Manejo de la pandemia en la ciudad de Cali

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 23/05/2020 - 5:41pm
Edicion
474

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


sdvfv
Entre tanto desde la gobernación y la alcaldía se anuncian toda clase de medidas y controles cuya aplicación práctica deja mucho que desear

El manejo de la pandemia del COVID-19 ha tenido una serie de altibajos que van desde la falta de pruebas para detectarlo hasta la indisciplina social que han hecho que se expanda el coronavirus en varias comunas y barrios de la ciudad que hoy presentan altos índices de contagio además del aumento de personas fallecidas, lo cual ha despertado las alarmas en gran parte de los ciudadanos que observan cómo las autoridades municipales no están en condiciones de enfrentar la pandemia ya que no cuentan con los recursos para ejercer un control efectivo de la misma evitando así su propagación en el espacio territorial municipal tal como se viene realizando en la ciudad de Medellín, en donde se ha logrado aplanar la curva de contagios y liberar a amplios sectores de la población de su nefasta influencia.

Entre tanto desde la gobernación y la alcaldía se anuncian toda clase de medidas y controles cuya aplicación práctica deja mucho que desear, pues además de no disponer de los recursos de la tecnología médica para detectar el virus, este se ha ido expandiendo rápidamente, en tanto se carece de los elementos indispensables para atender a los nuevos pacientes en los centros hospitalarios destinados para tal fin, como el número de camas disponibles y de ventiladores para respiración y un mayor número de UCIs, que hoy son insuficientes para atender un posible desbordamiento de la pandemia.

Desde luego que el esfuerzo que se hace para controlar dicha enfermedad es encomiable y de gran valía por parte de un sinnúmero de médicos, enfermeras y personal auxiliar y técnico que laboran con riesgos de salir afectados con la pandemia para salvar vidas y mejorar la condición de los pacientes que llegan a los centros de salud. Es evidente que la ciudad está desprovista de los recursos para afrontar este tipo de calamidades que hace parte de los grandes problemas globales, los cuales no se podrán enfrentar sin la colaboración y la ayuda mutua de los gobiernos y de los ciudadanos en general, llamados a hacer causa común para combatir dicho fenómeno proveniente de nuestra interacción con la naturaleza.

En el caso de la ciudad de Cali debemos ser realistas en el sentido de que es necesario que tanto las autoridades departamentales como las municipales, deben procurar en lo posible que el virus no termine convirtiéndose en una pesadilla, que como se dice en el argot popular se “puede salir de madre”, a pesar de las medidas de aislamiento social obligatorio o inteligente, toque de queda, pico y cédula, particularmente en aquellos sectores de la ciudad en donde reina un ambiente de anarquía y de indisciplina social.

sdvds
La  VEEDURIA que representamos ha propuesto la necesidad de construir en el antiguo lote del club San Fernando declarado de utilidad pública, una gran clínica  especializada en el tratamiento del cáncer y de enfermedades infecciosas

En este sentido, con las nuevas facultades que otorgará el gobierno nacional a las autoridades territoriales para tomar las medidas necesarias en el levantamiento gradual del confinamiento, se espera que cambien aquellas condiciones en que viven  los caleños y vallecaucanos y muy especialmente los mayores adultos con capacidad de trabajo y los niños que no pudieron volver a las escuelas a continuar sus estudios.

La  VEEDURIA que representamos ha propuesto la necesidad de construir en el antiguo lote del club San Fernando declarado de utilidad pública, una gran clínica  especializada en el tratamiento del cáncer y de enfermedades infecciosas y contagiosas, que cada vez son mas recurrentes y que como el COVID-19, llegó para quedarse. Proyecto que podría financiarse con recursos de la Nación y de los entes territoriales a partir de las regalías, además de posibles donaciones que pudieran hacer las personas mas pudientes de la ciudad de Cali y del departamento. No queremos agotar el contenido de esta columna sin solicitarle al Concejo Municipal que incluya esta propuesta en el proyecto de Plan Distrital de Desarrollo económico y social, como un aporte esencial en el robustecimiento del sistema de salud con sede en la ciudad de Cali, propuesta viable en este momento en que la salud debe ser la prioridad del Municipio y de sus autoridades, pudiendo el alcalde introducirle modificaciones al Plan de Deserrado presentado para ajustarlo a la nueva realidad socio-económica y sanitaria que marcarán la agenda municipal en el resto del período, tal como lo dispone el decreto 683 del 21 de Mayo dictado por el gobierno nacional por medio del cual “se dictan medidas relacionadas con la aprobación de los Planes de Desarrollo Territoriales para el período constitucional 2020-2023, en el marco del Estado de Emergencia Económica, Social y Ecológica”.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

aerdhbadf