No hay un alcalde líder en seguridad

Por Redaccion el Sáb, 21/04/2018 - 7:10pm
Edicion
365

Redacción 

homicidios 312 (comparado 2017, 299); lesiones personales 1.822 (2017, 1.568); hurto a residencias 508 (2017, 421); hurto a comercio 679 (2017, 532)

DSVADF
Todo esto indica que la situación es excesivamente grave en cuanto a la inseguridad en Cali

La Policía Metropolitana, a través del Subcomandante, el Coronel Fabián Ospina se presentó ante la plenaria del Concejo y entregó los indicadores de delitos en la ciudad en el primer trimestre del 2018 (corte a 31 de marzo del 2018) e informó: homicidios 312 (comparado 2017, 299); lesiones personales 1.822 (2017, 1.568); hurto a residencias 508 (2017, 421); hurto a comercio 679 (2017, 532). El hurto a automotores llegó con 364 novedades, mientras que en el 2017 era de 380 y hurto a motocicletas 562, comparado al 2017, 729. Todo esto indica que la situación es  grave en cuanto a la inseguridad en Cali y por ello los Concejales y su gran mayoría, precisaron un cambio de estrategias, de programas, de acciones y hasta la misma visión para administrar el problema de la inseguridad en la ciudad de Cali.

el sicariato hace el 58% de los homicidios en la ciudad y esto es escalofriante y escandaloso.

Las causas que conllevan a que se dé un incremento en los homicidios en Cali, corresponden a venganzas personales un 57% (178 casos); intolerancia social 30% (94 casos); por hurto y problemas pasionales 4%  y 3% respectivamente. Siendo las modalidades de sicariato con el 58%, las riñas con el 19%, las pandillas con el 8% y los atracos con el 6%, las principales modalidades de muertes violentas en la ciudad de Cali. Esta cifra hay que reiterarla, en la ciudad de Cali el sicariato hace el 58% de los homicidios en la ciudad y esto es escalofriante y escandaloso.

AAFBAFDVAFD
las estrategias se demuestran con el informe que hay fragilidad de las estrategias de seguridad

Los concejales de Cali y los ciudadanos identifican el fracaso de la seguridad de Cali

Para el  concejal Roberto Rodríguez, las estrategias se demuestran con el informe que hay fragilidad de las estrategias de seguridad………luego de dos años del actual mandato no se tiene claro para donde van las inversiones en materia de seguridad que hace el municipio con sus recursos porque la orientación la da  la policía cuando debería ser un ordenamiento de la propia administración municipal…… hay planes como  Fortaleza, las cifras no son las mejores, porque no hay articulaciones de las instituciones que representan la justicia y la seguridad y las estrategias son individuales, porque los resultados no son los esperados………hay también una gran preocupación y es el control al narcotráfico que circula por los corredores del Cali, bien sea para expendio o para exportación.

El concejal Henry Peláez dijo “por eso no podemos decir que mejoramos en tasa de homicidios cuando los eventos crecen…….. indicó que las cifras aumentan en más de 1000 eventos……… indica que falta una estrategia de seguridad para ejercer control y mantener los homicidios o ponerlos a la baja, pero no es así”.

Para la concejala Tania Fernández, es vital que exista la política de seguridad para Cali, para que se dé continuidad a las estrategias y que la policía proponga acciones conjuntas con el municipio para mitigar el riesgo de los jóvenes en tema de inversión social…….. Denunció que muchas veces las unidades de vigilancia en modo “chateo” y eso es aprovechado por la delincuencia.

Para el concejal Flower Rojas, la seguridad para los corredores utilizados por los ciclistas en Cali que están siendo objeto de atracos permanentes en distintos sectores, e incluso se les advierte el peligro, es un tema de seguridad.

Para Richard Rivera, falta que se adopten estrategias de análisis y volver a mapear la ciudad para  establecer planes operativos ligado a la inversión social …………..urge revisar la política de inversión en los territorios TIOS para saber si el enfoque social está claro o por el contario replantear los programas.

se de una coordinación y dé un apoyo permanente especialmente en temas de reacción, porque a veces eso no se nota y la delincuencia lo sabe.

La concejal Clementina Vélez indicó que se hace necesario que entre los cuadrantes se de una coordinación y dé un apoyo permanente especialmente en temas de reacción, porque a veces eso no se nota y la delincuencia lo sabe.

ADSVADSDVSDV
no podemos decir que mejoramos en tasa de homicidios cuando los eventos crecen

Definitivamente el sistema del control de la ciudad o de seguridad, muchos veces cuadran los intereses nacionales a veces no, pues el Gobierno Nacional, la Policía Nacional tiene otras prioridades, es urgente arrancar con el nuevo gobierno el debate para ver si la policía de las ciudades capitales se municipaliza, de tal manera que pueda el municipio asumir el control de la seguridad ciudadana, como lo ejerce en el tránsito los agentes o que haya una disposición legal que permita designar o retirar al Comandante de la policía metropolitana. Esto lo han dicho varios Secretarios de Gobierno hoy Secretarios de Seguridad, pero cuando están ya por fuera del cargo.

Es urgente para Cali mejorar  volumen de policías, indudablemente que Bogotá y Medellín en eso nos llevan ventaja,  rediseñar  ya la Policía Nacional para que se dedique verdaderamente a la seguridad ciudadana.

El gobierno ha aceptado 200 nuevos policías para la ciudad, se encarga de la alimentación y lo demás corre por cuenta del Gobierno Nacional, pero no es suficiente. Definitivamente el problema es nacional y local, no hay un alcalde líder en Seguridad , ni hay un Secretario capaz de solventar ese problema y asumir el riesgo: LA DEFENSA DE LA CIUDAD.

No podemos seguir siendo la capital más violenta de Colombia, captando la violencia, pobreza y miseria del suroccidente del país, especialmente del Pacifico Colombiano

Si la Policía la tuviera municipalidad hace rato Cali hubiera aumentado el pie de fuerza que es lo que se necesita, para abordar un verdaero plan de orden publico , lucha contra la criminalidad. No podemos seguir siendo la capital más violenta de Colombia, captando la violencia, pobreza y miseria del suroccidente del país, especialmente del Pacifico Colombiano.

Caliescribe edición especial