La lucha contra el covid-19

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 26/12/2020 - 10:44am
Edicion
505

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

La celebración de las fiestas navideñas termina esta vez con un  sabor agridulce en medio de la crisis económica y sanitaria que vive el país y el mundo en general como consecuencia de la expansión de la pandemia del coronavirus, lo cual constituye un hecho sin precedentes en la historia reciente de la humanidad.

El presidente Duque en reciente alocución a través de la televisión informó que llegó a un acuerdo con varias farmacéuticas para adquirir 40 millones de dosis para vacunar a 20 millones de colombianos, sobre la base de establecer un régimen riguroso de prioridades que tendrá en cuenta en primer lugar, a las personas que laboran en el sistema de salud y en segundo lugar, a los mayores de 70 años y así sucesivamente. Dicho régimen tan solo excluye a los menores de 12 años y a las mujeres embarazadas.

wwgrh
En este caso surge la inquietud derivada del hecho de que los ciudadanos no saben cual de las tres vacunas que estarían a disposición de las personas es la más conveniente

No obstante lo anterior y de acuerdo con un sondeo realizado por una encuestadora la gran mayoría de colombianos no están dispuestos a vacunarse, argumentando que con la aplicación de cualquiera de las vacunas existentes estarían corriendo un gran riesgo, ya que dichas vacunas fueron elaboradas sobre la marcha para contener la expansión del virus, lo que genera una gran incertidumbre y desconfianza particularmente en relación con los efectos colaterales que se puedan producir en contra de la salud de las personas que las reciban.

En este caso surge la inquietud derivada del hecho de que los ciudadanos no saben cual de las tres vacunas que estarían a disposición de las personas es la más conveniente y efectiva para lograr la inmunización contra el virus sin que además las personas puedan decidir con libertad el tipo de vacuna a aplicarse.

Por otra parte y hasta ahora no se sabe a ciencia cierta si las vacunas anunciadas comenzarán a aplicarse a partir de febrero, marzo o a fines del primer semestre del 2021, lo que produce cierta incertidumbre que linda con la incredulidad de las gentes que se encuentran padeciendo no solo los efectos de una enfermedad que cobra la vida de miles de personas y pone en riesgo la salud de otras tantas en el planeta, sino los efectos socio-económicos sobre la sociedad.

Por supuesto que la situación que vivimos los colombianos sobrepasó los límites de cualquier otra crisis en materia económica y sanitaria, obligando a unir todos los esfuerzos posibles para enfrentar con decisión esta situación que no tiene partido ni clase social y tan solo podrá superarse contando con el apoyo y la solidaridad de todos y de la mano del conocimiento científico avanzado como garantía indeclinable en la lucha contra esta pandemia y la posibilidad de introducir los cambios que se requieren en el sistema de salud para garantizar y proteger en el futuro inmediato la eventual presencia de nuevas pandemias como consecuencia de los cambios que vienen produciéndose en la naturaleza y por los seres humanos sobre la misma.

Desde la Veeduría que representamos solicitamos que el gobierno entregue las explicaciones suficientes que demandan los ciudadanos con el fin de aclarar las dudas y los interrogantes que suscita la aplicación de tales vacunas:

  • Sus características, efectos colaterales, tiempos de suministro de la misma, dosis aplicables y demás aspectos relacionados con su efectividad e inmunidad.
  • Y establecer la verdad objetiva y concreta sobre ellas, al margen de los intereses de las grandes farmacéuticas que compiten en la actualidad en el mundo de los negocios sobre las virtudes de las vacunas que ofrecen en el mercado.

Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Caliescribe edición especial