Jorge Iván Ospina: No nos haga más daño

Por Juanita Cataño el Sáb, 20/07/2019 - 9:14am
Edicion
430

Juanita Cataño

Diputada a la Asamblea del Valle


sdvbfd
es el tiempo el que finalmente mide si las promesas y los compromisos con las comunidades que se hacen en  épocas electorales se cumplieron o no

La política es una actividad social guiada por certezas sobre la base de que para la verdad el tiempo es el mejor aliado. Es decir, es el tiempo el que finalmente mide si las promesas y los compromisos con las comunidades que se hacen en  épocas electorales se cumplieron o no. Es con el tiempo que se puede medir las certezas de lo que al calor del debate político se ofreció como beneficios a una comunidad.

Pero la política es también una actividad social que se debe desarrollar con ética y responsabilidad por parte de quienes se ocupan de estas cuestiones. Aunque no se crea, hay una ética y una responsabilidad política. Es la ética la que nos obliga a decirle a los electores que somos personas limpias y transparentes;  y  por su parte, es la responsabilidad política un acto que nos debe llevar a decirle también a los electores que con su voto no se está generando incertidumbres; sino, que por el contrario, se están es generando esperanzas para nuestra ciudad.

 Pues bien, en la actual contienda política para la alcaldía de Cali el candidato “bicolor” Jorge Iván Ospina está de nuevo queriendo volver a engañar a los caleños y caleñas que alguna vez creyeron en sus certezas de promesas.

Nunca dijo en su campaña que nos iba a meter la mano al bolsillo con las llamadas megaobras, y siempre nos prometió transparencia en su gestión para el manejo de los recursos públicos con pulcritud, invocando, en ocasiones, el pasado tormentoso de su padre guerrillero que se había alzado en armas contra la politiquería y la corrupción política. Siempre nos dijo que sus manos jamás estarían manchadas por la podredumbre de los dineros provenientes de la corrupción.

Nos vendió la ilusión de una ciudad moderna con grandes obras de infraestructura, y con el pasar del tiempo hemos visto que son solo algunas pocas vías hechas con miles de millones de dineros de sobrecostos y; obras que están el servicio de la comodidad del  tránsito de los vehículos particulares, pues en nada han beneficiado éstas pocas megaobras al ciudadano de a pie;  y en nada contribuyeron a la movilidad de la ciudad ni al estímulo del uso del transporte del servicio público. Los pobres terminamos finalmente pagando unas obras para que los que tienen vehículo particular se muevan con mayor comodidad por algunos sectores de la ciudad.

dsvdsb
Jorge Iván con su gangosa voz y su desvergüenza, nos está vendiendo con su candidatura en esta ocasión, gran incertidumbre

Jorge Iván,  nos vendió además en el gobierno pasado la idea de una administración pulcra blindada frente a los oportunistas politiqueros y corruptos.  Y oh, sorpresa. El perfumado izquierdista resulto siendo uno de los exalcaldes más cuestionados por los órganos de control de Estado,  y de los exalcaldes más solicitados por la justicia ordinaria para que responda penal , disciplinaria, fiscal  y administrativamente por más de 70 solicitudes de investigaciones de toda índole que cursan en su contra. El flamante y pintoresco candidato “bicolor” ha sido condenado en primera instancia en materia fiscal, y se encuentra en etapa de juicio por celebración indebida de contratos en otras actuaciones judiciales.

De tal manera, que Jorge Iván con su gangosa voz y su desvergüenza, nos está vendiendo con su candidatura en esta ocasión, gran incertidumbre de lo que será la ciudad en manos de una persona que no cumple lo que promete, que le meterá de nuevo la mano al bolsillo a los caleños con nuevas promesas de megaobras,  y lo más grave;  con la incertidumbre de que  no sabemos en qué momento dará el triste espectáculo de ser detenido y mostrado por televisión ante el país,  como el alcalde corrupto, según los entes de control,con  las fechorías administrativas que hoy se investigan, hijo del proceso de paz de las antiguas guerrillas del M-19 y carnal descendiente directo del guerrillero caído en combate contra nuestras fuerzas armadas en las colinas del oeste de una ciudad.

Señor Jorge Iván Ospina. Renuncie, no le haga ese mal a la ciudad de ser apresado como candidato a la alcaldía de Cali; y evite ser derrotado en las urnas por los ciudadanos decentes que acompañaremos a Roberto Ortiz en la cruzada por recuperar a Cali de la incertidumbre,  y a quien lo anima el propósito de darle a nuestra ciudad la esperanza y el cambio que requiere.

* Especial para la Razón.

Caliescribe edición especial