Realidad colombiana vista desde mundos paralelos

Por Carlos Cuervo el Sáb, 24/07/2021 - 3:04am
Edicion
535

Carlos Armando Cuervo Jiménez

Emprendedor y empresario con formación en Ingeniería Industrial


Los mundos paralelos en una ficción alegórica en donde se plasma una visualización desde la ficción de realidades contrarias a lo que percibimos.

weg
Y además reseño como el partidismo, que es el sometimiento al interior de un partido a los intereses particulares por encima de los generales

Y esta semana tuvimos el privilegio de verlo escenificado en el mismo recinto, el congreso de Colombia, por varios autores, dejando perplejo hasta al más objetivo de los colombianos. 

Cuando la mayoría imaginábamos que la oposición de Colombia manejaba unos intereses parecidos, vimos el patético episodio protagonizado por el senador Gustavo Bolivar de la Colombia Humana y la senadora Angélica Lozano del partido Verde. Este acontecimiento manifestó por qué aún está lejos la posibilidad de que representantes de los partidos alternativos gobiernen a Colombia.

Y además reseño como el partidismo, que es el sometimiento al interior de un partido a los intereses particulares por encima de los generales, sigue siendo norma. No importa si la tendencia ideológica es de izquierda o derecha.

La primera sorpresa fue conocer que la Colombia Humana votaba por el candidato conservador a la presidencia del senado. Asunto totalmente opuesto a sus postulados, todo por obtener el apoyo a la segunda vicepresidencia para el senador Gustavo Bolivar miembro de esta colectividad alternativa.

Desde el día 20 pasado hemos escuchado, leído y observado en medios visuales toda suerte de explicaciones y de justificaciones sin que ninguno de los dos bandos, Verdes y Colombia Humana, puedan demostrar su falta de capacidad negociadora para ganar una pequeña elección al interior del senado.

Petro y Bolivar fueron objeto de un engaño por parte de los partidos de gobierno y Lozano dejó en claro que ellos, los Verdes, jamás aceptaron votar por el líder conservador, pero cuando cada representante de las dos colectividades debió exhibir su habilidad negociadora para resolver el rechazo a Bolivar, se limitaron a actuar según su parecer sin consultar con sus socios de oposición.

Bajo esta actuación ¿Cómo sería un proceso de alianzas entre estas colectividades de cara a una elección presidencial?

Senador Petro cada paso suyo me reafirma porqué jamás votaré por usted, su narcisismo e infantilismo no le permiten asumir con seriedad liderar nuestro país. Usted no aglutina a los diferentes elementos de nuestra sociedad y más vale si los desune.

La otra realidad discrepante llegó por cuenta de nuestro presidente. Iván Duque Márquez manifestó mediante su discurso del 20 de julio un gran número de logros obtenidos por su gobierno. Pero basta observar el fracaso de la reconstrucción de Providencia, que llegará próximamente al primer año de la tragedia, para dudar de su discurso.

O la anarquía reinante en el país, en donde una mayoría silenciosa despertó y se manifestó para mostrarnos a la minoría que vivimos con dignidad, sus carencias además de la oscura realidad en la que viven privados de todo lo básico.

¿En cuál país vive usted presidente Duque?

wafeg
Siempre expresé que usted no sería un buen presidente, pero jamás imaginé hasta a donde nos llevaría su escaso liderazgo.

Porque ¿Quién con un poco de cordura sale a exponerse a perder los ojos o la vida, solo por jugar al anarquista?

¿Ya olvidó que el detonante de esta álgida situación fue su leonina reforma tributaria, impulsada por su alfil Carrasquilla?

¿Está usted en sus cabales? o es que la negación a todo este mal gobierno y al subsiguiente desastre administrativo, le permite dormir con tranquilidad. Puede ser que haya resultados genuinos entre los logros que manifestó en su discurso, pero en un nivel tan pobre frente a la realidad asfixiante que no permiten ver señales de progreso en la lucha contra la inequidad.

Siempre expresé que usted no sería un buen presidente, pero jamás imaginé hasta a donde nos llevaría su escaso liderazgo.

Gracias a esta mala gestión suya y del actual congreso probablemente un populista y resentido social será el futuro presidente de Colombia y la verdad me estremece imaginar semejante posibilidad.

Solo queda manifestar que esta cofradía de políticos colombianos viven en una existencia paralela a nuestra realidad.

¿O no?

Y así descubro que aún no llegamos al final de esta noche oscura ¡Qué barbaridad!

Caliescribe edición especial