En el Salsódromo hay que bailar hasta con la más fea

Por Redaccion el Sáb, 23/12/2017 - 2:20am
Edicion
348

Dos horas de gimnasio diarias, tres de baile y 24 de zozobra, vive Luisa Fernanda previo al Salsódromo de la versión número 60 de la Feria de Cali, donde se presentará por octavo año consecutivo.

“Este año el Salsódromo cumple 10 años y solo he faltado a dos: al primero, porque no supe cómo participar. Y al cuarto, porque estaba en embarazo de mi hija Nicole. Y aunque soy una de las veteranas en estas lides, cuando se va llegando la hora no puedo dormir pensando en cómo van a salir las cosas, cuántas personas van a faltar y cómo las vamos a reemplazar, que traspiés vamos a tener, etcétera, etcétera”.

Y no es para menos. Se han dado casos de parejas que han ensayado todo el año para este día y justo antes de salir el desfile, alguien se retira por una rabieta, por una enfermedad o por un accidente. Hasta en los ensayos, como el que tuvieron la noche del pasado 21 de diciembre en la autopista sur entre carreras 56 y 66, se ven imprevistos. Tacones, cambrillones, hebillas y correas salieron para el talabartero y los guarnecedores.

Las 30 escuelas de salsa que participarán con 1.700 bailarines en el Salsódromo este 25 de diciembre a partir de las 6:00 de la tarde, afinaron coreografía, recorrieron rutas, analizaron baches y desniveles en el piso, ubicaron los sitios donde están las luces robóticas que harán brillar las lentejuelas de sus trajes y midieron milimétricamente cuánto hay entre valla y valla para calcular qué potencia ejercer sobre la chica que deslumbra a los asistentes con sus saltos y cabriolas.

Los bailarines no van solos ni a los ensayos. Su familia y sus amigos más allegados los escoltan con maletines y neceseres dignos de una guerra, pues contienen alcohol, vendas, algodón, ungüentos, baterías de hielo, curas, tablillas, suero fisiológico y hasta inhaladores. El otro paquete lo componen agujas, hilo, vestidos y zapatos de repuesto, toallas de todo tipo, pestañas postizas con su respectivo pegante, esmalte, labial, rubor y pestañina.

Después de tres horas de ensayo y de sudor, viene el vía crucis del transporte. No todos cuentan con carro o moto y deben recorrer la ciudad de sur a norte, de sur a oriente o de sur a occidente, por lo que la opción del MIO les cae de perlas ya que por temporada decembrina los horarios son frecuentes y extendidos, les sale barato y los lleva rápido.

A las 10:45 de la noche Luisa Fernanda se montó en su moto, subió de parrillera a su hermana Elizabeth, dos maletines y una caja de chuleta. No había avanzado dos metros cuando tuvo que parar. Su hermana, de 90 kilos, ella de 52, más los alijos, no fueron soportados por la llanta trasera.

Y ahora ¿dónde encuentro un verraco montallantas?   

Bajo el lema. 10 años. Orgullo y tradición. Luis Eduardo Hernández ‘El mulato’ y Edwin Chica. Estarán John Jairo Perdomo y Camilo Zamora, abanderado del desfile.  1.300 bailarines, 500 artistas.

Búsqueda personalizada

aerdhbadf