Curva del coronavirus saltará como crispetas

Por Ricardo Téllez… el Sáb, 28/03/2020 - 7:31pm
Edicion
466

Ricardo Téllez Bautista

Abogado Administrativista Unilibre, Especialista en Administración Pública Univalle


sdvdfb
Cada grano representa al potencial ciudadano portador del virus; el tiempo del recipiente al fuego es el aislamiento decretado por el gobierno

Para explicarle a mi mamá la tan temida y esperada “curva epidemiológica” del Coronavirus, se me ocurrió compararla con el comportamiento del maíz pira dentro de la crispetera: agregamos tres puñados en el recipiente al fuego y nos quedamos observando. Menos de un minuto después de que pareciera que nada extraño ha ocurrido se inicia la cadena de explosión (!!) y en tres minutos el recipiente estará desbordado de palomitas de maíz.

Cada grano representa al potencial ciudadano portador del virus; el tiempo del recipiente al fuego es el aislamiento decretado por el gobierno y la explosión en cadena es el momento en que gradualmente aparecerán los contaminados. Contrario a la analogía propuesta, cuantitativamente serán poquísimos los contagiados frente a los 48 millones de colombianos, aunque relativamente serán muchísimos porque cada uno tiene la capacidad de multiplicar el virus exponencialmente[1]. Esa explosión de crispeta representa la tan mencionada “curva epidemiológica del Coronavirus” que aparecerá dibujada en plena Semana Santa del 6 al 12 de abril próximo, cuando coincida con el tramo final de su incubación. 

Pero la mejor comprensión la tomo prestada del prestigioso médico deportólogo y catedrático caleño, César Augusto Arias, ofrecida en un programa de radio a colegas y audiencia:

  1. Jamás olvidar que el Coronavirus es el mismo que nació en China y que azota a Italia, España, Francia, Japón, Estados Unidos y ahora a Colombia, entre 186 países del mundo. Por tanto, su comportamiento o crecimiento exponencial será igual, pues el bicho no diferencia razas, credos, economías o geografías.  
  2. La bioestadística proyecta que a partir de Semana Santa se mostrará la dimensión de su contagio inicial, y al 20 de abril otra tanda contaminada que correspondería a la desobediencia colectiva del día 24 de marzo, cuando la población salió a tirar a las calles el esfuerzo del primer aislamiento ordenado por el Presidente Iván Duque entre la noche del viernes 20 y la madrugada del martes 24.
  3. Los 19 días de aislamiento en cada casa ordenado entre el 24 de marzo y el 13 de abril son necesarios, porque, además de impedir el riesgo de contagiar o ser contagiados, permitirán desarrollar cualquiera de estos cuadros:
  • Si estás contagiado serás descubierto, recibirás atención médica y no morirás (hay altísimo porcentaje que así sea)
  • Si estás contagiado sin síntomas, hasta serás descubierto, atendido y podrás contar el cuento. En ocasiones ni cuenta te habrás dado.
  • Si no estás contagiado podrás permanecer igual y saldrás del aislamiento si es que el virus ha sido erradicado, condición que anunciará el Gobierno.

El médico Arias explica que, con base en la bioestadística del Coronavirus para Colombia, hay cuatro comportamientos con los siguientes probables resultados al 20 de abril de 2020:

  1. De seguir correctamente las orientaciones del Gobierno: tendríamos 49.000 infectados.
  2. De no hacer lo correcto y el gobierno tener que tomar decisiones muy drásticas de control: tendríamos 272.000 infectados.
  3. Hacer mal las cosas: tendríamos 683.000 infectados, y
  4. Hacer peor las cosas: tendríamos 1.380.000 infectados.

El médico no se refirió al número de víctimas.

sdbdf
Antes del 20 de abril el país habrá confirmado una aceleración en la “curva epidemiológica” provocada por la desobediencia del martes 24

Si comparamos lo que hace nuestro Gobierno con las decisiones de los españoles, italianos, franceses, japoneses y ahora los estadounidenses, es mejor que copiemos a los chinos y surcoreanos. A esta fecha en el mundo se registran 530.000 casos y 24.000 muertos. Colombia registra 540 contagiados y cinco fallecimientos.

El 13 de abril cuando finalice el primer aislamiento obligatorio, seguramente se decretará extender la medida. Así le acaba de ocurrir a nuestra Madre Patria cuyo asilamiento terminaría el 29 de marzo, pero se ha prorrogado hasta el 15 de abril.

Antes del 20 de abril el país habrá confirmado una aceleración en la “curva epidemiológica” provocada por la desobediencia del martes 24. Entonces podrá calificar el impacto de las medidas sanitarias adoptadas. De cómo venga la curva dependerá el futuro de nuestra querida Colombia a corto, mediano y largo plazo.

Podemos estimar que la suerte está en un 90% en manos de la prevención ciudadana que sólo depende de la obediencia personal. El otro 10% es el esfuerzo médico y hospitalario del Estado. Si la población reconoce y respeta el grado de agresión que tiene el maldito virus invisible, lo podemos superar rápidamente. Hacer lo contrario es enlutar a centenares (miles) de familias que sepultarán sus seres queridos anticipadamente.

Lo grave es que, si la curva viene muy empinada, desbordará (como el maíz en la crispetera) la capacidad hospitalaria y clínica instalada de camas y respiradores que ahora tienen el Estado y el sector privado, y vendrán las escenas dantescas y la bonanza de las funerarias. Y preguntaremos ¿de quién es la culpa? No creo que sea del Gobierno.

[1] Ejemplo: Suponga que un cultivo de 100 bacterias se pone en una Caja de Petri (recipiente redondo, de vidrio, de uso en laboratorios biológicos) y el cultivo se duplica en tamaño cada hora. Calcule el número de bacterias que habrá después de 12 horas.

Respuesta:(t) = 100 · 2 t  Entonces: (12) = 100 · 2 12 = 409.600 bacterias – Es decir, en 12 horas el cultivo de las 100 bacterias se multiplicó por 4.096 veces (!). Ejemplo tomado de Wikipedia.

 

Búsqueda personalizada

aerdhbadf

publicidad_banner

Cali Verde y Educada