Planes de movilidad ni un canto a la bandera

Por Nicolas Ramos Gómez el Vie, 21/06/2019 - 8:49am
Edicion
426

Nicolás Ramos G

Ingeniero Civil , ex gerente de Emcali y ex Presidente de la SMP


La movilidad obedece a la mecánica de fluidos dado que es similar a un flujo que se desplaza por una tubería. Por ello, con las mismas vías y un aumento del flujo vehicular, no es posible acelerar la circulación. Dado que el número de vehículos aumenta cada día, la velocidad de desplazamiento será menor. A lo anterior, en la ciudad–región (Municipios vecinos que interactúan permanentemente) cada día hay un mayor número de bicicletas y motocicletas que infringen todas las normas del tránsito: zigzaguean, andan por los andenes, en contravía, violan permanentemente los semáforos y menos respetan las cebras en donde los peatones tienen la prioridad.

Los llamados planes de movilidad municipales no son siquiera un canto a la bandera. Se redujeron las vías para crear la bici-rutas, que tampoco son respetadas por los vehículos y son invadidas por las motocicletas. En todos los países en que existe disciplina, las motocicletas se portan como un vehículo respetando el carril, aquí es el vehículo para violar todas las normas.

Creo que nuestro gran problema como país, supuestamente en vía de desarrollo, es que se ha olvidado enseñar urbanidad y civismo desde la casa y la escuela. Por ello la patanería en las vías en básicamente falta de educación. En otras palabras, como lo era antes, desde la escuela pública se enseñaba la urbanidad de Carreño. Muchos mayores dirían que la letra con sangre entra y esa sangre es el ejercicio de la autoridad, o sea las multas que a todos duelen. De no ejercer la autoridad, la movilidad será no solo caótica, sino imposible.

Y por Dios, hay que recuperar cuanto antes el tren, pues es la única solución para la ciudad y región que no tiene recursos ni espacio para construir más carreteras y menos cuando la gasolina se agota. No podemos olvidar que un automóvil ocupa unos 25 mt2 de vía y trasporta en promedio 1.2 pasajeros. Es la gran diferencia con el tren, en el que se mueven todos los países con ingresos por habitante entre 4 y 16 veces más que el nuestro. Por esa miopía estemos en los eufemísticamente llamados países en vía de desarrollo y andando además como el cangrejo

Búsqueda personalizada

aerdhbadf

publicidad_banner

Cali Verde y Educada