Santiago de Cali 483 años. Pasado, presente y futuro

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 27/07/2019 - 9:56pm
Edición
431

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

poplpl
La Cali concebida por el poeta Carranza como un “sueño atravesado por un río”

Repensar la historia de Cali implica contar con el conocimiento de todos aquellos hechos y acontecimientos emblemáticos de gran significación para propios y extraños, producto de los cambios en la sociedad particularmente en lo relacionado con su vida material que constituye la base de la interacción de todos los demás fenómenos y procesos que surgen con la actividad espiritual de sus habitantes en todas sus formas y manifestaciones tanto políticas, como sociales, culturales, artísticas, científicas, etc.

La Cali concebida por el poeta Carranza como un “sueño atravesado por un río” y por otros como un paso obligado de comerciantes que se dirigían de un punto cardinal del país, a otro, fue fundada según los cronistas e historiadores por la orden impartida por Sebastián de Belalcázar en el año de 1.536, situada inicialmente en la parte plana del río Cauca, en territorio habitado por las tribus de los Gorrones y que fuera denominado Valle del Lili, la cual era una zona cenagosa y proclive a las constantes inundaciones, circunstancia ésta que hizo que pocos años después el capitán Miguel López Muñoz la trasladara al sitio de Piedecuesta de la cordillera occidental cercana a la margen del río que lleva su nombre.

De acuerdo con algunos historiadores su nombre de Santiago de Cali se deriva de Santiago, el Apóstol y patrono de España y el de Cali, de los indígenas del lugar.

eyrhr
Así mismo en torno a la plaza central se encontraban la iglesia principal y las viviendas de los personajes pertenecientes a los estamentos y sectores más pudientes de la ciudad

La configuración inicial de la ciudad correspondía a un esquema urbanístico conformado por una plaza central o mayor, en donde se realizaban las actividades económicas y comerciales de abastecimiento y adquisición de productos, bienes y servicios derivados de la explotación agropecuaria y artesanal, alrededor de la cual se encontraba la sede del gobierno representado por el Alférez Real, el alguacil y el escribano, además del cabildo español (Concejo Municipal de aquel entonces), conformado por alcaldes (jueces municipales) y de un número de regentes (concejales), que reunía a los tres poderes de la ciudad, cabildo, gobierno y justicia, lo que le imprimía una gran fortaleza institucional al cabildo.

Así mismo en torno a la plaza central se encontraban la iglesia principal y las viviendas de los personajes pertenecientes a los estamentos y sectores más pudientes de la ciudad, en tanto que el grueso de la población integrada por labriegos, indígenas, negros, y gentes del común se hallaba en la periferia.

La construcción de la otrora ciudad de Cali, feudal y señorial basada en la existencia de un tipo de relaciones económicas de servidumbre y de dependencia personal del trabajo del indígena, el campesino, el esclavo negro por cuenta de los españoles, encomenderos, hacendados, comerciantes, constituyó sin lugar a dudas el punto de partida de una sociedad que inicialmente comenzó a crecer y desarrollarse con la explotación de la agricultura, la minería y el comercio, generando un mercado interno y posteriormente externo, acompasado con el saqueo de nuestras riquezas naturales (oro, plata) que se extraían en otras regiones del país. Este tipo de economía trajo consigo un gran desplazamiento de la población y expansión de las haciendas que se extendieron a aquellos terrenos ejidales dispuestos por la corona española para los pobres de la ciudad, lo que con el tiempo estimuló la conciencia de la gente por recuperar dichos terrenos con la lucha social, que en la actualidad hacen parte de los barrios que hoy existen en la ciudad.

arhnh
Es precisamente durante estos primeros decenios del siglo XX que se produce un proceso migratorio de campesinos provenientes de Antioquia, Caldas, Nariño y Cauca

Ahora bien, con la reestructuración de carácter político-administrativo realizada en 1910 mediante la cual Colombia se dividió en 13 departamentos, Cali pasó a ser la capital del departamento del Valle del Cauca, erigiéndose de alguna manera en el epicentro de la vida económica, política, social y religiosa de la región. En todo este proceso de crecimiento y desarrollo jugó un papel muy importante la construcción del puerto de Buenaventura y la carretera al mar que unía a Cali con dicho puerto, e igualmente el denominado ferrocarril del Pacífico a través del cual se intensificó el comercio interno e internacional con el café y posteriormente con la caña de azúcar, particularmente después del bloqueo impuesto a Cuba por los Estados Unidos a raíz del triunfo de la revolución cubana.

