlleva a que el Estado y en general el sistema político no continúe siendo un instrumento de violencia contra el pueblo, en tanto que debe cumplir con una nueva función consistente en sustituir las viejas relaciones económicas basadas en la propiedad privada capitalista por un nuevo tipo de relaciones económicas fundamentadas en la propiedad social, la cual no debe identificarse con la propiedad estatal, al tiempo que se debe proteger y garantizar la propiedad personal derivada del trabajo individual y social. Así mismo es menester que se planifique el crecimiento y desarrollo de la economía atendiendo los intereses y necesidades de la comunidad, además de enfrentar la anarquía y la competencia que se generan en el mercado, al paso que la distribución del ingreso debe hacerse de acuerdo con la cantidad y calidad del trabajo.

Igualmente es indispensable liquidar los antagonismos sociales y de toda índole entre las clases, grupos sociales, pueblos y naciones, fortaleciendo los lazos de amistad, solidaridad, cooperación e integración.

Igualmente es necesario liderar los procesos educativos, del conocimiento científico y de las nuevas tecnologías, a partir de las cuales sea posible invertir en las transformaciones económicas, políticas, sociales, culturales, ambientales, etc., que garanticen su sostenibilidad en el tiempo y sirvan de ejemplo para las nuevas generaciones.

La construcción de una nueva sociedad a partir de la transición del capitalismo no debe considerarse como una mera posibilidad o simple utopía. Un signo contundente en el marco de la sociedad globalizada lo constituye la necesidad de lograr la paz que es un bien social que le permite a la humanidad la búsqueda de nuevos horizontes; la erradicación de las causas de las enfermedades para proteger la vida de los seres humanos; la posibilidad real de enfrentar los cambios climáticos  hasta la incursión en el espacio sideral para conquistar nuevos lugares en el universo y la erradicación de la pobreza y la desigualdad social.

La profunda comprensión y confianza que debe existir entre los seres humanos materializada en la colaboración y la ayuda mutua, constituye la llave mágica del presente y el futuro de la humanidad aunque nunca se puedan eliminar las contradicciones y los problemas derivados del entrecruzamiento de nuestras ideas, sentimientos, emociones, deseos, que nos unen pero que también nos separan y en la mayoría de los casos nos congregan para superar las dificultades y problemas que conlleva al declive del régimen capitalista globalizado que no ofrece ninguna esperanza para la humanidad.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial