Gobierno, gran crisis y ministros a cuenta gota

Por Editorial el Sáb, 22/05/2021 - 11:59pm
Edicion
526

Editorial

awsh
El gobierno es hora que empiece a concertar un paquete de reformas que exige el país y lo logra con un llamado a la UNIDAD NACIONAL, ministros de 1ª línea.

Indudablemente que Colombia está pasando una crisis política, económica y social, que se puede precisar en la pérdida de su estado de derecho por el vandalismo y las marchas continuas convocadas por el Comité Nacional de Paro, el gobierno mantiene el equilibrio institucional con claro apoyo de la comunidad internacional, del gobierno de los Estados Unidos y  con la firmeza constitucional  de las fuerzas armadas y se observa que  está muy lejos que este llegue a una revolución, aunque el terrorismo y la subversión, se la jugaron a fondo en las ciudades a través de las las milicias urbanas para tomarse el poder por las armas.

El gobierno es hora que empiece a concertar un paquete de reformas que exige el país y lo logra con un llamado a la UNIDAD NACIONAL, ministros de 1ª línea.

La izquierda revolucionaria de Colombia, compuesta por sus guerrillas y los partidos que hacen ese juego  desde la vida democrática, en cabeza de Gustavo Petro, conocen perfectamente a los colombianos, que en el 2018 alcanzaron el 25.7% en las presidenciales y que el espectro ideológico del país dice que el 37% es de la  derecha, el 25% el centro, el 22% no tiene afinidad y el 14% es la izquierda y por ello le han apostado a incendiar las calles. Y hemos tenido a varios jefes constitucionales de la policía ( los alcaldes de Medellin, Bogota y Cali principalmente  ) en juego de defensa de la marcha pacífica y lo insurreccional.

El ejercicio en estas 3 semanas de paro tanto del ejército, como la de la policía, no es como lo ve la izquierda, ni tampoco como lo observa la derecha, ha estado a la altura de las circunstancias, porque se han puesto en juego la democracia con un número excesivo de delincuentes, sicarios y todo la juventud delincuencial coordinados por milicias urbanas y  guerrillas, haciendo un daño gigante sobre los bienes públicos y privados, que han desestabilizado el país. Y los casos de violación de derechos humanos,  deben ser investigados, a la luz de la ley, para que no vayamos a quedar en una defensa venezolanizada de las turbas.

Hay que decirlo con franqueza, el gobierno nacional y presidente de la República han estado en un manejo impecable, para que el ejército no haya tenido que funcionar, ni que haya declarado el Estado de conmoción interior, el diálogo con la acción de la fuerza pública ha sido importante, pero el gobierno tiene que dar mayor respuesta a esos ejércitos irregulares de primera línea que tienen los diferentes bloqueadores en el país, donde hay jóvenes ingenuos e incautos.

El Comité nacional de Paro, debe darle el gobierno la importancia que se merece, son menos del 5% de la población empleada, 1 millón de personas afiliadas, pero desestabilizaron  el país.

El gobierno debe convocar la unidad nacional, para concertar un gabinete democrático, un plan de reformas del país, una mini reforma tributaria donde estén todos los partidos de derecha e izquierda, aunque solamente finalmente por política se quede con los de derecha, es decir Centro Democrático, Conservadores, Mira, Cristianos, Cambio radical, la U y Liberales.

afsgdfh
El manejo del presidente de la República en su liderazgo ha sido correcto, sin embargo no ha entendido el momento ni llamado a la unión nacional

La derrota militar o la muerte de Jesús Santrich han puesto a la extrema izquierda contra la pared y la opinión pública, pues cayó en terreno venezolano, buscando subvertir el orden público colombiano, después de un generoso proceso de paz. Es un aire donde ellos quedaron cuestionados con la JEP, la Corte Suprema de Justicia, el Consejo de Estado y hasta la Corte Constitucional.

El manejo del presidente de la República en su liderazgo ha sido correcto, sin embargo no ha entendido el momento ni llamado a la unión nacional, que lo debe hacer con generosidad para vincular a los mejores hombres y mujeres del país.

Sigue designando a mandos medios, como parece designar como ministra de industria y comercio, cultura, deporte, etc personas con gran hoja de vida  sin la jerarquía suficiente para ese cargo.

El gobierno debe apurar el fin de los bloqueos, la empresa no aguanta más, la pequeña ya murió en alto porcentaje, a las milicias urbanas atacarlas con la fuerza constitucional del Estado.

Hay mucha mala prensa en el mundo y bienvenida la nueva ministra de Relaciones Exteriores, Marta Lucía Ramírez, ahora en USA, desarrollará una tarea muy importante frente al mundo, para explicar las actuaciones del gobierno colombiano en esta crisis ante la comunidad internacional.

Caliescribe edición especial