Es precisamente durante estos primeros decenios del siglo XX que se produce un proceso migratorio de campesinos provenientes de Antioquia, Caldas, Nariño y Cauca, que contribuyeron al desarrollo de la industria cafetera y de la intensificación del comercio y posteriormente de la expansión de los servicios derivados del proceso de la industrialización.

Con posterioridad a la gran crisis mundial del capitalismo en 1929 y 1930 que afectó la economía de la ciudad y limitó la inversión privada, se crearon nuevas condiciones que permitieron un repunte de la economía nacional y regional con la producción de  toda clase de bienes de consumo producto de la expansión industrial que entre los años de 1933 y 1940 condujo a la vinculación de varias empresas extranjeras como Croydon, Goodyear, Eternit y algunas nacionales como cementos del Valle, textiles El Cedro, etc., que impulsaron la afluencia de personas provenientes del campo, generándose con ello un gran crecimiento de la población urbana que influyó en la vida económica, política, social y cultural de la ciudad y de sus habitantes.

erhtn
No sobra agregar en esta breve síntesis sobre la historia de la ciudad, lo sucedido a partir de los años de 1948 y 1950 con la agudización de la violencia política en la ciudad

No sobra agregar en esta breve síntesis sobre la historia de la ciudad, lo sucedido a partir de los años de 1948 y 1950 con la agudización de la violencia política en la ciudad que trajo consigo la desaparición y muerte de un sinnúmero de caleños (entre liberales, comunistas y sin partido), que se oponían al gobierno autoritario y violento de la época y cuyos hechos tuvieron su expresión en Cali con la masacre de la casa liberal, el tren de la muerte y el asesinato indiscriminado de personas que se atrevían a transitar por las calles del centro de la ciudad después de las 6 PM.

Dos acontecimientos produjeron varios cambios en la ciudad, especialmente desde el punto de vista social y urbanístico como fueron la explosión del 7 de agosto de 1963 y la realización de los juegos panamericanos en el año 1971

Para la década de los años 80 la economía de la región y de la ciudad fue objeto de un gran impacto con la incursión del narcotráfico que permeó todos los espacios de la vida de la sociedad caleña con la complacencia de diversos sectores de la comunidad que contribuyeron abierta o soterradamente a la concentración de grandes capitales producto del tráfico de estupefacientes y del lavado de activos. Ya para los años 95 y 96 se advirtió una crisis económica en la ciudad cuyo principal componente fue el desempleo, producto del modelo económico neoliberal de la apertura económica establecido en la Constitución de 1991 con las privatizaciones de las empresas del Estado y la crisis financiera de algunas empresas que terminaron liquidándose y otras que se fueron de la ciudad en busca de nuevos mercados en medio de la competencia desatada por el capitalismo global.

edfhng
En la actualidad la ciudad de Cali atraviesa por una crisis institucional, de gobernabilidad y de credibilidad

En la actualidad la ciudad de Cali atraviesa por una crisis institucional, de gobernabilidad y de credibilidad, que data de dos décadas atrás la cual obedece en buena parte a la pérdida de capacidad de sus gobernantes y de las clases dirigentes que no han podido resolver de manera racional y adecuada los graves problemas que afronta la ciudad (en movilidad, seguridad, transporte, empleo, salud, educación, ambiental) sustituyendo su espíritu de pertenencia y de solidaridad con el pueblo caleño y vallecaucano por el afán desmedido de lucro que disfrazan de interés general para engañar a la gente, cuando no es que desde el poder del Estado implementan políticas públicas de estirpe asistencialista precedidas de una falsa solidaridad y humanismo que utilizan para construir su propia clientela política electoral y así lograr reproducirse en los cargos de representación popular y de alcalde de la ciudad, a los cuales tan solo pueden aspirar quienes disponen de ingentes cantidades de dinero para la compra de votos y la manipulación de la conciencias de los potenciales electores a través de las redes sociales y de algunos medios de comunicación que se prestan para tales propósitos y fines.

El futuro de Cali con todo el crecimiento y desarrollo económico, político, social, cultural, ambiental, no es un asunto que dependa de los deseos y de la buena voluntad de quienes efectivamente luchan por un cambio social, sino que debe resultar de la materialización de acciones concretas y de las posibilidades reales de transformación y construcción de una nueva sociedad mas justa, equitativa e igualitaria con la cual hemos soñado los caleños y vallecaucanos amantes de la paz, el progreso y el bienestar general para todos.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial