Incertidumbre en torno a la recuperación económica

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 22/01/2022 - 10:45am
Edicion
559

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


Existe gran incertidumbre sobre la recuperación de la economía en el mundo capitalista globalizado. Ello obedece en gran medida a la expansión del Ómicron, nueva variante del COVID-19 y a la persistencia de la inflación que conlleva a la elevación de los precios de los productos básicos de la canasta familiar que se adquieren en el mercado.

A lo anterior se suma la circunstancia de que para el 2022 el número de desempleados se calcula según la ONU en 207 millones de personas, sobrepasando de esta manera el total existente en el 2019 de 186 millones, lo que arroja un incremento de 21 millones de trabajadores que difícilmente lograrán en el futuro recuperar sus puestos de trabajo.
Esta situación resulta cada vez más crítica en países de América Latina y del Caribe en donde las mujeres y los jóvenes son los más afectados al igual que la mayor parte de las pequeñas y medianas empresas que han sucumbido ante la crisis económica agravada con la pandemia del coronavirus.

Colombia no es ajena a esta situación que tiende a agravarse con el aumento de la informalidad y deterioro de la calidad del empleo.

En tales circunstancias la condición económica y social de las personas que perdieron su trabajo se vuelve más crítica e insostenible, en tanto que aquellas que todavía mantienen sus empleos temen perderlos pues no gozan de la estabilidad laboral, en un país en donde no existen las garantías suficientes de bienestar y no tienen la asistencia efectiva del Estado particularmente en aquellas regiones apartadas del país y también en ciudades como Bogotá, Medellín, Cali, en las el asistencialismo mendicante se convirtió en una alternativa para apaciguar los ánimos de los desposeídos de la riqueza social.

En medio de la crisis pandémica crece la desesperanza en torno a la recuperación de la economía que se considera está rezagada de acuerdo con los índices de crecimiento dados a conocer por los organismos internacionales y gremios empresariales, además de la denominada comisión de empleo convocada por el presidente Duque el año pasado la  cual manifestó en su informe, que en Colombia no funcionan las reformas aisladas en asuntos laborales y de seguridad social, constituyéndose en un grave problema que no tiene solución inmediata ya que para resolverlo debe existir un diálogo entre el gobierno, el congreso, los sindicatos y los empresarios, lo que no deja de ser mas que un recurso formal para atenuar la lucha de los trabajadores, que no ven en esta estrategia una verdadera alternativa para avocar y resolver los graves problemas sociales que afronta el país en materia laboral.

Incertidumbre en torno a la recuperación económica

Paradójicamente mientras empeora la situación económica y social de millones de personas en todo el mundo, un puñado de grandes capitalistas se enriquecen cada vez más agravándose con ello la crisis económica y social.

Circunstancia esta que debe llevar a la reflexión de las personas que apenas sí pueden subsistir con salarios de hambre, sin prestaciones sociales ni seguridad social ni la posibilidad de pensionarse, frente a un sistema gobernado por una clase dirigente que agotó todas sus posibilidades de orientar la sociedad y el Estado y que además vive en medio de un proceso de descomposición a todos los niveles de la vida social.

Y de ahí que no estemos de acuerdo con el optimismo de algunos sectores económicos y políticos, que a la cabeza del gobierno del presidente Duque tratan de convencer a los ciudadanos de que al país le va bien con la recuperación económica que permitió en el último trimestre del año 2021 el crecimiento en más de un 10% superando así los índices de desarrollo de otras épocas, lo que les garantiza a los colombianos una mayor prosperidad y bienestar general.

Este crecimiento solo tiene un carácter transitorio determinado por el consumo de los hogares que en el último trimestre del año 2021 gastaron sus pocos ahorros acumulados durante el tiempo de las restricciones y de las cuarentenas que redujeron la adquisición de toda clase de bienes. No obstante, debe decirse que los días sin IVA y el ingreso de remesas que reciben los colombianos de sus familiares en el exterior, hicieron posible la reactivación económica y con ello la circulación de mercancías que hacían parte de los inventarios de las empresas. Esta situación empieza a cambiar a partir del mes de enero con la elevación de los precios de los bienes y servicios derivada de la inflación que para este mes arroja un índice de 0.88 del PIB.

Tampoco se puede compartir la posición pesimista de quienes no advierten cambios o simplemente se conforman con la realización de algunas reformas para que todo siga igual, no obstante que no es factible que el gobierno que resulte ganador en las próximas elecciones se comporte con los ciudadanos de manera más consciente en cuanto a la solución de sus problemas y necesidades más apremiantes, en tanto que el Estado capitalista representa y defiende ante todo los intereses del gran capital al que le da un trato especial y preferencial.

La experiencia demuestra que en tiempos de paz y de relativa tranquilidad el pueblo se deja explotar, discriminar y excluir de la vida política y social, en tanto que en tiempos difíciles como los que se viven en la actualidad, éste termina siendo empujado por todo el estado de cosas a la realización de las acciones políticas y sociales encaminadas en hacer efectivos los cambios que requiere el país, tal como se advierte en algunos países del continente americano.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada

Caliescribe edición especial