Fachada y vestido

Por Benjamin Barne… el Sáb, 20/07/2019 - 11:59pm
Edicion
430

afdbsffff
Las fachadas no son los vestidos de los edificios, y los edificios vestidos sólo son aquellos a los que se les ha cubierto su fachada

Por Benjamín Barney Caldas 

Arquitecto de la Universidad de los Andes con maestría en historia de la Universidad del Valle y especializaciones en la San Buenaventura. Ha sido docente en los Andes y en su Taller Internacional de Cartagena; en Cali en Univalle, la San Buenaventura y la Javeriana, en Armenia en La Gran Colombia, en el ISAD en Chihuahua, y continua siéndolo en la Escuela de arquitectura y diseño, Isthmus, en Panamá. Miembro de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, la Sociedad de Mejoras Públicas de Cali y la Fundación Salmona. Escribe en El País desde 1998, y en Caliescribe.com desde 2011


Las fachadas no son los vestidos de los edificios, y los edificios vestidos sólo son aquellos a los que se les ha cubierto su fachada cambiando sus terminados, pues otra cosa es remodelarlas por que han cambiado de uso y el nuevo así lo exige. Y así como el vestido dice mucho de quien lo lleva, las fachadas informan sobre los habitantes del edificio respectivo. Mientras que fachada es el paramento exterior de un edificio, especialmente el principal, vestido es la prenda exterior con que se cubre el cuerpo para guarecerlo, defenderlo o adornarlo, es decir según un propósito; o para disfrazarlo y disimular artificiosamente la realidad de algo añadiéndole adornos.

asvdsdddss
Es lo que han hecho los nuevos usuarios de San Antonio que  disfrazan sus nuevos negocios, muchos sin los permisos requeridos

Es lo que han hecho los nuevos usuarios de San Antonio que  disfrazan sus nuevos negocios, muchos sin los permisos requeridos, poniéndoles colores a las fachadas originalmente encaladas de sus más viejas casas, y al parecer no entienden que es el único de los tradicionales barrios de Cali que sobrevive y que por eso es tan importante conservarlo. En su arquitectura de tradición colonial sus  escuetas calles son de gran belleza, pero para muchos no significan nada o no tienen la sensibilidad para apreciarlas, y no faltan los que identifican los colorinches con la alegría impuesta junto con la salsa espectáculo –no la auténtica de los barrios populares- a partir de mediados del siglo XX.

Igual que se impuso en el mundo una arquitectura espectáculo en la que los edificios ya no presentan fachadas sino que son vestidos a la moda, cuya  copia en Colombia sencillamente los disfraza, como es el caso  de la Biblioteca España en Medellín, cuyo negro disfraz, muy premiado pero mal cocido, se desprendió dejando a la vista un edificio común y corriente y ni siquiera libre de errores de diseño. Al parecer muchos nuevos arquitectos prefieren diseñar disfraces que proyectar fachadas, por lo que prefieren el Guggenheim de Bilbao al de Nueva York, según cuenta Anatxu Zabalbeascoa (Los mejores arquitectos eligen los mejores edificios del siglo XX, El País, Madrid, 26/02/2019).

gfsdsdd
Se trata de una disrupción cultural, lo peor en una comunidad construida con la lengua

Y el quid del asunto radica justamente en que quien los escogió como los mejores arquitectos y a cuenta de qué muchos de ellos asumen el papel de críticos de la arquitectura cuando sólo un par han publicado libros al respecto. Para ellos, por ejemplo, no existen las Torres del Parque de Rogelio Salmona pues simplemente no las conocen, lo mismo que aquí muchos de los que tanto admiran el despropósito de Bilbao simplemente no han estado allá, lo mismo que ignoran el grato ejemplo de Geoffrey Bawa. El hecho es que cada vez hay más arquitectos graduados por las universidades pero menos revistas serias de arquitectura y menos estudiosos y críticos de la misma.

Todo esto atañe a algunos funcionarios de Cali que poco diferencian fachada y vestido, y a una minoría de vecinos de San Antonio a los que los disfraces les parecen apropiados para cualquier ocasión y los confunden con los vestidos, y los adornos con perendengues ya de poco valor, con los que completan su facha. Se trata de una disrupción cultural, lo peor en una comunidad construida con la lengua, la arquitectura y la religión como señaló Fernando Chueca Goitia (Invariantes castizos de la Arquitectura Española [e] Hispanoamericana, 1979) pero mientras la religión se pude abandonar, la lengua y la arquitectura no, a menos de que se cambie de ciudad...o la ciudad.

Búsqueda personalizada

aerdhbadf