La desigualdad social. ll parte

Por Luz Betty Jime… el Sáb, 21/12/2019 - 7:22am
Edicion
452

Luz Betty Jiménez De Borrero / Pablo A. Borrero V.


 

En América Latina también cunde la desigualdad social que se manifiesta en algunos países más que en otros, pero que de todas maneras influye negativamente en la población que no encuentra en las condiciones de la globalización capitalista una verdadera alternativa de solución y de cambio. Dicha situación tiende e reflejarse en la práctica social en donde diversos sectores de la población se enfrentan a las políticas del capitalismo monopolista de Estado, en su variante neoliberal que ha profundizado aun mas la división de la sociedad entre las clases que concentran la riqueza social frente a las que en lo esencial viven de su trabajo y son objeto de la explotación económica y social.

Colombia no es ajena a esta problemática, pues de los 45 millones de habitantes que aproximadamente tiene el país, diez millones se encuentran en la pobreza absoluta y relativa y veinte millones pertenecientes a grandes sectores populares y medios de la población que viven en las grandes ciudades, afrontan un proceso de estancamiento y desigualdad social desde el punto de vista de su crecimiento y desarrollo económico y social.

Dicha desigualdad social se manifiesta en la práctica con la existencia por ejemplo de dos tipos de justicia: una a través de la cual se tramitan los asuntos de las clases privilegiadas y otra ineficiente y paquidérmica en donde se ventilan los casos de los ciudadanos comunes y corrientes; un sistema de salud de mala calidad para los trabajadores y otro que se presta a través de los grandes centros de salud que tienen los mejores y más avanzados procedimientos y tratamientos médicos, quirúrgicos, farmacéuticos, hospitalarios; una educación adecuada y de buena calidad para los hijos de las clases pudientes y otra para los hijos de los pobres, cuya enseñanza resulta poco competitiva en el mercado de trabajo; una vivienda para sectores de altos ingresos y otra poco digna para los estratos bajos y medios de la población, sin contar con el hecho de que un sinnúmero de habitantes viven en condiciones infrahumanas en las denominadas invasiones urbanas y rurales.

kjl
la preocupación del gobierno nacional de superar la desigualdad social o disminuirla se convierta en un sofisma de distracción 

Un asunto aparte lo constituye el trabajo en un país en donde crecen el desempleo y la informalidad y su conservación es cada vez más difícil de mantener.

Por otra parte habrá que señalar que el 10% de los hogares mas ricos perciben más del 40% de los ingresos laborales, en tanto que el 90% de los ciudadanos obtienen el 60% restante, materializándose de esta manera la desigualdad social en el ingreso.

Y de ahí que la preocupación del gobierno nacional de superar la desigualdad social o disminuirla se convierta en un sofisma de distracción con todo y las políticas asistencialistas que poco o nada permiten suprimir las causas reales y remover los obstáculos que la originan, derivados del régimen capitalista que trata de ocultar la desigualdad social con estadísticas amañadas que el mismo Estado elabora para justificar su acción benefactora y humanitaria.

De hecho, la nueva cara de la pobreza y de la desigualdad social crece y se agiganta en medio de los procesos de desindustrialización del país, la importación de toda clase de mercancías y de algunos bienes de capital para la producción y la maquila de otros bienes con los cuales se abastece el mercado, en tanto el país vive de la economía extractiva y de la importación de grandes cantidades de alimentos, que nos convierten en una nación cada vez mas dependiente de la economía de otros países.

Por otra parte, la situación de los campesinos colombianos continúa siendo muy crítica, al tiempo que no disponen de las tierras adecuadas para el cultivo ni de los canales de comercialización para la venta de sus productos, además de los servicios básicos en salud, educación, vivienda, y de los medios tecnológicos para desarrollar la producción, viéndose obligados a vender a cualquier precio su fuerza de trabajo a terratenientes, ganaderos y transnacionales.

La nueva cara de la pobreza y de la desigualdad social se revela además con los más de seis millones de desplazados por la violencia y con el surgimiento de una cantidad sobrante de trabajadores e incluso de profesionales (médicos, abogados, economistas, ingenieros, técnicos, comunicadores, etc.), cuyos ingresos no les alcanzan para solventar sus necesidades en la medida en que deben competir en el mercado de trabajo en desigualdad de condiciones o simplemente son despedidos de las empresas acercándose a las condiciones del proletariado urbano.

La existencia de un número de trabajadores desocupados, tercerizados, informales, contrasta con la de un grupo de empleados que en su condición de patronos-trabajadores, participan como socios, coadministradores, asesores, con altos salarios junto a los cuales emerge un sinnúmero de empleados públicos que gozan de grandes beneficios que se pagan con los impuestos de los ciudadanos.

La situación económica y social de la gente que vive de su trabajo se complica cada vez mas con el aumento de la inflación, la devaluación de la moneda nacional frente al dólar, la crisis fiscal y el creciente endeudamiento del Estado, la reducción de los precios de los comodities generándose altos precios de los bienes y servicios, lo que hace que se intensifique la desigualdad social y con ella la protesta de amplios sectores populares y medios de la población que aspiran con la negociación con el gobierno del presidente Duque obtener algunas reivindicaciones económicas y sociales, en medio de una interlocución válida que permita llegar a ciertos acuerdos en varios aspectos de carácter económico, político, ambiental, cultural, etc.


Veeduría Ciudadana por La Democracia y La Convivencia Social

El Control Ciudadano Sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

Búsqueda personalizada

aerdhbadf

publicidad_banner

Cali Verde y Educada